Menú Portada
La novia de Antonio Puerta asegura que no tiene sentencias en firme en su contra

Violeta Santander, responde: “Es absurdo que digan que estoy condenada”

Octubre 9, 2008

Tras las últimas informaciones que aseguran que Violeta Santander fue condenada por participar en una reyerta, la protagonista insiste en que se trata de una sentencia recurrida. Y, mientras, Jesús Neira respira por sí mismo sin necesidad de respirador artificial.

pq_609_violeta.jpg

Cuando Isabel Cepeda descubrió que su marido, Jesús Neira, volvía a respirar por sí mismo, su penetrante mirada se anegó de lágrimas esperanzadoras. Su estado sigue siendo crítico y sus progresos son lentos y desconcertantes, pero las expectativas de los facultativos auguran una favorable recuperación. El avance del profesor en esa senda por la vida, coincide con la esperada decisión de la Audiencia Provincial de Madrid de mantener en prisión a Antonio Puerta, el supuesto agresor, ante la existencia de un grave riesgo de fuga. En declaraciones ofrecidas a la agencia Efe, Isabel Cepeda, que estos días ha vuelto a denegar invitaciones para acudir a diversos espacios televisivos, ha confesado sentirse muy satisfecha. Para la profesora, que desde el pasado día dos de agosto vive enclaustrada entre las cuatro paredes de un hospital, la decisión de la justicia le sirve como aliciente para seguir luchando en una batalla que parece eterna. Siempre amable y cercana con los medios de comunicación, Cepeda no quiso hacer declaraciones acerca de las entrevistas televisivas de Violeta Santander. Sin embargo, me insisten en que Isabel lloró de impotencia el día en que supo que la Santander pretendía ventilar su tragedia a cambio de treinta mil euros. Pese a los comentarios que la tachan de excesivamente fría ante las cámaras, lo cierto es que su dolor es incuestionable.
 
Violeta se defiende
 
Su comportamiento mercantilista no tiene justificación, pese a que la supuesta enfermedad psicológica que le aqueja desde hace años le evita discernir con normalidad entre aquello que está moralmente aprobado y lo que supone un atentado contra la ética y la dignidad de la mujer. Me insisten en que Violeta Santander sufre las iras de un trastorno mixto de la personalidad que podría explicar su negativa a reconocer que es una mujer maltratada. Nadie sabe. Lo cierto es que desde que decidiera saltar a la palestra, su biografía ha pasado a formar parte de las tertulias y debates televisivos. Hace unos días, el programa ‘Está pasando’ de Telecinco reproducía una sentencia en la que se condenaba a Violeta por una supuesta reyerta ocurrida en Tenerife. Al otro lado del teléfono, la voz de Santander suena algo más sosegada que en sus intervenciones esporádicas en televisión y niega, categóricamente, tener una sentencia firme en su contra: “Es una información que no se sostiene de ninguna de las maneras”, me explica. Según su versión, esta noticia no es más que “otra mentira más sobre mi persona que no tiene ningún tipo de sentido” y apunta con firmeza: “No hay ninguna sentencia en firme en mi contra. Esa historia todavía está en los tribunales y está todo recurrido, así es que no pueden decir que estoy condenada por nada ni por nadie”.  
 
Por Saúl Ortiz
saul@extraconfidencial.com