Menú Portada
Todos los culpables están fuera

Zapatero reconoce el grave deterioro de la situación económica

Abril 8, 2008

En su discurso de investidura Rodríguez Zapatero culpa a los alimentos, el petróleo y a Estados Unidos de la crisis, no parece existir una mala gestión del sector inmobiliario, un mal cálculo del riesgo por parte de nuestras instituciones financieras y un diferencial de inflación respecto a nuestros países del entorno.

pq_492_Jose-Luis-Rodriguez-Zapatero.jpg

Parece que hay problemas, un mes después de las elecciones, ya no es cosa de catastrofistas, los problemas existen, pero eso sí, son cosas de otros dentro del territorio patrio no hay ningún culpable. Mitad verdad, mitad mentira. En una economía global el efecto contagio es claro y rápido, más aun cuando el que está sufriendo una crisis grave es la mayor potencia económica global, por ello es cierto que la crisis de liquidez global, el precio del petróleo y el de algunos alimentos están causando problemas pero no hay que ser un lince para ver que otros problemas domésticos están agravando y posiblemente agravarán mas la economía española. Por ejemplo, si en Francia o Alemania el barril de petróleo a los mismos euros que en España y ¿Por qué nuestra inflación es un punto superior a la de estos países? ¿Por qué nuestros alimentos suben más? y ¿Qué pasa con el sector inmobiliario? ¿Y los ganaderos y agricultores que apenas pueden cubrir costes de unos productos que el consumidor paga a precio de oro? Todo eso existe, y Zapatero tiene el reto y la oportunidad de solucionar problemas estructurales y de competitividad de la economía española, pero el primer y mejor paso es reconocer que existen esos problemas para luego aplicar soluciones. De momento parece que todas las soluciones vienen de una única solución aumentar el gasto público para estimular la economía. Además de los famosos 400 euros (para la familia que le han subido 150 euros mensuales la hipoteca no parece que le vaya a servir mucho), subir el salario mínimo 200 euros al mes (por lo menos arriesgado cuando el paro está subiendo), mayor gastos en infraestructuras y vivienda protegida para frenar el paro de la construcción o anticipar la devolución del IVA a las empresas. Esperemos que estas medidas den resultado si no entraremos en crisis y con las arcas del Estado vacías.