Menú Portada
Mensaje en una botella

Aquí nadie paga en negro

Octubre 21, 2015
14451643330135

¡Qué ofensa, que agravio, qué oprobio, qué desvergüenza! Albert Rivera y Pablo Iglesias confiesan que han pagado en negro. Y tienen el valor de querer gobernar España. Hasta aquí podíamos llegar. No podemos permitir que ninguno de ellos ocupe el palacio de la Moncloa. Si lo consintiéramos, estaríamos mancillando el buen nombre de esta nación y estaríamos acabando con una intachable trayectoria que jamás debe quedar en entredicho. ¡Cómo vamos a permitir semejante ultraje! Pagar o cobrar en negro es algo que nos provoca urticaria con sólo mencionarlo. No digamos al practicarlo. ¡Esto es inadmisible!

Patxi López ha salido a denunciarlo inmediatamente. El secretario de Acción Política del PSOE ha comparecido en Ferraz 70 con aire circunspecto y ha atacado a la línea de flotación de los implicados. López considera que reconocer algún pago en negro “es una inhabilitación pública en sí misma”. El dirigente socialista ha ido más allá cuando ha llegado a preguntarse qué pasaría si el líder de su partido hubiera reconocido pagos o cobros en negro.

El IVA de los chuches

Si aplicamos la vara de medir de Patxi López, la confesión de Albert Rivera y Pablo Iglesias a Jordi Évole en La Sexta deja inhabilitados al presidente de Ciudadanos y al secretario general de Podemos. Pero de acuerdo con la misma vara de medir, quien queda también inhabilitado es el secretario general del PSOE. Pedro Sánchez confesó hace varios años, durante una entrevista, que había cobrado en negro una parte del sueldo de su primer trabajo. ¡Qué descaro, qué escándalo, qué desenfreno, qué inmoralidad! Otro candidato menos.

Los españoles no podemos permitir que lleguen al poder aquéllos que participan de pagos en negro. Nosotros hemos forjado nuestro prestigio internacional a base de dar ejemplo. El combate inflexible y permanente contra el fraude es una seña de identidad de este país. El cumplimiento a rajatabla de las leyes es santo y seña de los españoles. No podemos tirar por el desagüe la merecida fama que nos hemos ganado. Esta vasta piel de toro no tiene nada que ver con esas repúblicas bananeras en las que los pagos en negro son moneda corriente. Aquí pagamos hasta el IVA de los chuches.

La mano en el fuego

No podemos poner en peligro el orgullo nacional de la transparencia en los cobros y pagos. Hay que mantener a salvo ese automatismo congénito que nos lleva a pagar y cobrar siempre en blanco, jamás en negro. Los pícaros, granujas,  tunantes y sinvergüenzas no tienen acomodo en esta sociedad ejemplar de la que nos enorgullecemos de formar parte. ¡Viva la honradez! ¡Viva Espññña!

El 20 de diciembre decidiremos quiénes ocupan los 350 escaños del Congreso de los Diputados y quiénes se sientan en la mayor parte de los 250 escaños del Senado (hay una porcentaje de senadores designado por las comunidades autónomas). Como español, al igual que la inmensa mayoría de nuestros compatriotas, yo pondría la mano en el fuego por todos esos diputados y senadores con la misma seguridad con la que usted lo haría. No le quepa la menor duda, querido lector: con la misma con la que usted lo haría. Ellos son un reflejo de Espññña. Y salvo estos tres candidatos a los que hemos desenmascarado a tiempo, aquí nadie paga en negro. ¿Verdad?

Juan Diego Guerrero dirige Noticias Fin De Semana en Onda Cero

@juandiguerrero