Menú Portada
Fue el primer socio que tomó la palabra en la asamblea para criticar a Calderón y le cerraron los micrófonos

Villaverde: “Hubo más tarjetas rojas que blancas, no hay duda de que hubo pucherazo”

Diciembre 8, 2008

"El secretario de la Junta le hizo un flaco favor a Calderón con su actitud sectaria y poco acorde con cualquier principio democrático"
"Lo de los Ultras Sur fue una vergüenza que va a ser la sentencia final de Calderón, porque esto es inadmisible"
"Dicen en Internet que lo tendrán que desalojar del sillón, la Policía, la Guardia Civil y un cerrajero para romper las cadenas con que se va atar al sillón"
"Soy de los que opinan que debe presentarse una moción de censura y luchar por ganarla, teniendo en cuenta que el descontento del madridismo es clamoroso"
 

pq__av-asamblea.jpg

Ramón Calderón quiso culpar a la oposición de lo ocurrido en la asamblea del Real Madrid, aunque salvo para algún medio que se mostró tibio en la crítica la prensa dejó bien claro que la responsabilidad del bochorno sufrido por el madridismo fue provocado y fomentado exclusivamente por el propio Calderón y su junta. La oposición se limitó a criticar la gestión, pero ni eso pudo porque el secretario de la junta cerró los micros a todos los que se atrevieron a hablar en contra del presidente. Los gritos contra la presidencia fueron exclusivamente la réplica la falta de democracia mostrada por los responsables del club. Quiso también Calderón acusar a los opositores de reventar la asamblea, pero la verdad es que fue él dando entrada a los Ultras Sur el que lo tenía todo controlado por si las cosas se le torcían, como así ocurrió.
Afortunadamente la manipulación de Calderón no encontró apenas eco en los medios de comunicación, antes los que quedó retratado. Las acusaciones hacia Florentino Pérez, siempre sin nombrarle, fueron sus argumentos, pero el desprecio hacia los que le son críticos ha podido ser su gran error en un momento en el que ni le acompañan los resultados ni los resultados económicos ni los sociales. Ahora desafía a Florentino a que se atreva a presentarle una moción de censura y tacha de “cobardes” a sus opositores por no planteársela. En sus cálculos está que aunque se logren las 200 firmas de compromisarios, en ningún caso se llegará a los 1.001 votos para sacarle de la presidencia. Igual es otro desliz por su parte, pero eso sólo lo puede decir el tiempo.
Alberto Villaverde fue la primera víctima del secretario de la junta, José Manuel Serrano Alberca, porque también fue el primer opositor al que se le permitió hablar. En realidad fue el primero en ponerse en la cola de intervenciones pero cuando llegó se encontró que el club había preparado una lista con 25 nombres. Muchos de ellos ni siquiera fueron a la asamblea. Y cuando por fin subió al estrado se encontró con las amenazas de la mesa presidencial, los insultos de los Ultras Sur y la tiranía del ínclito Serrano que le cerró el micrófono y le obligó a abandonar el estrado. Luego les pasó lo mismo a otros muchos y al otro líder de la oposición, Eugenio Martínez Bravo.
– Señor Villaverde, ¿se sintió usted impotente ante la actuación del secretario de la junta?
– El secretario de la Junta le hizo un flaco favor a Calderón con su actitud sectaria y poco acorde con cualquier principio democrático, pues hasta el más ingenuo de los presentes en la Asamblea se dio cuenta. La prensa fue testigo de que cada vez que la intervención no favorecía a la directiva o le quitaba la palabra o bien le cortaba porque decía que salía del orden del día o permitía las interrupciones de los reventadores de la platea. Nunca se había usado en ninguna Asamblea -y llevo más de 25 años participando en ellas- el artilugio que usó Serrano para cortar el sonido del micro. Y si a todo esto le unimos que tenían una lista prefijada de 25 intervenciones favorables, la vergüenza fue mayúscula.
– El propio Calderón trató de desprestigiarle, aunque la propia asamblea no se lo permitió. Le acusa de estar procesado por la falsificación del voto por correo.
– A Calderón le negué mi apoyo en la campaña y no me lo perdona, ni tampoco me preocupa, porque yo nunca tuve dudas en apoyar a Villar Mir. Creo que entre él y Alfonso Carrascosa intentaron hacer un montaje apoyando el colosal engaño a la jueza Aparicio. Tras las elecciones observamos cosas raras como que Carrascosa se reunía en algunos pueblos con socios, les daba entradas, abonos, carnet de nuevos socios, visitas y fotos en Valdebebas, incluso en un pueblo fletó un autobús para un partido frente al Steaua, a cambio de negar su voto ante la Policía o denunciarlo. Llamé a Villar Mir y nos reunimos con los socios en Ponferrada acordando pasar uno por uno ante un notario para firmar un acta de ratificación. Más del 95% lo hicieron, por lo que el resto suponemos que algo han debido hacer… El informe de la Policía dice claramente que casi todos ratificaron haberme dado sus votos a mí y su inequívoca voluntad de votar a Villar Mir. Pero ni estoy procesado ni imputado ni nada parecido.
Estos días desde el entorno de Calderón intentó amordazarme con ese asunto de cara a la Asamblea, incluso me anunciaron que saldría algún espontaneo. Lo curioso del caso es que el mensajero fue José Bernabéu, máximo responsable de peñas del club que sí debe andar preocupado con esto del voto por correo. No en vano la peña de la que fue presidente sí parece estar implicada en esta trama, pero no me preocupa lo más mínimo.
