Menú Portada
Se especula con intervenciones en verano para reducir el impacto mediático

Zapatero admite que algunas cajas tienen problemas

Junio 7, 2009

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, reconoció que algunas cajas de ahorros españolas tienen problemas, y afirmó que el Gobierno va a hacer un esfuerzo para darles apoyo financiero y ayudarles a “transitar” por los dos o tres años difíciles que aún quedan, al tiempo que les animó a que se fusionen.

pq_795_zapatero-presupuestos-risa.jpg

Caixa Catalunya, Caja Sur,… existe una lista de Cajas de Ahorro en el punto de mira de todos los expertos, sus problemas financieros, su exposición al Mercado Inmobiliario les lleva a tener todas las papeletas para seguir los pasos de Caja Castilla-La Mancha. Incluso el Presidente del Gobierno no niega estos problemas.

Zapatero indicó que la mayoría de estas entidades tienen una buena situación, pero que algunas van a necesitar ayuda financiera del Gobierno para atravesar “dos o tres años difíciles”. No obstante, invitó a las cajas a que se reestructuren y fusionen para fortalecer su situación y dibujar un nuevo mapa financiero “con el tamaño que después de la crisis va a necesitar”.

Zapatero también admitió que el Ministerio de Economía y Hacienda está negociando con el PP y otros grupos parlamentarios para llegar a un acuerdo antes de enviar al Parlamento el decreto ley en el que el Gobierno trabaja para crear un fondo de ayuda a la banca.

El fondo que el Gobierno planea crear para ayudar a las entidades con problemas podría movilizar hasta 99.000 millones de euros de recursos públicos.

La idea del Ejecutivo parte de una dotación inicial de 9.000 millones con cargo al Tesoro y de una capacidad de endeudamiento de hasta diez veces dicho importe, lo que arrojaría otros 90.000 millones y elevaría el total de recursos públicos disponibles a casi 100.000 millones.

El Ejecutivo sigue apostando por las fusiones, como lo intentó con Unicaja y CCM, aunque el resultado negativo, (las manzanas sanas no quieren las podridas) puede llevar a nuevas intervenciones este verano, aprovechando las vacaciones y el parón de la actividad parlamentaria.