Menú Portada
¡Qué fuerte!

Anglicismos no, gracias

Agosto 30, 2016
real academia

Siempre he pensado que usamos demasiado el inglés cuando hablamos diariamente, tanto en el trabajo como en el ámbito personal. Hay palabras que se ponen de moda porque a alguien le parece que suenan mejor en inglés y empezamos a usarlas como borregos, quizás creyéndonos más modernos al utilizarlas. Con esta actitud lo único que hacemos es despreciar nuestro propio idioma que, aunque no lo creamos, es el segundo más hablado del mundo después del Chino. El Español gana en algo más de sesenta millones de hablantes al Inglés. ¿Por qué usar anglicismos poseyendo un idioma mucho más hablado y, sobre todo, más rico que el inglés? Lo mismo me ocurre con las tradiciones.

Los españoles tenemos el, para mí gran error, de adoptar todo tipo de tradiciones extranjeras que no se identifican para nada con nosotros. No entiendo el fin de esta moda que creo que se hace con tal de apuntarnos a una fiesta o de parecer más, no sé, universales se me ocurre decir, cuando en realidad lo que nos hace es demostrar poca personalidad. Lo mismo pasa con el idioma. En el mundo laboral, los cargos en inglés fluyen como la espuma dejando a un lado su nomenclatura en español. La publicidad también se encarga en gran medida de marginar nuestro idioma para darle más protagonismo y bombo al inglés. Nos falta tiempo para hacer nuestras esas palabras que intercalamos sin miedo alguno en nuestro lenguaje haciendo a veces una especie de “spanglish” que roza el ridículo.

Invasión lingúistica

Por todo esto me alegro muchísimo de que por fin alguien haga algo al respecto, una llamada de atención que no margine nuestro idioma, que lo valore como se merece y que no lo haga de menos ante un idioma que no es el nuestro. La Real Academia Española se ha unido a la Academia de la Publicidad para crear una campaña de concienciación contra el abuso de los anglicismos. Dos geniales anuncios para defender nuestro español, nuestro idioma, sus palabras tan bonitas que no desmerecen en absoluto a aquellas que usamos porque se ponen de moda.

Aunque nos parezca normal, la palabra “blog” es un anglicismo que sustituye a la hermosa “bitácora”. “Coach” no deja de ser un entrenador y “coaching” un entrenamiento. El “customer” es un cliente de toda la vida y un “influencer” será siempre un líder de opinión. “Life syle” es menos bonita que decir estilo de vida y un “post” es lo que siempre hemos llamado artículo. “Marketing”, “online”, “target”, “trending topic” y así hasta un sinfín de palabras que hemos hecho nuestras, aunque en realidad no lo son, pero han invadido nuestro lenguaje para, por desgracia, quedarse. Está bien enriquecerse, saber más y hablar idiomas pero esto no es hablar otra lengua, esto es una invasión lingüística que está haciendo que palabras maravillosas desaparezcan de nuestro lenguaje habitual y caigan en el olvido.

Rosana Güiza

rosana@rosanaguiza.com