Menú Portada
Mensaje en una botella

A tomar por culo

Enero 29, 2014

El ministro Luis de Guindos se ha disculpado después de que un micrófono indiscreto captara su reacción ante las insistentes preguntas de una periodista. “La pregunta, es que… es que es alucinante. ¡Vete a tomar por culo!”, exclamaba el titular de Economía y Competitividad después del encuentro con los informadores. Luis de Guindos pensaba que no le escuchaban, pero un micrófono le delató y posteriormente pidió disculpas por su exabrupto.

Mandar a tomar por culo es probablemente una de las expresiones más empleadas diariamente por millones de españoles. El envío certificado rumbo a la sodomía forma parte del lenguaje cotidiano, al margen de que sea políticamente incorrecto. Es tan habitual escucharlo que cuesta imaginar un arsenal de tacos en el que no exista este recurso.

Destacados escritores de las últimas décadas han defendido el empleo del taco como una herramienta imprescindible del lenguaje. Camilo José Cela o Francisco Umbral se han distinguido por la utilización del taco y han hecho defensa pública de su aportación a nuestra lengua. Hablar o escribir bien, a decir de autores como ellos, consiste en transmitir un mensaje de forma precisa y recurrir al taco es tan acertado como recurrir a cualquier otra herramienta del lenguaje.

En ese universo del taco es donde reinan las expresiones referentes al culo, que se presta a muchas referencias porque posee innumerables sinónimos. El culo es también trasero, ano, pandero, ojete, pompis, cachas, nalgas o posaderas. El culo es el fin de la espalda, que ahí pierde su casto nombre, y es el principio de un sinfín de expresiones recurrentes. 

Nalgas blandas y rosaditas

Enviar a alguien a que le den por donde amargan los pepinos, por ejemplo, es un ejercicio metafórico en sí mismo. Y, reconozcámoslo, es una expresión más elaborada que la empleada por el ministro. Existen muchos ejemplos de envío certificado rumbo a la sodomía bien elaborados desde el punto de vista metafórico, pero hay uno que siempre me ha llamado la atención por su rotundidad sonora: dar por la retambufa.

La retambufa equivale al culo y se emplea en Argentina con el mismo sentido que en España se utiliza la expresión a la que ha recurrido Luis de Guindos. Cuando una persona llega a ser molesta y supera el límite de tu paciencia, está en la rampa de salida para ser enviada a que le den por la retambufa. Hay muchas otras expresiones que podríamos recopilar aprovechando la excusa de este artículo, pero son tantas que necesitaría escribir un tratado.

Las nalgas, blandas y rosaditas, son esa parte carnosa del cuerpo humano que encarna la bondad. Aunque esa carne de las nalgas es la carne de la pureza que rodea a la vía de salida de la impureza, los excrementos que han de abandonar nuestro cuerpo para regenerarnos. Pero volviendo al exabrupto el ministro, no dijo nada que los demás no hayamos dicho. Lo que ocurre es que cuando eres un personaje público y te pillan diciéndolo, es una cagada. Todo tiene que ver con el culo.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero