Menú Portada
Atando cabos

A Rajoy le gustaría ser Feijoo

Octubre 15, 2012

Es más que evidente. A Mariano Rajoy le gustaría estar en el pellejo de Alberto Nuñez Feijoo. Eso si, dentro de dos años y medio, o tres. Lo firmaría “ipso facto” sin pestañear. Ni en sus mejores sueños se ve Rajoy a las puertas de unas elecciones donde podría ganar con mayoría absoluta en mitad de la mayor crisis y recesión económica que recuerda este país. Se pondría en su lugar antes incluso de conocer las encuestas que luego se han conocido favorables al candidato del PP en Galicia. Es el ejemplo, ya lo dijo el propio presidente del Gobierno, pero no porque vaya a volver a ganar las elecciones, con o sin mayoría absoluta, sino porque demuestra, según él, que las políticas de austeridad, ajustes, reformas, cumplimiento del déficit, son compatibles con políticas de crecimiento y creación de empleo. Y aunque Galicia, como el resto de España, esté aún lejos de crecer y crear empleo holgadamente, los síntomas, las expectativas, y los números de Galicia son muy diferentes, en este momento a las de otras comunidades.

Es llamativo. En medio de la crisis, y con la que está cayendo, la campaña electoral de Feijoo está siendo sustentada, no por promesas inalcanzables, sino por datos, cifras y hechos. Aunque esos datos aún no sean positivos. Se observó claramente en el debate cara a cara entre Feijoo y el candidato socialista, Pachi Vázquez. Feijoo le preguntó en un momento señalado a su rival político: ¿Quién tiene mayor autonomía y perspectiva de futuro en este momento, Galicia, o Cataluña y Andalucía que han tenido que pedir un rescate de miles de millones? ¿Quién está en un mejor punto de partida, Galicia que ha seguido construyendo centros hospitalarios, o Cataluña que tiene problemas para pagar a sus sanitarios? Feijoo sacó pecho de los números. Con la que está cayendo. Feijoo recordó que Galicia no ha tenido que pedir la ayuda del pago a proveedores porque ya pagaba a sus proveedores. Y recordó que tampoco ha pedido un rescate al Estado, sencillamente porque no lo necesita.

Feijoo ha necesitado tres años para revertir una situación muy desfavorable

Y todo esto lo recordó Rajoy en su primer mitin de campaña en Pontevedra. Casi como añorando y deseando que se lo dijeran a él dentro de dos o tres años. Se le llenó la boca al Presidente del Gobierno: “Alberto Núñez Feijóo ha sido capaz de ver la crisis cuando otros todavía vivían en un mundo feliz; el primero en hacer un diagnóstico preciso de lo que estaba pasando en Galicia y en el resto de España; y el primero, en el año 2009, en tomar las decisiones que había que tomar. Si otros hubieran hecho lo mismo a su tiempo, no estaríamos en la situación por la que estamos pasando“.

Afrontamos la última semana de las elecciones en Galicia, que al igual que las del País Vasco, están pasando más desapercibidas que en otras ocasiones, o están siendo, por primera vez, más autonómicas que nunca. Es tal el volumen de información y de preocupación económica que tenemos diariamente, que una contienda electoral está resultando casi anacrónica. Pero ahí están, y sobre todo ahí quedarán. El único problema que tiene Rajoy en mirar demasiado al espejo de Feijoo, es que a España en su conjunto no le salgan las cuentas como ahora le están saliendo a Galicia. Y de eso hay muchas posibilidades. Feijoo ha necesitado tres años para revertir una situación muy desfavorable. De momento, el Presidente del Gobierno se contento con ser como el Presidente de la Xunta.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio