Menú Portada
Mensaje en una botella

Aquí baila hasta Rajoy

Octubre 15, 2015
baile soraya

Los candidatos han descubierto el baile como parte de su campaña. Cualquier aspirante a ocupar el poder ya está bailando, me paso el día bailando y los vecinos, mientras tanto, no paran de molestar. No es obligatorio bailar al ritmo de  la canción que abría el álbum Grandes éxitos de Alaska y los Pegamoides (1982), pero puede servir para ir acostumbrándose a lo que les espera. Los candidatos han tardado en atreverse a bailar en público, pero han cogido carrerilla y están dándolo todo.

Miquel Iceta vive en un bucle bailongo desde que se dejó ver danzando a rienda suelta al ritmo de Queen. Nadie puede detenerlo ahora cuando suena el premonitor Don’t stop me now. Durante la reciente campaña electoral catalana se quitó un peso de encima y se exhibió públicamente como un bailón. El líder del PSC ha demostrado que se puede bailar y guardar la ropa. Pero también ha abierto la veda. Ahora ya son los candidatos a la Moncloa los que no dejan de bailar. Aquí baila hasta Rajoy.

Como una moto

Pedro Sánchez se ha movido como ha podido en alguno de los mítines que compartía con Miquel Iceta. Pero cuesta mucho llamar la atención cuando estás al lado de un number one y Sánchez ha quedado ensombrecido por el candidato del PSC. El secretario general del PSOE se mueve como un profesor universitario que trata de sacar esa fuerza interior que le permita salir del aula. Pero la vida va a darle una segunda oportunidad a partir del 4 de diciembre, cuando comience la campaña electoral de las generales.

Mariano Rajoy camina más que baila en esa imagen, captada por un smartphone, en la que aparece moviéndose al ritmo del Mamma Maria de Ricchi e Poveri. El presidente del Gobierno se mueve como un registrador de la propiedad que lucha por forjar su carrera fuera del despacho pasito a pasito. Pero, también en su caso, la vida va a brindarle una segunda oportunidad cuando empiece la campaña electoral del 20-D.

Soraya Sáenz de Santamaría está más suelta y ha demostrado que es capaz de ensayar una coreografía para bailar al mismo ritmo que un cuerpo de baile. En su caso, el cuerpo de baile estaba formado por el equipo de El hormiguero de Antena 3. La vicepresidenta del Gobierno se ha puesto como una moto, que es el vehículo recurrente en el programa por apellidarse como se apellida el presentador. Sáenz de Santamaría ha sido la más osada de todos los candidatos porque se ha atrevido a bailar en prime time. La campaña electoral le servirá para corroborar su imparable ascenso en el mundo de los bailongos.

Pasarse de frenada

Pablo Iglesias se ha decantado por un baile popular cubano que, paradójicamente, forma parte del repertorio festivo del occidente capitalista. Iglesias se atrevía a bailar la conga durante la celebración del Orgullo Gay de este año. El secretario general de Podemos se menea como el profesor universitario que aspira a hechizar a sus alumnos convertido en un flautista de Hamelín contemporáneo. Pero los alumnos ya sólo se dejan hechizar por el nuevo iPad, siempre que posea más de 128 GB de memoria.

Albert Rivera no ha sido visto bailando, pero esto no quiere decir necesariamente que no sea un bailón. Rivera hizo amago de dar saltitos en la noche electoral del 27-S, junto a una brincadora Inés Arrimadas. El presidente de Ciudadanos se mueve como el letrado que se desliza con cuidado por la sala intentando ganarse al juez.

Todos bailáis, pero ninguno quiere desentonar. Todos os movéis, pero ninguno quiere pasarse de frenada. Muy bien, pues prestad atención: “Si queréis aprender a bailar es preciso trabajar hasta gastar las mallas. Tenéis muchos sueños. Buscáis la fama, pero la fama cuesta. Y aquí es donde vais a empezar a pagar con sudor”. La señorita Grant os estará vigilando.

Juan Diego Guerrero dirige Noticias Fin De Semana en Onda Cero

@juandiguerrero