Menú Portada
No me moverán

2014: ¿Bajará el paro? ¿Subirá mi salario?

Diciembre 3, 2013

Llevamos una racha de buenas noticias macroeconómicas. Como decía en mi anterior artículo, el Servicio de Investigación del Banco de Santander calcula un crecimiento del 1,4% del PIB para el año que viene. Esta semana S&P, la segunda agencia de rating, mejora la posición de la deuda de España, no mucho, pero no ha tenido más remedio que hacerlo, para no perder credibilidad.

Además, en los primeros nueve meses la balanza por cuenta corriente ha tenido un superávit de 2.950 MM de € y el consumo de las familias muestra una ligera tendencia al alza. De manera que el sector exterior sigue tirando con fuerza, y se empieza a recuperar el consumo interno, el otro gran componente de la demanda. Y si la demanda crece, el PIB crece.

Pero cuando comento estas cifras en la calle, la gente responde: ¿pero cuándo lo notaremos los españolitos de a pie? Ahí la respuesta es más difícil. Porque en esta pregunta van implícitas dos: a) ¿cuándo empezará a crearse trabajo?; y b) ¿cuándo subirá mi sueldo? Las respuestas no son fáciles.

El empleo informal crecerá pronto, el formal tardará

Trabajo se está creando ya, pero en la economía informal. Porque siempre empiezan así las salidas de las crisis. Los que más empleo crean, los empresarios de las Pymes (un bar por ejemplo) nota que hay más alegría en los clientes, los habituales miran menos el gasto y aparecen nuevos o se recuperan antiguos. Entonces “contrata en negro” un empleado, que viene, por ejemplo, los fines de semana. Entre 400 y 500 euritos al mes entre pitos y flautas, pagados con la caja y sin pasar por el fisco. Por su parte el “empleado”, tiene cobertura sanitaria, porque está registrado en el Servicio Público de Empleo, como parado. De manera que aunque ya no tenga ni prestación, ni subsidio, sigue apuntado, pero se ha agenciado unos ingresos que le permiten subsistir. Y no es malo que ocurra así. Porque sí el dueño del bar tuviera que pagar el salario mínimo oficial, no “contrataría” a nadie de momento.

La segunda fase es el tirón definitivo de la demanda. El dueño del bar ve que los clientes siguen alegres y que puede permitirse dar de alta en la Seguridad Social a su “empleado”. Se lo propone y la respuesta que recibe es: ¿por qué salario? Entonces empieza una negociación. Hasta que el salario ofrecido no supere un umbral, el “sumergido” prefiere la situación clandestina ¿Que gana si le ofrecen un salario cercano al mínimo por trabajar cuarenta horas a la semana? La situación anterior le es más beneficiosa. El salario para entrar en el mercado oficial debe ser sustancialmente mayor.

Por tanto: la reducción de las cifras oficiales del paro aún tardarán. Entre otras cosas porque ese “modus vivendi” de economía informal se ha instalado en muchas zonas y resultará difícil desarraigarlo. Lo que si se notará es en la economía sumergida, que se animará en el segundo trimestre de 2014; y con fuerza. Luego en el segundo semestre, cuando las empresas más grandes empiecen a ver el tirón de la demanda: empezará a contratarse oficialmente y el desempleo registrado descenderá suavemente.

Los salarios ¿aumentarán?

Los salarios de la economía formal aumentarán en el 2015, probablemente no antes ¿Por qué? Porque mientras haya cifras superiores al 20% de desempleo siempre habrá personas dispuestas a colocarse a salarios bajos. Por tanto las empresas no los subirán, ni a los nuevos empleados, ni a los antiguos. Sólo cuando se consolide la sensación de que el mercado de trabajo empieza a dar síntomas de falta de oferta de empleados, los empleadores empezarán a subir los salarios.

En el 2015 habrá otro respiro para el asalariado oficial. El Gobierno bajará, por razones electorales el IRPF y las retenciones de la nómina serán menores. En consecuencia la sensación del empleado por cuenta ajena es que gana más.

En resumen en 2014: bien la macroeconomía; bien la economía sumergida; bajada del paro real, mantenimiento del desempleo oficial en niveles del 25% o quizás un poco menos y descenso en 2015; mantenimiento de los salarios bajos el 2014 y subida con sensación de mayor capacidad de compra de los asalariados en el siguiente.

J. R. Pin Arboledas, Profesor del IESE, Director del Executive MBA, Madrid