Menú Portada
La eliminación en Champions pone fin en falso a un ciclo del que se esperaba mucho más y que supondrá la marcha de técnicos y jugadores

Y colorín, colorado, este Barça se ha acabado

Abril 29, 2008

El Manchester United puso anoche fin a la aventura del Barcelona en Europa. El último clavo al que se sujetaba para evitar un batacazo de órdago. El batacazo ya se ha producido y de inmediato comenzarán las consecuencias. De momento, ayer mismo el público pidió la dimisión del presidente Joan Laporta. Pero no se asusten, será el único que no se vaya.

pq__lapo.jpg

Barça, sí; Laporta, no“. O, “Laporta, dimisión”. Fueron las frases más coreadas en Manchester por los afligidos seguidores blaugranas que han visto como acaba otra temporada en blanco, la segunda consecutiva, y que el proyecto del Elefant Blau está igual de acabado. De hecho lo estuvo cuando a Joan Laporta le entró complejo de divo y fue autoconstruyéndose como el pequeño dictadorzuelo que no escucha a nadie y se mete en todo.
Decía sabiamente Sandro Rossell, el futuro presidente del FC Barcelona, hace tres años que cuando se hacen mal las cosas, quedan ocultas mientras lo deportivo funcione, pero cuidado el día en que el balón no entre en la portería y el bosque de los éxitos desaparezca. Lo que aparecerá será inaguantable para la junta. Todo eso ya ha ocurrido en la parcela deportiva, de manera que habrá que estar atentos a los demás escenarios, los societarios y económicos.
La gestión de una plantilla magnífica ha sido tan nefasta que el Barça se encuentra en estos momentos peleando por acabar terceros en la Liga, lo que lleva a la fase previa de la Champions. Eso se traduce en jugar una eliminatoria en el mes de agosto, con lo que el negocio de la gira está en el aire… o por los aires siendo más precisos.
Y se ha gestionado tan mal la parcela deportiva que por no extirpar el año pasado la manzana podrida –léase Eto’o, como pidieron técnico y plantilla-, ahora media canasta está para tirar: Zambrotta, Deco, Eto’o, Ronaldinho, Edmilson, Gudjohnsen, Silvinho, Thuram, Oleguer, Ezquerro, Jorquera… hasta hay quien pide que Henry se vaya por donde vino. Toca pues malvender, regalar y desechar, y empezar de nuevo con la base de los Valdés, Puyol, Xavi, Iniesta, Márquez, Messi, Giovani y Bojan. Traducido, los de casa y poco más.
Aún ayer mismo se escuchó a Laporta decir que “Ronaldinho vale más de 40 millones de euros“, cantidad que al parecer ofrece el Milán. Si fuera verdad, la última “víctima” de las natillas danone, estaría ya empaquetado y con un lazo de regalo. Hace un año valía 80 y no se quiso vender. Ahora Laporta y los suyos se han encargado de hundirle con historias de faldas, promesas incumplidas y falsas lesiones. Y ahora todavía piensa Laporta que vale más.
La “oveja negra” de la que un día habló Edmilson ya tiene cencerro. Y sin él jugando el equipo lleva más de dos meses con una victoria. “Abrazitos de Famosa”, o sea Eto’o, ya pronostico hace una semana que la Champions también estaba perdido: “Si el próximo año seguimos sin ganar títulos, tendré que irme a otro sitio“. Machote, no tendrás que esperar tanto. Y como el del chiste del burro, quien no te conozca, que te compre.