Menú Portada
Otras opiniones

Alma

Diciembre 11, 2014

CUESTIÓN DE GUSTOS

Si bien había viajado en otra compañía, para él había sido una gran experiencia, una de las mejores de vacaciones. Le sorprendía escuchar lo que pensaba ella. Y todo por una desafortunada vivencia que había tenido. Quizás no era el modo más adecuado dada su forma de ser. Alegre, resuelta, inquieta. El formato de “todo incluido” no parecía lo más propicio para alguien a quien le gusta buscar soluciones a aquello que se le va presentando. Aunque quizás lo que más le había marcado eran los pompones de las animadoras de la piscina, el mago descafeinado del show de magia, las comidas grasientas y la cena de gala en la mesa del capitán, quién no tuvo a bien quitarse la gorra en la velada. Demasiada realidad para alguien acostumbrada a tener los pies en la tierra.

Pero llamándose el barco Todo latino, ¿qué podía esperar del pasaje?

 
ORGULLO

A punta de pistola le obligaron a salir del coche en la puerta de su casa. En un buen barrio de la ciudad. Decía que le habían seguido desde el trabajo. Puede ser así, o puede haber sido simple azar. Tres días después aún lo contaba con la emoción en las entrañas. Hay veces que no se olvida fácilmente. En mi caso, aún recuerdo sus palabras, que me dejaron huella, que denotaban un profundo amor propio.

       No sé que me duele más, que me robaran o estar contándoselo a un extranjero.

Les había costado mucho dejar atrás la sensación de inseguridad. No quería volver a vivir aquellos tiempos, y mucho menos dejar entrever esta incertidumbre a alguien de fuera.

 
ALMA

¿Deseaba volver a pasar por todo aquello? Recordaba cuando empezó a intentarlo, tenía una visión más sesgada de sus necesidades. Estaba convencido que era lo que más le convenía, que había nacido para ello. Ahora, cada vez sentía menos necesidades. Sus pies se movían por otras fuerzas, sentía que eran guiados por algo más grande que él, que aportaba algo único a la vez que no era consciente de estarlo haciendo. Cuando paraba un momento para contemplar alguna escena que llamaba su atención, tomaba conciencia lo mucho que había puesto de sí. Y como un pez que sale del agua para volver a sumergirse, volvía a su llamado diario.

Ahora, sentado con alguien que le recordaba a él en sus comienzos, no dejaba de pensar en la alegría que le producía haber dejado esos tiempos de ceguera atrás. Declinó con satisfacción la propuesta de crear una startup en beneficio propio, por un bien mayor en beneficio de muchas personas. Servirles de ayuda.

 
NOTICIAS

Recorría sistemáticamente la lista de correos en la bandeja de entrada. Había escrito hacía unos días a su familia lejana, que esperaba un niño. Lejanos en la distancia, no en su corazón, donde moraban en proximidad. Aunque le costaba encontrar un rato para sus temas personales, había rescatado unos minutos para interesarse por su estado. La noticia era reciente y sorprendente, dada la edad de ella. Estaba seguro de que una criatura traería caos a la vida ordenada, casi milimétrica, de la pareja. Les obligaría a replantearse muchas reglas no escritas. Y por seguro, que motivaría una visita a tan queridos parientes que hacía varios años que no veía. Continuó buscando el correo, aunque sospechaba que tendría que esperar un día más por la respuesta. Las noticias se hacían esperar como los telegramas en la conquista del oeste americano. Especialmente las más deseadas.

 
VOCACIÓN

Éramos un equipo en cuestión de días. Con un objetivo común y cada uno con sus peculiaridades. Una química estupenda. En armonía casi perfecta. Miradas que expresaban muchas palabras. Palabras que recogían muchas impresiones. Gestos que hablaban cómplices. Se fue haciendo de noche y las risas de la cena nos arroparon después de una larga jornada. A todos nos encantaba lo que hacíamos. Debía haber otro tipo de personas en el mundo, pero estos días me sentí como si no existieran. Parecíamos una cuadrilla remando en la misma dirección. Sin duda habría muchas otras tripulaciones en ríos distintos. Pero a mí ya me tocaba encontrar la mía.

© Javier González Cantarell