Menú Portada
Atando cabos

Al sprinter se le acaba la recta

Noviembre 13, 2011

La suerte está echada. Quedan cinco días de campaña, seis días para la cuenta atrás del 20N, y al sprinter socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba (así le llamó Zapatero por su afición al atletismo), se le acaba el tiempo. El “atleta” Rubalcaba está llegando al final de la recta y sigue muy por detrás del que va a ganar la carrera. Desde hace tiempo el PSOE ya no piensa en remontar, ni siquiera en intentar que el proyecto de Mariano Rajoy no consiga la mayoría absoluta. Desde Ferraz ya hacen cuentas con la única obsesión de superar la barrera psicológica de los 125 diputados que obtuvo el entonces candidato socialista, Joaquín Almunia en las elecciones del año 2000. Almunia dimitió esa noche. Rubalcaba ya ha dicho que a noche no anunciará nada, entre cosas porque “Almunia era secretario general del partido”, decía Rubalcaba esta misma semana. Lo cierto es que si el resultado es por debajo de los 125 diputados, el actual candidato socialista lo tendría muy difícil para continuar en la oposición.

Rubalcaba se agarra a un clavo ardiendo: “una semana es mucho tiempo en política”

<p align=”justify”>Desde Ferraz estaban esperando como agua de mayo las últimas encuestas preelectorales antes de la cita con las urnas. Este último domingo de campaña ha sido también el último domingo permitido para publicar encuestas. Y el resultado, lejos de mejorar las expectativas del PSOE, refleja más distancia, más apatía, más desilusión de los electores hacia el proyecto que encarna Rubalcaba que hacia el que lidera Mariano Rajoy. Todos los sondeos, todos sin excepción, reflejan una mayoría absoluta del PP. El de metroscopia para el diario “El País” sitúa la distancia del PP en nada menos que 82 escaños. El PP obtendría 194 diputados, el PSOE se quedaría en 112, su peor resultado desde el año 1978. La encuesta de sigma dos para el diario “El Mundo” es aún mayor. El PP llegaría hasta los 198, el PSOE también se estancaría en los 112 diputados. Curiosamente el sondeo encargado por el diario ABC es el que mejor sitúa al PSOE, siempre dentro del descalabro socialista. En esta encuesta el PP se situaría en una horquilla de entre 184-188 y el PSOE entre 123 y 126. La última de las grandes empresas con experiencia en sondeos electorales, la del Instituto Noxa para “La Vanguardia”, sitúa la diferencia en casi 70 escaños. El PP estaría situado entre 184 y 189 diputados y el PSOE entre 116 y 120. Existe casi unanimidad en todos los sondeos. Aún cogiendo el mejor resultado para Rubalcaba que reflejan las encuestas, 126, y el peor para Mariano Rajoy, 183, la diferencia sería de 57 escaños. Casi el mejor resultado para el PP de la historia democrática.

Pese a todo, los asesores de Rubalcaba se agarran a un clavo ardiendo. Dicen que no terminan de creerse, o no quieren creerse la victoria tan holgada que otorgan los sondeos al PP. Confiaban y lo siguen haciendo en acortar la distancia. Nos siguen diciendo que aquel arranque de campaña en Sevilla con Felipe González y Alfonso Guerra, y luego el debate “cara a cara” con Rajoy ha logrado movilizar parte de su electorado. Un electorado apático y defraudado con las políticas, primero de Zapatero, y luego la continuidad de Rubalcaba. Las encuestas que tanto esperaban le dan un nuevo revés y desde el PSOE cambian hasta de slogan: “una semana en política es mucho tiempo”, frase que ya ha comenzado a repetir en sus mítines el candidato Rubalcaba.

Mientras, en el PP cruzan los dedos. Siguen huyendo del triunfalismo y repiten que lo importante es: no cometer errores, y seguir ofreciendo una imagen de Rajoy como Presidente del Gobierno. La suerte está prácticamente echada. Quedan pocos días para el comienzo de la cuenta atrás. Y a partir del 21 de noviembre, el próximo Presidente del Gobierno tendrá que hacer frente a la mayor crisis económica que ha sufrido nuestro país en los últimos años.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio