Menú Portada
Mensaje en una botella

A tope de power

Marzo 3, 2011

Iratxe Soriano tiene 25 años, vive en el barrio toledano de El Polígono con su novio El Pesca (pescadero de profesión), está en el paro y es una de las estrellas del programa Princesas de barrio que emite La Sexta. Pero ya es mucho más que eso. Es autora de una expresión que cualquier listo habría registrado en la Oficina Española de Patentes y Marcas: A tope de power. Una vez hecha la correspondiente comprobación antes de redactar este artículo, la citada expresión no aparece registrada en este organismo dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Yo que tú la registraba, Iratxe. Lo tuyo es demasiáo power p’al cuerpo.

Iratxe pertenece a ese millonario censo de españoles que están en el paro. Pero, a pesar de ello, ha conseguido que el banco le preste 6.000 euros para cargar sus pechos de silicona hasta alcanzar la talla 100. Ella misma confiesa que no le importa tener que estar pagando la operación a plazos hasta el día del juicio final. Aunque seguramente ahora pueda devolver el préstamo de una tacada porque se ha convertido en estrella televisiva. Y eso hace que tu cuenta bancaria se hinche tanto como ese pecho en el que no cabe ese gran corazón que lleva dentro.

El mejor negocio

Esta princesa de barrio es el perfecto ejemplo de española que vive preocupada por problemas de andar por casa. Iratxe no parece una experta en la repercusión de la subida del petróleo, de la que ahora todos hablamos como si hubiéramos hecho una tesis doctoral sobre la materia. Pero Iratxe está a tope de power, aunque todavía no haya registrado la expresión en el Ministerio que dirige Miguel Sebastián.

El ministro Sebastián, junto a su colega José Blanco, es uno de los más preocupados por recortar el gasto energético en nuestro país. Por eso ahora los conductores no podrán circular a más de 110 kilómetros por hora en autovía. Los automovilistas ensayan para no pisar a fondo el acelerador porque el petróleo está muy caro… pero más caro pueden salirles las multas si se descuidan y se ponen a tope de power. La empresa que fabrica las pegatinas de 110 que se superpondrán en las señales de 120 también está a tope de power: va a hacer el mejor negocio en medio de la peor crisis.

La jaima de Gadafi

Zapatero también hace negocio y se trae unos cuantos millones de los países árabes buenos, que son los que tienen los petrodólares o petroeuros. Lo que no parecen tener es un catálogo de derechos humanos excesivamente amplio. Pero no seamos quisquillosos porque el presidente del Gobierno ha ido a traer dinero y petróleo para que aquí estemos a tope de power.

Ya no se lleva hacer negocios con Gadafi porque Muamar ya no es un coleguita al que recibir en palacio y en cuya jaima contar chistes mientras se toma algo. Ahora Muamar El Gadafi es muy malo, aunque quizá no tan malo como Sadam Husein. ¿Tendrá algo que ver que las reservas petrolíferas de Libia son sensiblemente menores que las de Iraq? Usted perdone si escribo Iraq con q. Me pasa como con Qatar, que ahora se escribe Catar. Cualquier día podemos organizar una cata de petróleo para ponernos a tope de power.

Total, que en España ya no se puede ir a más de 110 por la autovía y se van a apagar más temprano las luces de los Ministerios porque dice Rubalcaba que “escandaliza que a las nueve de la noche haya organismos oficiales enteros encendidos”. Si el Gobierno hubiera tomado ejemplo de Iratxe Soriano, otro gallo nos cantaría. Iratxe no tiene problemas con ir a 110 porque con la 100 le basta y tiene más luces que las que quiere apagar el Gobierno para ahorrar energía. Y, pese a todo, está a tope de power.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

jdguerrero@extraconfidencial.com