Menú Portada
El informe judicial tiene muy preocupado al presidente de la RFEF, que teme que le pase factura electoral

Villar ofrece la cabeza de Padrón para seguir en el poder

Julio 20, 2008

Angel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF) y candidato a la reelección, está dispuesto a entregar en bandeja la ´cabeza´ de su hombre de confianza, el vicepresidente Juan Padrón, a cambio de seguir en el cargo. El informe de los peritos judiciales hecho público esta semana, pero que Villar tenía en su poder desde antes de la Eurocopa, le ha llevado a hacer movimientos para no perder el poder. Sabe que Padrón es en estos momentos un lastre en sus intenciones.

pq__padron_lacabeza.jpg

Puede que a algunos les sorprenda esta afirmación, pero Padrón ya no es ‘útil’ a Villar. Su hombre fuerte, el que con sus apoyos del fútbol base le ha mantenido durante veinte años en el cargo, se ha convertido de repente en la gran lacra que le puede llevar fuera de la RFEF. El informe pericial de la causa penal que se sigue contra Villar, Padrón y otros tres directivos de la Federación, ha puesto en alerta a Villar. Se trata de un informe especialmente duro con el vicepresidente Padrón y el administrador José María Castillón, que tampoco deja nada bien al propio Villar. Pero todo el mundo sabe que en las batallas hay que sufrir bajas para ganar las guerras, y el ambicioso Villar, esta vez, no va a reparar en nada. Si hace tres meses tenía las elecciones perdidas, ahora sabe que las tiene ganadas. Su maniobra ante el CSD, con la amenaza de la FIFA al fútbol español, le salió a la perfección. Tiempo era lo que necesitaba para debilitar al enemigo, y eso es lo que ha ganado. Ha llevado las elecciones al 21 de noviembre y puede que para ese día no haya ni siquiera rival en las urnas.
Pero nada es gratis. Varias de las federaciones territoriales hostiles parece que han pactado con Villar. Catalana, Manchega, Balear, Andaluza, Riojana… con todas se ha reunido y las que no han cambiado de bando, al menos no van a ser combativas. A nivel político, dentro de las mencionadas comunidades autónomas controladas por el PSOE, se ha ordenado el alto en la lucha contra Villar. Pero, ¿a cambio de qué? Que Juan Antonio Padrón Morales salga de la RFEF. Y Villar ha aceptado. Todo menos salir él.
Ya durante la Eurocopa, con el informe pericial en la mano, Villar se movilizó, recurrió a los asesores jurídicos y la estrategia de salvación quedó marcada rápidamente. Villar, que siempre dijo la célebre frase de “pongo la mano en el fuego por Padrón”, tras conocer el informe pericial y preguntado por los allegados, varió el discurso por un “hay que respetar la presunción de inocencia”, refiriéndose a Padrón. Claro que también podría referirse a él mismo, que según los peritos presuntamente se lucró de forma indebida gracias a su cargo en la RFEF.
Claro, que quien piense que Padrón se va a dejar utilizar como cabeza de turco va listo. Hasta el día de hoy Villar y Padrón se han apoyado y respetado, aunque últimamente el distanciamiento era visible. Muchos se preguntaban por qué Villar le mantuvo en su puesto pese a todas las denuncias y problemas que le acarreaba. La respuesta quizás haya que buscarla en dos frases que Padrón ha repetido a quien le ha querido oír en los últimos tiempos: “El presidente es cosa mía. Que esté calladito”. La segunda frase iba dirigida al administrador José María Castillón, con quien ha compartido muchos de los viajes denunciados en el informe pericial y que les reproduciremos esta semana: “Peor opinión que tengáis vosotros sobre Castillón la tengo yo. Pero es un mal necesario, y si no que se lo pregunten al presidente”. La pregunta por nuestra parte es qué saben o tienen Padrón y Castillón de Villar. La respuesta puede valer una presidencia.