Menú Portada
En marzo presentará un recurso contra la Orden Ministerial que obliga a convocarlas durante el primer trimestre del año

Villar ya ha iniciado el proceso para convocar las elecciones después del verano

Enero 13, 2008

La Federación Española de Fútbol (RFEF) presentará un recurso contra la Orden Ministerial que le obliga a convocar elecciones a la asamblea y a la presidencia federativa antes del 31 de marzo. El recurso se presentará lo suficientemente tarde como para que con los plazos en la mano la convocatoria electoral no pueda producirse antes del verano, lo que obligará a celebrar los comicios nunca antes de septiembre, si bien su intención es que sean en noviembre, como hace cuatro años.

pq_430_raulyvillar.jpg

Ya les dijimos en su día que la Orden Ministerial elaborada por el Consejo Superior de Deportes (CSD) fue la prueba palpable de que el secretario de Estado Jaime Lizavesky eludía la confrontación con Angel María Villar en un intento de no crear más conflictos al Gobierno de Zapatero en época electoral, con la idea en conservar su puesto si el PSOE vuelve a ganar las elecciones del 9 de marzo. Lo mal elaborada que estaba la OM, con puertas de escape por cada artículo, fue la primera batalla ganada por Villar en su deseo de perpetuarse en el cargo.
Publicaba esta semana el diario As que el presidente Villar manifestó ante su directiva tras la petición por parte de la Asociación Nacional de Entrenadores de Fútbol (ANEF), que “lo que no ha conseguido el forrabolas del Consejo Superior de Deportes, no me lo va a imponer él (por el presidente de los entrenadores). Las elecciones se van a celebrar en noviembre“. Ignoro si es una cita precisa, pero desde luego que está en el espíritu de lo que pretenden hacer los que mandan en la RFEF. De cómo se lo ha tomado el ‘forrabolas’ no tenemos constancia, pero merecido se lo tiene por hacer la s cosas tan rematadamente mal como lo ha hecho en estos cuatro años, especialmente en lo referente a la gestión de las federaciones.
Ya conocen la OM y si no aquí se la volvemos a añadir en el archivo adjunto. La RFEF, como todas las federaciones que no tengan deportistas en los Juegos de Pekín, está obligada a convocar su proceso electoral antes del 31 de marzo, lo que con el calendario en la mano, llevaría a las urnas en el peor de los casos antes del 31 de julio. Pero una norma transitoria permite pedir a las federaciones un aplazamiento si es por causa razonada. La RFEF la tiene muy clara: en el mes de junio se celebra la Eurocopa de naciones con presencia de España, y el proceso electoral puede interceder en la preparación del equipo. Otra cosa es que la Junta de Garantías Electorales lo admita o no.
Pero parece que Villar y los suyos no quieren ir por ahí porque podría entenderse como una acotación de una orden que ellos entienden impositiva y contra la ley que habla de elecciones cada cuatro años, y ese período concluye en noviembre. Ese será el argumento de la RFEF, que obligada a entregar a la Junta Electoral el reglamento de sus elecciones antes del 9 de marzo, presentará el recurso sobre el 7 de marzo, con lo que comenzará a ganar tiempo.

La oposición pide que se convoquen ya

Sabedores de esta estrategia, la oposición a Villar encabezada por el ex presidente del Mallorca, Mateo Alemany, ha solicitado la convocatoria de los comicios. Siete federaciones territoriales, las de Cataluña, La Rioja, Aragón, Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha y Andalucía, exigen a Ángel María Villar que convoque elecciones antes de que finalice el mes de marzo, tal y como dispone la OM. Y también lo ha solicitado al CSD, a la Junta de Garantías Electorales.
Pero de ahí no pueden pasar, todo depende de la junta directiva que preside Angel María Villar y de sus equipos jurídicos que no alterarán ni un día su estrategia de demora. Alguien se preguntará por qué todo este proceso, si como el propio Villar dice está seguro de ganar las elecciones. La respuesta es que no está tan seguro de ganarlas, que sabe que los votos que decidirán serán los 30 de la Liga de Fútbol Profesional, y salvo el del Real Madrid no tiene ninguno más asegurado. El Barcelona y el Betis, principales valedores hace cuatro años, le han dado la espalda. Y en manos de quién estarán esos 30 votos, de los 42 clubes profesionales, no se sabrá hasta que se celebren las elecciones a la asamblea en cada estamento que la componen. Porque puede que el Real Madrid ni tan siquiera salga elegido representante en la LFP.
Ante esa incertidumbre, Villar no quiere riesgos y como mínimo pretende estar en la Eurocopa como presidente de la RFEF. Tampoco ignora que el día que deje de ser presidente, tantos los cargos de la UEFA como los de la FIFA los perderá, no porque las normas de estos organismos lo exijan, sino porque los nuevos rectores de la Española lo demandarán, y el poder del fútbol español en el mundo es grande.

Dice Villar que se celebrarán en noviembre las elecciones. Igual el próximo secretario de Estado no es tan blando como el actual y pide la inhabilitación del cargo para un presidente que ya ha acumulado suficientes motivos contables para no poder estar en la presidencia y mucho menos poder optar a una nueva reelección.