Menú Portada
El mayordomo

7 reglas que romper al vestir de traje

Diciembre 4, 2011

Hay normas que han llegado hasta nuestros días y que aún dándose por buenas por muchos caballeros se pueden conseguir mejores resultados de no seguirlas y optar por otras más estilosas


A la hora de vestir de traje hay ciertas consideraciones en cuanto a ciertas medidas de la chaqueta, el uso de corbata o el de zapatos de cordones o hebilla que son de obligatoria observancia. Sin embargo, hay otras muchas que dependiendo de la interpretación que cada uno de nosotros haga de las mismas pueden dar lugar a resultados dispares. 

Por todo ello, esta semana queremos traer a estas páginas siete normas que si bien son de todo punto correctas, de romperlas, o mejor dicho de cambiarlas por otra más estilosas, conseguiremos resultados más atractivos. 

1. Nuevos colores para el traje 

Ha llegado la hora de empezar a alternar nuestros trajes azul marino y gris marengo por otros colores menos vistos pero no por ello menos elegantes. Es el momento de comenzar a vestir, por ejemplo, trajes marrones oscuros de raya diplomática o Príncipes de Gales de tres piezas. 

Sin lugar a dudas los caballeros que nos hagan caso no pasarán desapercibidos a ese ojo sensible que aprecia el individualismo y la belleza en cualquiera de sus manifestaciones alejándose de la masa uniformada del traje azul marino. 

2. Despedir a nuestros calcetines negros 

Hemos nombrado en repetidas ocasiones que nada tenemos contra los calcetines negros pero que, sin embargo, hay opciones mucho más atractivas y acertadas que este color muertecino. 

Si somos de los que en las ocasiones formales ya hacemos coincidir el color de nuestros calcetines con el de nuestro traje, en otras más relajadas podremos ir un paso más allá e introducir colores o diseños que sin romper el look global aportan un toque de estilo a todo él. 

3. Trajes cruzados y no de hilera sencilla 

Siempre hemos mantenido que el traje de hilera cruzada es más elegante que el de hilera sencilla. Si bien los señores italianos parecen compartir con nosotros esta afirmación, los españoles no solo no la comparten sino que además con su elección diaria nos ponen de manifiesto que no podrían estar más en desacuerdo con nosotros. 

A pesar de todo ello, este humilde columnista ha mantenido, mantiene y mantendrá que el traje cruzado, ya sea un su modalidad 6×2 o en la tan actual modalidad de chaqueta Kent, posee una belleza y un estilo muy difícil de ser igualado por la chaqueta sencilla. 

4. Zapatos marrones 

Reza un dicho que circula por los círculos más elitistas ingleses que “brown is the new black”. Si bien nosotros somos de la opinión de que un Oxford negro debería ser siempre la primera compra de todo caballero elegante, también es cierto que las ocasiones no muy formales los zapatos marrones oscuros aportan un toque extra de diseño al traje de chaqueta. 

A pesar de esta afirmación, es importante recordar que cuando hablamos de zapatos marrones oscuros nos estamos refiriendo solo a aquellos de colores próximos al chocolate o coñac y no aquellos otros claros que desafortunadamente son los que parecen triunfar entre los señores españoles. 

5. Que no nos de vergüenza usar tirantes 

Aunque en este punto solo los caballeros ingleses nos darían la razón, hay que admitir que las ventajas que proporciona el uso de los tirantes son tan visibles que justifican sobradamente el enfrentarse a la gran masa uniformada y mantener con “nuestros pantalones en su sitio” que su uso está más que justificado por más que a ellos les parezca algo fuera de lugar. 

6. Muestra el pañuelo de bolsillo de forma estilosa 

Si nos habéis seguido estos tres años es porque coincidís con nosotros en que la vestimenta de un pañuelo de bolsillo es de todo punto obligatorio cuando se viste de traje. 

Probablemente los que lo hayáis empezado a vestir solo de poco tiempo atrás lo habréis hecho mostrándolo de forma paralela a la costura del bolsillo. Tanto a estos últimos como a aquellos que ya hacían acompañar sus primeras chaquetas con este complemento, os recomendamos que de vez en cuando, y cuando las circunstancias lo permitan, lo mostréis en alguna de las múltiples formas posibles. 

Si esto no os convence, siempre es mejor que sencillamente lo dejéis caer en el bolsillo de manera natural y sin que parezca que se ha buscado una terminación concreta. 

7. Las corbatas tricot son muy elegantes y para nada desfasadas 

Este tipo de corbatas aporta una elegancia especial a cualquier traje. Si el año pasado resurgieron con gran fuerza, este parece que han vuelto a caer en desuso olvidando que no son, como algunos caballeros se atreven a apuntar, modelos de otra época. 

Lo bueno de la moda masculina clásica es que es la única que nunca es “de otro tiempo” sino que siempre es actual. Por ello, este tipo de corbata es tan actual antes como ahora y los señores que sean capaces de apreciar su belleza no tendrán inconveniente alguno en seguirla vistiendo ahora como lo hacían ya antes.

Jeeves
elmayordomo@extraconfidencial.com