Menú Portada
Desde la editorial Akal destacan que "este libro se ha sacado al público en extrema confidencialidad, no se ha hecho ningún tipo de publicidad"

Zarzuela no logra parar la distribución del libro “Adiós princesa”

Abril 10, 2013

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

En los primeros días no se encontraban ejemplares de la obra en grandes superficies y cadenas de librerías achacándolo desde Akal a los distintos “sistemas que estas manejan”

En el palacio de la Zarzuela, no tienen noticia ni han recibido este libro sobre el que no hay voluntad alguna de hacer comentarios
Al menos, y durante lo que queda del mes de abril, no veremos ninguna aparición pública de don Juan Carlos

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
line-height:115%;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}


Si el martes pasado la Mesa del Congreso solamente admitió a trámite la única solicitud del PSOE en relación con la herencia de don Juan de Borbón (“¿qué sabe el gobierno sobre eso?”), una cuestión de CHA relacionada sobre las garantías de que don Juan Carlos tribute a la Hacienda Española por todos sus bienes ya sea dentro o fuera de España, y otra pregunta del BNG sobre la aplicación de la Ley de Transparencia a la Corona y sobre lo que el gobierno puede aclarar sobre sus relaciones con Corinna de Sayn-Wittgenstein-Sayn, el esperado libro firmado por David Rocasolano, que saca a la luz lo que algunos consideran el oscuro pasado de su prima hermana la princesa de Asturias, solo está llegando tarde y con cuentagotas a las librerías que lo esperaban con interés ya desde el lunes pasado. Algo que sorprende a la vista del gran interés mediático levantado por el texto, que desde días atrás ha sido solicitado en grandes cantidades a numerosas librerías de todo el país que lo tienen pedido a la editorial sin haberlo podido recibir aún para su venta. Aunque la responsable de la promoción de la obra afirma que el libro se ha sacado al público en extrema confidencialidad y no se ha hecho de él ningún tipo de publicidad. Pero hasta se habla ya de una segunda edición en curso de este trabajo avalado por la Editorial FOCA, la misma que en años pasados publicó el polémico libro de Iñaki Anasagasti (esa gran crítico con la Corona) titulado “Una monarquía protegida por la censura”. Un texto sobre la vida de doña Letizia que no deja títere con cabeza, que avanza gruesos juicios sobre todos los miembros de la familia real a quienes cabe preguntarse si el autor llegó a conocer con alguna profundidad, y que saca a la luz los papeles de un supuesto aborto de doña Letizia que el mismo David Rocasolano afirma haber destruido en su momento y que ahora reaparecen mágicamente en manos del editor Ramón Akal,que es quien le solicitó que escribiese el manuscrito.

Una editorial y un editor polémicos

Ediciones Akal está domiciliada en el municipio madrileño de Tres Cantos, donde tiene su sede. Comenzó sus actividades en 1972 de la mano de su dueño y alma mater, el gijonés Ramón Akal, un personaje muy singular con más de cuarenta años en el oficio, siendo el editor más perseguido durante la transición. Por entonces se le conocía en los medios informativos como “el editor más secuestrado de España” o “el editor rojo de la gorra azul”, una prenda que siempre suele usar y que le caracteriza.

Todo el mundo en el sector de los libros le conoce. Son pocos los escritores que no lo han visitado para proponerle un libro difícil. Suele editar títulos poco comerciales a priori e incómodos para el status quo. Ya en los años setenta eso le costó 13 procesos en el Tribunal de Orden Público. El más sonado fue en 1977 donde se le condenó a dos años de inhabilitación por publicar la obra maestra del erotismo dieciochesco Fanny Hill, de John Cleveland. Ramón Akal no se dejó intimidar y con el primer consejo de ministros de Adolfo Suárez le llegó el indulto, gracias a las presiones nacionales e internacionales