– Dice Calderón que los que tuvieron el poder y lo perdieron no se resignan a ello y tratan de volver al club a toda costa. 
– Yo he sido un significado “florentinista”, pues después de aguantar 15 años a Mendoza y a Lorenzo celebré con júbilo su llegada y no me equivoqué. Sentí muchísimo su marcha, pero no por mí, pues yo nunca me aproveché de nada del Real Madrid. Y fíjese en qué manos fuimos a caer. Tengo la esperanza del regreso de Florentino, pero no lo sé con seguridad. En cualquier caso él está muy ocupado y no anda perdiendo su tiempo en intrigas ni operaciones raras. Calderón nos está uniendo a los que nos sentimos avergonzados de la gestión actual y de la trama que tiene organizada para mangonear al club.
– Lo de la votación fue ya el sumo de la antidemocracia.
– Pedimos el voto en urnas porque no nos fiábamos y no nos equivocamos. Creo que ganamos la votación los contrarios a Calderón, pues vimos más tarjetas rojas que blancas, por lo que no tengo dudas de que hubo “pucherazo”. Varios socios están estudiando la posibilidad de impugnar el resultado… pero visto lo visto, la justicia beneficia a los “listillos” como Calderón.
– Y también dice que no fue él quien llevó a los Ultras Sur a la asamblea, que éstos le apoyan a su pesar. Pero la verdad es que el célebre Nanín estaba entre ellos dirigiendo el cotarro.
– Les falló lo de llevar a los vecinos de un pueblo de Toledo y de algún otro sitio más y por ello decidieron contratar profesionales. Todos vimos cómo entraban por una puerta lateral, dejando sin espacio a los socios de siempre y cómo tenían hasta director de orquesta. Una vergüenza que va a ser la sentencia final de Calderón, porque esto es inadmisible. Y la prensa fue testigo de que el inefable Nanín parecía uno más.
– ¿Tienen ustedes la sensación de que Ramón Calderón se siente un presidente provisional y ve fantasmas por las esquinas?
– Calderón nunca ganó las elecciones y ahora que se ha confirmado por la Policía tras hablar con los socios, menos todavía. Cualquier persona con un mínimo de dignidad se hubiera marchado ya, pero éste aguanta lo que le echen. Yo me puse en su pellejo en la Asamblea y allí mismo me hubiera largado. Pero él tan campante y al final hasta sonrió, al ver consumado su tongo. De coña.
– ¿Por qué cree que se aferra al sillón?
– Calderón sólo se va a ir cuando no tenga otro remedio. El otro día decía uno en Internet que lo tendrán que desalojar del sillón, la Policía, la Guardia Civil y un cerrajero para romper las cadenas con que se va atar al sillón. Cada día que pasa es dinero y sobre todo notoriedad que para un vanidoso compulsivo como él, vale tanto como el dinero.
– ¿Qué le dice a la prensa que les ha puesto a la misma altura que los Ultras?
– Los socios representantes del Real Madrid siempre han sido dóciles con el poder y solían apoyar al que estaba en el sillón. Que nos lo digan si no al propio Calderón, a Moreno Cariñena -presidente del Castilla- o a mí en los tiempos de Mendoza. Pero es que lo que está haciendo Calderón es muy lamentable, pues se puede ser un inútil, pero no quebrar todos los principios éticos habidos y por haber. Es muy difícil manejar el dinero ajeno. No somos ultras, estamos muy cansados de aguantar y ver lo que está haciendo con el Real Madrid. La paciencia tiene un límite y Calderón la ha sobrepasado.
– Calderón les ha retado a una moción de censura y les llama cobardes por no presentarla.
– Yo esperaba haber ganado de calle la Asamblea última y que no hubiera hecho falta la moción de censura. Es muy fácil presentarla, pues sólo hacen falta 200 avales de compromisarios para ello. Pero es más difícil ganarla, pues tienen que votarla el 50% del total o sea unos 1.000 socios. Y la convocatoria la hará él cuando mejor le venga. Si tenemos en cuenta que el promedio de asistencia ronda los mil… la dificultad se agrava. Yo soy de los que opinan que debe presentarse y luchar por ganarla, teniendo en cuenta que el descontento es clamoroso.
– ¿Unirán ustedes sus fuerzas con la Plataforma Blanca?
– Todos somos pocos para poner orden en el Real Madrid. Una vez fuera estos señores, ya Dios dirá lo qué harán los futuribles candidatos. Yo no aspiro a nada de nada, ni a directivo ni por supuesto a presidente, yo vivo en Ponferrada muy a gusto y así pienso seguir. Eso sí, sólo votaré al candidato que me garantice que se hará una auditoría en toda regla de la gestión de estos señores y se denunciará cualquier irregularidad sin piedad alguna. Será la única manera de evitar que lo que nos está pasando se repita en el futuro.
– Lo de la “desamortización de Calderón” no me diga que no ha sido ingenioso para variar el sentido de los números, de forma legal.
– Llevan dos años perdiendo dinero y encima vanagloriándose de todo lo contrario. Y claro está que no están dispuestos a avalar el 15% como marca la ley cuando hay pérdidas. Por eso hacen todas las filigranas contables que pueden aunque nos cueste la broma un riñón en impuestos. La forma de contabilizar de Florentino Pérez con motivo de la venta de la Ciudad Deportiva, amortizando todo lo amortizable para evitar pagar 150 millones de euros en impuestos, les ha venido muy bien. Ahora cambian el criterio y aquello que se metió como gastos, ahora lo meten como ingresos 4 años después, aunque la broma nos cueste 26 millones en impuestos, 16 directos y 10 en futuras compensaciones. Pobre Real Madrid.