Menú Portada
Mensaje en una botella

Así vuelve a empezar todo

Abril 8, 2015

Es una sensación original porque está en el origen de la creación. Es una sensación principal porque está en el principio de la reflexión. Es una sensación única porque afecta a uno que escribe y a uno que lee las palabras escritas. Es una sensación indescriptible porque nunca llega a ser completamente descrita.

Empezar a escribir un nuevo artículo es como despertar en la secuencia de Abre los ojos en la que Alejandro Amenábar presenta a Eduardo Noriega caminando por una Gran Vía de Madrid completamente desierta. No hay nadie alrededor. No hay nada en la cercanía. No tienes nada a lo que asirte ni nadie a quien aferrarte. La soledad es absoluta. Pero es necesaria, porque sólo eres capaz de crear cuando la menta se vacía y está dispuesta a recibir en ella a quien quiera y lo que quiera. Es entonces cuando la mente decide adónde va el impulso del corazón.

Pequeño accionista

Y así nacen las palabras escritas. Viajan por las venas hechas sangre de palabras, hechas ríos de sentimientos que desembocan en el mar de la emoción. Es en las aguas de la emoción en las que flotan las palabras, en las que navegan hasta arribar a tu puerto. Así aparecen las palabras escritas que ahora lees. Así cobran vida cada vez que escribo.

Vuelvo a aferrarme a Homero, que proclama en la Ilíada y en la Odisea que Ulises decía aladas palabras porque esas palabras que utilizaba eran tan reales como aves que surcaban el aire. El modo en que Homero describió la capacidad de expresión de Odiseo (también llamado Ulises) es el modo en que imagino las palabras: capaces de volar hasta alcanzar el corazón de quien las lee, después de penetrar sus sentidos.

Como una ocasión que no puedes desperdiciar. Como un soplo de aire que te permite seguir respirando. Como un paso que te lleva a recorrer uno de las rutas que  eliges en esta encrucijada de caminos que es la vida. Como un dado que gira hasta caer del lado de tu Destino. Como un programa de Radio que cambia de voz pero no de dueño, porque su dueño es cada pequeño accionista que conforma la audiencia. Así llega esta nueva oportunidad que me concede la vida. Así vuelve a empezar todo cada vez que escribo.

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero