Menú Portada
Las cuentas de Galicia al descubierto (III)
Demoledor último informe del Consello de Contas

Xestur Ourense estaba en situación de disolución al cierre del ejercicio 2005

Febrero 16, 2009

La empresa pública se dedica a actividades urbanizadoras, principalmente a la promoción de la preparación de suelo y la renovación o remodelación urbana
Las pérdidas registradas por la Sociedad dejaron reducido su patrimonio a una cifra inferior a la mitad del capital social
En los ejercicios 2006 y 2007 se producen sendas ampliaciones de capital por un importe total de 7.004.795 euros, mediante aportaciones dinerarias suscritas por el Instituto Galego da Vivenda e Solo y la Consellería de Economía e Facenda controlados ya por el bipartito PSOE – BNG sin estar avaladas por algún informe económico
Consello de contas denuncia la deficiente gestión y la falta de planificación de la sociedad que trasladan estas pérdidas a las administraciones públicas.


El informe sobre la situación económica de la empresa Xestur Ourense que realizó el Consello de Contas es demoledor, la empresa se encontraba en situación de disolución y si hubiera sido una sociedad mercantil privada seguramente ese hubiera sido su resultado, pero siendo empresa pública la solución fue más sencilla para sus gestores, meter la mano en el bolsillo de todos los ciudadanos. Así, tanto el Instituto Galego da Vivenda e Solo y la Conselleria de Economía y Facenda aportaron en 2006 y 2007 más de 7 millones de euros.

Para llegar a esta situación convergieron varios factores, como el escaso grado de realización de ingresos del ejercicio 2005 –24% de los previstos–, la existencia de gastos extraordinarios, la regularización de gastos no registrados ni provisionados en ejercicios anteriores, especial relevancia tuvieron las provisiones –posteriormente pérdidas– dotadas por las inversiones de los parques del Plan Galicia, por importe de 966.042 euros, por considerarlos el nuevo equipo directivo de la Sociedad inviables económicamente, o las pérdidas de la promoción de varias promociones VPA, enajenadas por un precio inferior a su coste..

En las citadas circunstancias existen actuaciones que se enmarcan claramente en una deficiente gestión, con relevantes pérdidas económicas que se trasladan a las Administraciones accionistas de la Sociedad a través de estas ampliaciones de capital. Así destaca la falta de planificación y el elevado endeudamiento –más de 21 millones de euros en el ejercicio 2005– como las notas definidoras de la actividad y de la situación de la Sociedad, por lo que resulta incoherente con estas circunstancias, y con la necesaria exigencia de control y eficiencia a los gestores de la misma.
La solución del bipartito PSOE – BNG, fue realizar estas ampliaciones de capital sin estar avaladas por un plan económico-financiero que determine unos objetivos precisos, las actuaciones y medidas a realizar, los planes de inversiones y financiación, y la programación o secuencia temporal de esas actuaciones de forma que permita un análisis y seguimiento de aquellas. Los gestores del bipartito abren la caja y pagan, no hace falta un plan económico, de viabilidad ni ningún aval, disparan con pólvora ajena, la pólvora de todos.