En cuatro décadas lleva acumulado más de 3.000 libros publicados, en cerca de cuarenta colecciones, con una cierta fama conflictiva en alguna de sus publicaciones, con polémicos libros como el de la biografía no autorizada del político del PP Eduardo Zaplana o manuales desgarradores como los de la asignatura “Educación de la Ciudadanía”, con el que plantó cara al ministro de Educación, José Ignacio Wert. También el manual para colegios Trabajos prácticos de historia, un texto pionero para la enseñanza de esta asignatura que se daba en 1º de BUP y que constituyó una revolución en el libro de texto. Pero su sello bibliográfico más conflictivo con el orden político es FOCA, donde se publican libros considerados como secretos y arriesgados. Este sello inició su aventura allá por los años noventa relatando en un texto firmado por Jesús Cacho los negocios secretos del editor del grupo Prisa, Jesús de Polanco. Fue un hit de ventas. En el pasado año 2012, los sellos de su grupo —donde también se incluyen el mítico Siglo XXI, Istmo, Universitaria y el sello Hermann Blume, con una exitosa colección de fotografía digital — publicaron 160 títulos. Por eso dicen que económicamente nunca le ha ido mal. Que aunque no es economista, sino editor, no sabe de crisis. Si en 2007 empleaba a 22 trabajadores, en 2011 multiplicaba prácticamente por 3 esta cifra hasta los 63, y su facturación pasaba de 3,10 millones a 5,31 millones.

En Zarzuela no saben y no contestan

Nada quiere tener que ver con eso el palacio de la Zarzuela, desde donde nos aclaran no tener noticia ni haber recibido este libro sobre el que no hay voluntad alguna de hacer comentarios, por considerarlo algo ajeno a las cuestiones importantes de las que la Casa del Rey se ocupa con enorme celo en estos días. Son muchos los asuntos que copan en estos días a los funcionarios de Zarzuela, que nos declaran “tenemos que ir desbrozando el terreno poco a poco” para poder ir aclarando numerosos asuntos sobre algunos de los cuales se han vertido numerosas falsedades en los últimos días, como así lo denunciaba días atrás públicamente en prensa Alfonso Ussia que es hijo de ese gran íntimo de don Juan de Borbón que fue el conde de los Gaytanes, y hermano de Rocío Ussia que fue la última e inseparable mano derecha del conde de Barcelona. Zarzuela (donde si se percibe el dolor de doña Letizia por la traición de su primo) transmite seguridad en lo que concierne al maniqueo asunto de la herencia de don Juan, y desde allí también nos declaran lo bienvenida que va a ser la aplicación a la Casa del Rey de la Ley de Transparencia, puesto que permitirá aclarar y poner en contexto muchas de las afirmaciones que en fechas recientes se han realizado en relación con los bienes de don Juan Carlos. Entre ellas el denominar “palacios del rey” a los palacios y propiedades que conforman el conglomerado de Patrimonio Nacional, que son propiedad absoluta del estado (el rey es mero usufructuario de el palacio de la Zarzuela y ocasionalmente hace uso de algunos salones del palacio real de Madrid para asuntos de estado), dando cifras del costo que supone para las arcas públicas el mantenimiento de esos palacios pero sin incluir en esas cuentas (ya sea por desconocimiento o por voluntaria omisión)  los enormes dividendos que producen anualmente las visitas a los Reales Sitios que, sin duda, exceden a sus costos de mantenimiento.

Sin apariciones públicas del rey

Al menos, y durante lo que queda del mes de abril, no veremos ninguna aparición pública de don Juan Carlos, de quien nos dicen en Zarzuela que dedica dos horas de mañana y dos horas de tarde para acelerar su recuperación con el objeto de poder recuperar su forma física tan pronto como sea posible, descartada toda posibilidad de abdicación. Entre tanto, el príncipe Felipe ha sido fuertemente increpado por independentistas catalanes en la localidad leridana de Tremp, y el todo Madrid aristocrático, con algunos aditamentos de provincias y del siempre necesario dinero nuevo, ya prepara sus galas para el gran baile de la Orden de Malta que tendrá lugar este sábado día 13 en el Soto de Viñuelas (una propiedad de los duques del Infantado) y será presidido por los duques de Braganza, jefes de la casa real de Portugal, que aprovecharán su estancia en Madrid para numerosos encuentros en el ámbito nobiliario. Una cena a 160 euros el cubierto (la barra libre sin cena son solo 60) en el que, sin duda alguna, la gran comidilla de la noche será la situación por la que pasa la familia real en estos momentos aunque nos preguntamos si las críticas de siempre, que ahora arrecian, llegarán a los oídos del duque de Braganza, pariente y conocido de siempre de don Juan Carlos, que al menos en una ocasión ha coincidido con la inefable Corinna.  

Ricardo Mateos