Menú Portada
Entre alfileres

Al cole siempre súper cómodo

Septiembre 8, 2014

En septiembre comienza el curso escolar. Lo tenemos ya encima y deberíamos tener todo preparado. Lo más acertado es apostar por la comodidad por los padres, por los peques y por los profes.


¡Qué alivio! O ¡Qué fastidio! Ponga la X en el lugar adecuado según sus percepciones… Esta semana empieza el cole y se nos resuelve y a la vez plantea un pequeño problema. Por un lado, están acoplados –los niños se sobreentiende- durante toda la mañana y en algunos coles, hasta nos permiten echarnos la siesta ya que los recogemos a primera hora de la tarde; pero por otro lado… hay que buscarse la vida para compaginar su horario con el nuestro. Ellos entran a las 9, nosotros a las ocho. Ellos salen a las 14.30, a las cuatro ó las cinco, o las ocho. ¿Había decidido ya la X? Tranquilo… le permito cambiar de opinión.

Uniforme privado y uniforme público

¿Cómo vestimos a esos locos bajitos para ir a clase? Y, sobre todo, ¿cómo no arruinarnos en el intento? Si ha optado por el uniforme, el desembolso no tiene remedio. Ya ha soltado la pasta y a tirar todo el año salvo por un par de vaqueros, jerséis y/o camisas para los fines de semana. Pero, ¿y si sigue creyendo en la escuela pública gratuita y de calidad? Aquí la cosa se complica un pelín.

Si el cole no tiene uniforme, no hay problema, impóngalo tú. Lo esencial es que el peque vaya cómodo y la/el profesor@ no se estrese abrochando y desabrochando botones y cremalleras o/y atando y desatando zapatillas toda su jornada. Por tanto, lo mejor es el chándal de algodón, cada día de un color, y unas zapatillas sin cordones (por si no sabe atárselo, por si no le da la gana hacerlo y porque son más fáciles de poner y de quitar)

Este tipo de ropa deportiva se vende en cualquier tienda por packs que incluyen el pantalón y la sudadera por menos de 20 euros. Puedes intercambiar los colores de ambas prendas para dar más colorido al niño y diferenciarle del resto. Un buen plumas, para el invierno, una estupenda lavadora/secadora y a tirar millas.

Eso sí, para evitar el chandalismo cuando sea mayor, los fines de semana nada de ropa deportiva, salvo si salís a hacer correr o a montar en bici. Lo que se aprende de pequeño no se olvida de mayor. El chándal SOLO para hacer deporte. Al resto de sitios se va mejor o peor vestido, dependiendo de tu grado de hortera, y nunca emulando a Fidel Castro o al difunto Chávez. 

Importantísimo. Ojo al dato

No olvide marcar la ropa. Pon su nombre, se me ocurre, por ejemplo, en la tira que coloque en la zona más cercana al cuello para que puedan colgar el plumífero en su mini percha. ¿Por qué plumas y no abrigo? Muy sencillo. Estará la mayor parte del tiempo en el suelo y sucio. Este tipo de prensa lo puede meter en la lavadora y lo tendrá listo para el día siguiente.

Si tu mocoso tiene el pelo largo llévale SIEMPRE CON COLETA. Los piojos están al acecho en todo el momento. Incluso prueba a echar una gotas de árbol de té en el champú.

Y me despido con un ruego, NADA DE ROPA CRECEDERA. Están horrorosos. FELIZ REGRESO AL COLE 

Por Garbo