Menú Portada

¡Ya llegó la Navidad!

Diciembre 22, 2013

Y nos toca trabajar. Porque la suerte  no se detuvo ni en su casi ni en la mía. Fue bonito el sueño de hacernos millonarios, con los niños de San Ildefonso y aunque la lluvia de premios estuvo más repartida que nunca, nos va a tocar seguir mirando el mapa de isobaras.

Lunes 23 de diciembre y los amigos de Granadilla de Abona, Tenerife, despiertan con una vida nueva que les dejó la diosa fortuna y otro premio, el del buen tiempo, casi 20 grados. Y en esto también so una privilegiados porque el tiempo se presenta muy revuelto para las próximas horas. En el atlántico se está formando una fuerte borrasca, que ya durante primeras está dejando avisos naranjas y riesgos costeros en las costas Gallegas y en el litoral cantábrico, con rachas de más de 80 km por hora. Pero lo duro y no hablo del turrón, vendrá en nochebuena, donde se esperan fuertes precipitaciones en todo el noroeste, sobre todo en Galicia. La cordillera cantábrica, estará muy pendiente de los vientos huracanados de poniente, 100 km por hora y de las lluvias moderadas al norte de León, Palencia o Burgos, donde se pueden acumular hasta 40 litros en 12 horas.  Un sistema frontal, que antes de la misa del gallo, estará dejando lluvias copiosas en todo el sistema central, Extremadura y centro peninsular.

Y menos mal que son días de estar en casa, con la familia, porque el día de Navidad, las lluvias se generalizan, pueden ser fuertes de madrugada  en la meseta sur y en el estrecho. Las tormentas se volverán a repetir en el norte donde la cota de nieve descenderán hasta los 800 metros. Las racha del viento se traslada en mediterráneo y Baleares donde se activan los riesgos costeros. Al menos en el apartado de temperaturas no serán muy bajas con heladas débiles en zonas de montaña.

En resumen mal tiempo para los próximos días, donde se esperan 16 millones de desplazamientos, donde la climatología no acompaña. Si van a realizar un viaje sobre todo al norte no viajen sin cadenas y siempre con el depósito lleno. Que la borrasca no les arruine su vuelta a casa por Navidad. Solo me queda desearles que disfruten de su buena gente y que tengan unas.

¡Felices Fiestas!