Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA

Vuelve la Liga: La Jornada 29 mide el ‘efecto Piqué’ en la que Real Madrid y Barça deberían ganar sus compromisos ante Alavés y Granada

Marzo 31, 2017
Real Madrid

El parón por los partidos de selecciones se ha hecho muy largo, casi interminable. La espera ha sido tan dura que Gerard Piqué no pudo aguantar hasta el fin de semana para soltar su invectiva contra el Real Madrid, la Justicia Española y prácticamente todo lo que se moviera con aroma a merengue. La directiva del Barcelona le apoyó en su tesis, algunos dicen que obligada. Extraña obligación, en cualquier caso, teniendo en cuenta que en este caso el obligado es el jefe y no el empleado. Aunque a lo mejor Piqué es el jefe y no lo sabemos. El Real Madrid, por su parte, optó por mantenerse al margen. Esa decisión llegó tras la equivocada respuesta de Ramos (“Se mueven hilos en todos los palcos”) y antes de la respuesta oficial por parte del abogado del Estado jefe de lo Penal, Edmundo Bal Francés. Ambos intentaron dejar en evidencia a Piqué, pero lo que hicieron fue reconocer varios males endémicos de nuestro país que deben cambiar. Pero ese es otro debate. El caso es que vuelve la Liga y la incógnita radica en cómo reaccionarán unos y otros sobre el césped.

El Real Madrid, a mantenerse firme ante el huracán

La resolución de no mover ficha por parte de la directiva del Real Madrid bien pudo deberse a la situación deportiva del equipo. El conjunto blanco es sólido líder en la Liga y tiene un dificilísimo choque de cuartos en la Champions -ante el Bayern de Ancelotti-. Si a alguien no le conviene ponerse nervioso ahora es al Madrid. La respuesta de Florentino, pues, ha podido ser la inteligente: primero, los títulos. Luego la polémica.

No es uno de los partidos más complicados para Zidane (Real Madrid-Alavés, domingo 2 de abril, 16:15, Santiago Bernabéu). Se supone que los suyos pasaron la verdadera prueba de fuego en San Mamés y ahora, ante un equipo de mitad de tabla que ya ha conseguido el notable en la emporada (finalista de Copa y con el descenso muy lejos), no deberían tener mayores problemas. Aun así, Marcos Llorente no jugará por la cláusula del miedo, esa cláusula que en tan mal lugar deja a los grandes pero a la vez tan necesaria para un equipo que siempre ha sufrido ante sus ex.

Aunque la cosa estará igualada. No estará Llorente pero tampoco Casemiro (sancionado). Veremos cómo gestiona Zidane la concatenación de partidos (Liga entre semana, Champions, etc.) y cómo afrontan la recta crucial de la temporada la ‘BBC’. Cuestionada a la par que demandada, su papel será capital.

El objetivo es recuperar a Messi

La otra cara de la moneda la encontramos en la ciudad condal. Si el Barça se ha cansado de Piqué o si por el contrario le considera de verdad su baluarte es algo que no sabremos en un futuro cercano. A lo máximo a lo que aspiramos es a deducir la influencia de sus acciones en el juego del equipo. El anuncio de Luis Enrique, en contra de lo esperado, supuso un importante acicate para el vestuario. Ahora el equipo tiene que visitar a uno de los casi desahuciados (Granada-Barcelona, domingo 2 de abril, 20:45, Los Cármenes), lo que siempre supone un reto complicado. Un equipo sin miedo es muy peligroso.

Messi y Neymar llegan en momentos opuestos. El argentino, desolado por la sanción de la FIFA y con la necesidad de volver a encontrarse en el terreno de juego. El brasileño simplemente llega en el mejor momento de su carrera. Más determinante que nunca, ahora muchos entienden que alguien pueda perder la cabeza para ficharle. En este caso ese alguien, por suerte o por desgracia, fue el Barcelona.

El Barça, en definitiva, puede terminar este extraño curso cortando dos orejas o en la enfermería. Dependerá, en gran medida, de lo que haga el Madrid. Ya saben, vidas convergentes.

Felipe de Luis Manero