Menú Portada
El libro "Adiós, princesa" devuelve a la máxima actualidad a la Casa Real

Zarzuela comienza a dar la réplica ante la imputación de la infanta Cristina y la polémica herencia de Don Juan de Borbón

Abril 8, 2013

El autor, David Rocasolano, primo de doña Letizia, ya ha afirmado que en lo que se ha publicado en el pasado sobre el palacio de la Zarzuela y sus habitantes hay “un 80% de invenciones estúpidas, un 15% de manipulaciones amables y un 5% de rumores”

Es la misma editorial que hace ya algún tiempo nos regaló el polémico libro de Iñaki Anasagasti “Una monarquía protegida por la censura”

La Casa Real tiene actualmente personal desplazado en Ginebra para buscar aclarar los particulares de la herencia de don Juan de Borbón

Normal
0

21

false
false
false

ES-TRAD
X-NONE
X-NONE

MicrosoftInternetExplorer4

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
font-size:10.0pt;”Times New Roman”,”serif”;}

pq__felipe_letizia.jpg

Si en Mónaco la princesa Estefania vuelve a hacerse popular por salvar de la eutanasia a dos elefantes tuberculosos pidiendo que los envíen desde un zoo de Lyon a una de las propiedades de su familia monegasca en Roc Agel, en España, y para la familia real, se hace actual ese viejo dicho de a perro flaco todo se le vuelven pulgas. Porque el libro que hoy lunes sale a la venta titulado “Adiós, princesa” y firmado por ese primo irredento de la princesa de Asturias que es David Rocasolano es el nuevo dolor de cabeza y de corazón para la familia real que parece vivir sin un día de respiro.

Normal que doña Sofía suspirase días atrás en un acto público cuando este ataque viene desde el lugar menos esperado: la propia familia de doña Letizia. Un libro que promete escándalo con revelaciones sobre ese siempre circulante rumor de un presunto aborto de la princesa de Asturias en el pasado, sobre su divorcio, sobre sus capitulaciones matrimoniales con don Felipe, y sobre otros asuntos que se entienden como escabrosos aunque seguramente son los propios de la vida de una mujer de su edad y de su generación con años de vida, experiencias y relaciones a sus espaldas.

Todo un rosario de informaciones llenas de clara intencionalidad, que publica esa misma editorial que hace ya algún tiempo nos regaló el polémico libro de Iñaki Anasagasti “Una monarquía protegida por la censura”. Más fuego, por tanto, al incendio de Zarzuela pero ahora desde la familia Rocasolano, al parecer enfrentada con la familia Ortiz por viejos agravios comparativos. Una obra desde ya muy polémica y objeto de gran interés en foros nacionales y extranjeros, sobre la que el palacio de la Zarzuela, que no confirma haber recibido, prefiere no hacer comentario alguno. De hecho el propio autor, que durante años tuvo franqueada la entada en la intimidad de los príncipes de Asturias, ya ha afirmado que en lo que se ha publicado en el pasado sobre el palacio de la Zarzuela y sus habitantes hay “un 80% de invenciones estúpidas, un 15% de manipulaciones amables y un 5% de rumores”.

Traición de confianza

Pero el ínclito David Rocasolano Llácer, sobrino carnal de Paloma Rocasolano y en otros tiempos íntimo y persona de confianza de su prima doña Letizia, es el mismo que en unos años atrás fue llamado a declarar por haber extraído 385.000 euros en efectivo de la sociedad Frangest SL, una de las sociedades de Francisco Javier Marazuela, testaferro del ex alcalde del ayuntamiento madrileño de Ciempozuelos, Pedro Torrejón, imputado por delitos de cohecho y blanqueo de dinero. Un proceso en el que el ahora autor del escandaloso libro dijo que esa suma estaba destinada a adquirir en 2006 una vivienda e su propiedad en la urbanización Las Lomas, de Marbella.

Fue entonces cuando el sindicato Manos Limpias habló de trato de favor recibido por David Rocasolano por su cercana relación con la princesa de Asturias.

Sin olvidar que no hace tantas semanas que otra “distinguida” pariente de la princesa de Asturias, Henar Ortiz, se despachaba en declaraciones a la revista “Vanity Fair” afirmando que no cree que su sobrina llegue un día a ser reina de España. ¿Quién no dará ahora razón a todos los que durante años han insistido en el escaso o nulo aporte de los Ortiz y los Rocasolano a la dinastía española? Pero ahora ya nadie recuerda los clamores de la prensa en otro tiempo por un “matrimonio por amor” que hiciera abstracción de la buena lógica de los matrimonios dinásticos tradicionales. 

La Casa Real, “investiga” sobre la herencia de Don Juan

Parece, sin embargo, que Zarzuela comienza a responder con don Juan Carlos solicitando al prestigioso Miquel Roca i Junyent, un catalán de CIU de larga carrera política y fino olfato, la defensa de doña Cristina, y con la solicitud de la Casa del Rey de querer acogerse a la Ley de Transparencia (inexistente en otras monarquías europeas). No son pocos los que han criticado que el rey se haya hecho cargo de buscar al abogado que defenderá a su hija, pero en realidad nunca desde 1975 se hizo en España una distinción clara entre el ámbito público y el ámbito privado en las cuestiones de la familia real. Nunca se llegó a distinguir entre persona e institución, como tampoco se llegaron a regular las muy necesarias cuestiones dinásticas.

Todo ello mientras la Casa del Rey se afana en hacer las gestiones precisas para aclarar los particulares de la herencia de don Juan de Borbón, sobre quien ahora también se lanzan acusaciones en base a meros rumores, y a tres semanas de la plácida abdicación de la reina Beatriz de Holanda, ocasión en la que los príncipes de Asturias tendrán que hacer aparición pública entre lo más florido de la realeza europea, tanto en la cena de gala de la noche del 29 de abril como en la bella ceremonia del día siguiente.

Ricardo Mateos