Menú Portada
Otras opiniones

Argumentos falaces

Febrero 9, 2010

La falacia lógica es un modo o patrón de razonamiento que siempre o casi siempre conduce a un argumento incorrecto. Esto es debido a un defecto en la estructura del argumento que lo conduce a que este sea inválido. Las falacias lógicas suelen aprovecharse de los prejuicios o sesgos cognitivos para parecer lógicas. Cambiándose a veces, el error inconsciente o involuntario por una manipulación deliberada.
 
En la falacia de composición se incurre cuando se supone que el todo es exactamente igual que las partes. Hay que tener cuidado y no atribuir rasgos (como actitudes o comportamientos), a toda una clase o grupo cuando esos atributos pertenecen sólo a una parte de ese grupo. Esta falacia es la base del estereotipo, que considera similares a todos los individuos de un grupo particular, pasando por alto sus diferencias.
 
Otra falacia muy usada en entornos políticos es el Argumentum ad populum, también llamado sofisma populista. Esta falacia consiste en atribuir la opinión propia a la opinión de la mayoría y deducir de ahí que si la mayoría piensa eso es que debe ser cierto. En cualquier caso muchas veces la propia premisa de que la mayoría piense eso puede ser falsa o cuando menos dudosa ya que, en muchos casos, dicha afirmación no puede ser probada más que con algún tipo de encuesta que no se ha realizado. En caso de ser cierto tampoco se justifica el razonamiento porque la mayoría piense eso. Se basa en la falsa intuición de que el pueblo tiene autoridad, tanta gente no puede estar equivocada. Se suele oír con frases del tipo “todo el mundo sabe que…” o “que es lo que la sociedad desea´, así como “la mayoría de los españoles sabe que…
 
Hay varias trampas que evitar para construir un razonamiento deductivo. En lenguaje cotidiano, nos referimos como falacias a varios tipos de creencias erróneas. Pero en la lógica, el término tiene un significado más preciso. Una falacia es un defecto técnico que hace que un razonamiento no sea válido o confiable. Existen innumerables maneras de confundir al receptor mediante las llamadas falacias lógicas (tautología, falsa analogía, falsas inferencias, reduccionismo).
 

Formular y comprobar hipótesis

No pretendo en este artículo instruir al lector en un curso de lógica, pero si considero importante resaltar la pésima utilización del lenguaje en la vida cotidiana. Las falacias lógicas son utilizadas comúnmente para justificar argumentos o posturas que no son justificables utilizando la razón. Suelen enmascarar engaños, falsedades, o estafas. Saber reconocerlas es de gran ayuda para no ser engañado y puede resultar incluso divertido.
 
Al aprender a formular y comprobar hipótesis, se aprende mucho sobre la ciencia política y sobre la realidad política misma. El conocimiento y la aplicación de las principales reglas de la comprobación de hipótesis ayudan a pensar lógica y coherentemente.
 
Por ello, presten especial atención a todos aquellos razonamientos que pretendan transformar su criterio, porque en realidad muchos de ellos son auténticos caballos de Troya  capaces de adentrarse en lo más profundo de su psique y manipular los mecanismos de la realidad.

Alejandro Serrano es estudiantes de Derecho, Políticas y Económicas