Menú Portada
La prohibición incumbe a los trabajadores, incluso, después de abandonar la actividad sindical

Vueling impone la “ley del silencio” a sus sindicatos bajo amenaza de despido

Noviembre 29, 2010

La empresa facilita billetes a sus representantes sindicales

Por “sigilo profesional”, la empresa presidida por Josep Piqué obliga a los representantes de los trabajadores a no utilizar los documentos que les sean facilitados "fuera del estricto ámbito de la Compañía”


Mientras la compañía aérea Vueling pone en marcha su nueva política de salarios para pilotos noveles, también se cubre las espaldas en caso de que los representantes de los trabajadores filtren documentos internos: el despido. Así, en un apartado destinado a las garantías sindicales y, definido por la Compañía que preside Josep Piqué como “sigilo profesional”, el nuevo convenio colectivo de la compañía obliga a los representantes de las trabajadores a no utilizar los documentos que les sean facilitados “fuera del estricto ámbito de la compañía y para distintos fines de los que motivaron su entrega“.

Esta prohibición incumbe a los trabajadores incluso después de abandonar la actividad sindical y afecta a las materias calificadas como “información privilegiada”, y “en especial a todas aquellas sobre las que la dirección señale expresamente el carácter reservado“. La violación de esta normativa supondría, “invariablemente“, una falta calificada como “muy grave” y que, en el baremo de la Compañía, están penalizadas con la suspensión de empleo y sueldo de 16 a 60 días, y el despido.

Otras condiciones ventajosas

Por el contrario, las condiciones de los sindicatos no parecen tan negativas en otros apartados. Así, bien sean los delegados sindicales o los miembros del Comité de Empresa, contarán con un crédito de 40 horas mensuales para su actividad, que se disfrutarán mediante la programación de cinco días de actividad al mes.

En ese horario de ocho horas de trabajo por cada día, la empresa contabilizará ese tiempo para añadirlas a su retribución habitual.

Asimismo, les otorgará por esa actividad sindical una dieta “internacional”, que según el baremo de Vueling supone 85 euros al día (aunque podrían llegar a 110 euros, la empresa no lo especifica). Además, el convenio contempla “variables” ante la posibilidad de que los sindicalistas sean convocados por la empresa en fechas que no estén destinadas a la representación laboral.

Asimismo, en caso de “asuntos sindicales”, la empresa presidida por el ex ministro de José María Aznar facilita billetes -eso sí, en vuelos de Vueling-, a sus representantes sindicales, aunque posteriormente aclare que “estos billetes no computarán a ningún efecto hasta que no se acuerde la fórmula”.