Menú Portada

Vitra, la cooperativa de CCOO que permitió la compraventa del inmueble de Ramón Espinar, y su gestora, GPS Gestión, demuestran una pésima dirección financiera: destrucción de sus fondos, 2,2 millones de pérdidas en 2014 y préstamos rescate del ICO

Noviembre 30, 2016

En el cierre de 2014, la deuda con entidades de crédito sumaba 20,08 millones de euros, de los cuales 13,06 millones tenían vencimiento a corto plazo. Dos de las sociedades de GPS Gestión, Desarrollo Espacios Inmobiliarios y Deinco Inmobiliario, acumulan pérdidas por al menos 4,2 y 7,73 millones de euros, respectivamente.

espinar-y-vitra

Una vivienda social o vivienda digna es, según el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, aquella vivienda donde los ciudadanos o las familias pueden vivir con seguridad, paz y dignidad. En España, se regula a través del Artículo 47 de la Constitución Española que establece el derecho a una vivienda digna y adecuada. La vivienda digna debe garantizar que ésta sea fija y habitable, de calidad, asequible y accesible y que el inquilino posea seguridad jurídica de tenencia.

¿Son todas estas características ajustables al portavoz del Grupo Unidos Podemos en el Senado, Ramón Espinar? A todas luces, cuando una persona tiene acceso a un montante de 52.000 euros en concepto de entrada de un piso de protección oficial se aleja de las características citadas arriba. Máxime si su padre, Ramón Espinar Gallego, participó en tres consejos de administración de Caja Madrid en los que se autorizaron créditos y avales para Vitra, cooperativa de Comisiones Obreras (CCOO), que adjudicó en 2007 y a dedo un piso de precio protegido (VPPB), en Alcobendas a su hijo. Una persona, que se ha sentado en el banquillo de los acusados para defenderse de su implicación en el caso de las tarjetas black, un caso que le adjudica gastos por valor de 178.400 euros entre octubre de 1995 y enero de 2010. ¿Es esta una familia sin recursos?

Ramón Espinar se ha lucrado. Ha aprovechado la posición de su padre y su ardid para meter la mano en la hucha social de Madrid y Vitra. La venta del piso de protección oficial que le adjudicó la Cooperativa Vitra, por 146.224 euros sin sorteo público y estando en el paro, ha reportado al portavoz unos 30.000 euros, tras conseguir colocar la vivienda por unos 176.000 euros. Sus excusas suenan a cantos de sirena: “no tengo que dar explicaciones sobre de dónde saco mi dinero” o “no vendí el piso para mejorar mis condiciones de vida. Lo vendí porque no lo podía pagar. A día de hoy vivo de alquiler”. La pregunta que subyace en todo este proceso es simple, ¿por qué Vitra ha permitido este escándalo? Una empresa que se jacta de ser el mayor promotor de vivienda social en España con más de 33.000 viviendas desarrolladas en el grupo de cooperativas. Pero, ¿tiene algo más que ocultar Vitra? ¿Es realmente un conjunto de cooperativas de viviendas sociales o un negocio?

Destrucción de patrimonio y sin presentar las cuentas del año 2015

El conjunto de cooperativas de viviendas impulsada por el sindicato de Fernández Tojo, opera bajo la batuta de su sociedad gestora, Grupo de Proyectos Sociales de Gestión SAU, más conocida como GPS Gestión, la verdadera administradora de los fondos económicos de los cooperativistas y que demuestra una pésima dirección financiera.

GPS Gestión tiene bajo su paraguas otras tres sociedades: Deinco Inmobiliario SAU, Desarrollo Espacios Inmobiliarios SAU y Alfa Actuaciones y Proyectos Urbanísticos SLU esta última de muy poca relevancia económica. Conocer sus datos financieros actuales es labor imposible, ya que, a día de hoy, no están depositadas las cuentas del año 2015. De hecho, los últimos datos publicados en el Boletín Oficial del Registro Mercantil (BORME) son el anuncio y absorción de una de las sociedades, Deinco Inmobiliario SAU, en julio y octubre de 2016. Pero del depósito de cuentas no hay noticias.

Todo ello es normal si tenemos en cuenta el enorme caos financiero que acumulaba ya al cierre del ejercicio 2015. Tanto Desarrollo Espacios Inmobiliarios, como especialmente la ya absorbida, Deinco Inmboliario, han destruido casi dos tercios de sus fondos propios. En concreto, Desarrollo Espacios Inmobiliarios con un capital de 7,5 millones y otro millón de aportaciones del socio, sólo tiene fondos propios por 4 millones de euros, fruto de unas pérdidas de 4,2 millones. Deinco con 8,2 millones de capital y otros dos millones de aportaciones, sólo tiene unos fondos propios de 2,8 millones, tras acumular pérdidas por 7,73 millones de euros.

El Estado al rescate a través del ICO

Todo ello ha disparado su deuda financiera hacía una situación extremadamente peligrosa. Así, en el cierre de 2014, la deuda con entidades de crédito sumaba 20,08 millones de euros, de los cuales 13,06 millones tenían vencimiento a corto plazo; es decir, más allá de préstamos hipotecarios, lógicos para financiar inmuebles, objeto de la compañía, existen préstamos en una cantidad nada desdeñable cuyo objetivo es cubrir las necesidades financieras de la empresa.

Por ejemplo, en septiembre constituyó un préstamo de 2,1 millones de euros, siendo el 50% de los fondos provenientes de ICO liquidez, la línea a corto plazo del Instituto de Crédito Oficial (ICO), que también constituyó otro préstamo en 2008 de 2,5 millones de euros financiado también con la línea liquidez de la entidad financiera pública al 50%. A esto hay que añadir las líneas de crédito, no sólo utilizadas al máximo, incluso excedidas. De 6 millones de euros concedidos, repartidos entre tres Bancos, a 31 de diciembre de 2014 tenía dispuesto 6,09 millones de euros.

Pérdidas millonarias

Esta pésima gestión tiene el máximo reflejo en la cuenta de pérdidas y ganancias de la gestora inmobiliaria de Comisiones Obreras, con unas pérdidas en 2014 de 2,2 millones de euros.

Aunque el número de personal se ha reducido en 10 personas, de 49 trabajadores en el año 2013 a 39 en el año 2014, el ajuste ha afectado prácticamente en su totalidad a administrativos y comerciales, que han visto reducida su plantilla en 9 personas. Mientras, se mantienen los 5 puestos de trabajo en el Comité de Dirección y otros 4 como directores de delegaciones. Un despropósito más que sumar a Comisiones Obreras, el sindicato que da lecciones pero que permite todo tipo de chanchullos con una pésima gestión financiera a su alrededor.

Doinel Castro