Menú Portada
Mensaje en una botella

Apaga la luz y vámonos

Diciembre 29, 2010

Si la señorita Grant viviera en España, sería ministra de Industria. O, al menos, sería la candidata idónea para el puesto. La profesora de Danza de la serie Fama era contundente:  “La fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar con sudor”, advertía a los alumnos de la Escuela Superior de Artes Escénicas de Nueva York que aspiraban a convertirse en estrellas del baile.

Miguel Sebastián, ministro de Industria, sólo necesita dejar de tomar un café al mes para compensar la subida de la luz de un 10 por ciento. ¿Será que toma cafés a 80 céntimos, como Zapatero en tiempos del Tengo una pregunta para usted? Hugo Morán, secretario de Medio Ambiente del PSOE, proclama que la subida de la luz servirá para que los consumidores sepan cuál es “el precio real de la electricidad que consumen, incorporando sus propias medidas de ahorro”.

Todo resuelto: ahorremos en luz y podremos gastarlo en cafés. Es tan sencillo que espanta. Es tan fácil que cualquier mocoso de Primaria sería capaz de encontrar la solución a tamaño enigma. Porque “el café cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar con oscuridad”. La señorita Grant tenía razón.

Quedarse a oscuras

Este Gobierno es eléctrico. Ni siquiera Cristiano Ronaldo o Leo Messi consiguen electrizar así a la afición. Nos quejamos de vicio. Gracias al Gobierno aprenderemos a valorar lo que tenemos y comprenderemos que Zapatero es la luz de las Españas. Y digo Españas porque vivimos en la España plural. Afrontémoslo con serenidaz, con naturalidaz… y con talante. Que no falte el talante, aunque el Informe PISA concluya que entre nuestros escolares escasea el talento. Pero eso son habladurías de repelentes niños vicentes y, además, envidiosillos.

Nadie quiere quedarse a oscuras, aunque al Gobierno o al partido que lo sustenta puedan faltarle luces. Me refiero a que le falten luces como consecuencia del ahorro energético que todos vamos a interiorizar gracias a mensajes como el del señor Morán. Nunca podremos agradecerle suficientemente su aportación al manual de conducta del buen ahorrador.

El amor verdadero

Un buen ahorrador puede empezar a practicar en Nochevieja. ¿Ensayamos en Fin de Año? Podíamos tomar las uvas a oscuras para ir adquiriendo soltura. Hay que tener en cuenta que serán los últimos segundos de luz a buen precio, antes del subidón del 10 por ciento.

Brindemos a oscuras en Nochevieja y acordémonos de los que menos tienen: las mayores compañías eléctricas españolas han repartido este año 3.556 millones de euros en dividendos entre sus accionistas. Parece mucho, pero es poco si tenemos en cuenta que el año que viene confían en repartir 4.589 millones.

La luz es imprescindible en nuestras vidas. Dependemos tanto de su existencia que ya no podríamos vivir sin ella. Es como el amor verdadero. Estamos enamorados de la luz, aunque no seamos correspondidos. Esto es amor y lo demás son tonterías. Bueno, tonterías y algunas otras subiditas que vienen este Año Nuevo. El 1 de enero también sube el gas, sube la bombona de butano, sube el AVE y sube el tren de cercanías. Feliz Año Nuevo.

  

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

jdguerrero@extraconfidencial.com