Menú Portada
La mano dura para sancionar de los comités de la RFEF con equipos modestos, tiene ahora un momento clave con los incidentes del derbi catalán

¿Y ahora qué campo se cierra, Montjuic o Camp Nou?

Septiembre 29, 2008

Bengalas, destrozos en el estadio, peleas, palizas, detenidos, incidentes en la calle, simbología nazi… innumerables son los hechos acaecidos el sábado antes, durante y después del derbi de la Ciudad Condal entre el Espanyol y el Barcelona. Graves incidentes que en los que no hubo víctimas porque la suerte se alió con los presentes. Ahora es el turno de que el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF) actúe y dicte sanciones ejemplares. La pregunta es contra quién. Porque el campo era el del Espanyol, pero los transgresores fueron los seguidores del FC Barcelona.

pq_601_boixos.jpg

¿Qué como lograron introducir los Boixos Nois las bengalas y demás parafernalia nazi en el estadio de Montjuic? Preguntemos a quién corresponda si en la llegada del grupo de los cuatrocientos vándalos al estadio, en manada, hubo cacheo individual, retirada de todo el material y paso uno por uno con sus entradas por los tornos de las entradas. Seguramente la respuesta será que llegaron en grupo, escoltados por la policía autonómica, y que para impedir incidentes se les facilitó el paso sin registros. Vamos, que dieron por sentado que los Mossos habían registrado a los ultras antes de la llegada al estadio.
Ya sabemos pues porqué tenían bengalas, señales marítimas de fuego, navajas, banderas nazis y demás material. Ahora la segunda pregunta es quién les vendió la entrada al grupo de los Boixos, el Espanyol en la taquilla o a través del FC Barcelona como suele ocurrir en todos los partidos de la Liga española, en los que el equipo visitante pide el paquete para sus seguidores y el anfitrión se lo envía, siendo el club visitante el que entrega el papel a sus seguidores. Por tanto, las palabras de Joan Laporta en el palco de Montjuic durantes los incidentes diciendo que la culpa es del Espanyol por venderles las entradas, que él al Camp Nou no les deja entrar, son cuando menos dudodas por no decir que inciertas.
El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, ha pedido que se “extremen” las medidas de seguridad en el Estadio Olímpico de Montjuïc, tras los incidentes ocurridos en el partido de fútbol entre el Espanyol y el Barça. “Un partido no puede acabar como un espectáculo lamentable por parte de delincuentes“. Es curioso que el señor alcalde pida que se extremen las medidas de seguridad en Montjuic, cuando el incidente los provocan los seguidores del Barcelona y las víctimas fueron los del Espanyol y el propio club blanquiazul. De hecho, los Mossos d´Esquadra detuvieron a cinco miembros de los Boixos Nois, acusados de desórdenes públicos tras los incidentes ocurridos en el derbi catalán, aunque al mismo tiempo culpan de responsables a los servicios de seguridad privada del Estadio Olímpico de Montjuic.
Ahora le toca a Competición a ver a quién sancionan. La semana anterior, en el derbi sevillano, se sancionó al Betis con 3.000 euros porque algunos cafres verdiblancos portaban simbología nazi y se lanzó una bengala al césped. Estos cafres del Barça llevaban simbología nazi, lanzaron bengalas contra los hinchas rivales y destrozaron una grada del estadio local. Veremos a quién sancionan, pero me huelo que lo será la víctima, el Espanyol. Entre otras cosas porque saben que el Camp Nou, aunque sea sancionado, no cumplirá el castigo. Los precedentes así lo dicen.
Y no entraremos por ahora en las ayudas de los árbitros de la RFEF al equipo de Joan Laporta. De momento, las dos últimas victorias ante Betis y Espanyol no hubieran llegado sin los errores “humanos” de sus árbitros. Así de clarito.