Menú Portada

Vázquez versus Jorquera. Tablas apalabradas.

Octubre 10, 2012

El 2 de agosto de 2005 el líder socialista, Emilio Pérez Touriño, accedía a la presidencia de la Xunta de Galicia a través de un pacto electoral con el Bloque Nacionalista Galego de Anxo Quintana. Siete años después y en un set televisivo se han percibido los primeros vestigios de lo que podría suponer un nuevo bi, tri, tetra o pentapartito, ya que cinco son los partidos que se presentan como alternativa de izquierdas al gobierno de Alberto Núñez Feijóo. El ejercicio político comprendido entre 2005 y 2009 sucumbió con un gran desbarajuste entre los dos socios que regentaban la Xunta de Galicia, siendo inviable en algunos puntos llegar a un acuerdo que fuese benévolo para la Comunidad. Una opción que vuelve a resurgir y que se ha de respetar, pero una opción que ya naufragó una vez. Ahora –en 2012- hay muchos capitanes ávidos de galones, pero cuantos más se suban al barco, más peligrará su estabilidad.  
 
Todo era expectación por conocer que daría de sí el segundo debate de la serie a tres que nos atañe. Un debate entrecomillado por quién se sentaba a la mesa redonda. Dos líderes políticos –Pachi Vázquez y Francisco Jorquera– que a lo largo de la campaña ya habían expresado su intención de establecer una coalición postelectoral y gobernar en alianza. Y esta cohabitación se trasladó al plató 5 de la Televisión de Galicia. Marga Pazos -una moderadora sagaz que está llevando los debates por el camino de la política y de la cordialidad- no tuvo en la noche de ayer mucho trabajo. Ataviada con un vestido rojo que evocaba ideales políticos sentados a su diestra y siniestra, la presentadora gallega volvió a ponderar los debates celebrados en la televisión pública de Galicia: “unos debates que interesan y son necesarios”. Mientras tanto los protagonistas mostraban sus semblantes más apacibles. Todo lo que se mascaba en las horas previas al evento se certificó en sus primeras palabras. Guiños, gestos, complicidad y locuciones de concordancia repetidas hasta la saciedad, inundaron un debate pactado de antemano. Elementos que confirmaban el “contubernio político” del que había hablado Beiras semanas atrás. Un debate en el que Vázquez buscó en más de una ocasión llevar a Jorquera por la senda del menoscabo a Feijóo, sin éxito en la mayoría de sus tentativas. El candidato nacionalista no mordió la manzana y se limitó a establecer que “lo que tenga que decirle a Feijóo se lo diré mañana”. Severidad y cortesía que quedaron en nada cuando se refirió a la lengua y cuando pronunció su conclusión final.    
 
Pachi Vázquez irradiaba calma chicha, quizás por saberse parte de un diálogo donde no tenían cabida las hostilidades. Desde una posición corporal distendida –el contrapunto de la contraída la velada anterior- comenzó su alegato proponiendo un “camino nuevo con la política en el eje de la vida de los ciudadanos”. Volvió a deslindarse del “camino de Rajoy y Feijóo para poner en marcha políticas para crecer”. Vázquez utilizó para su beneficio el Informe del Consello de Contas de Galicia –público desde la mañana de ayer- y en el que aseguró, se alude a “un desvío de en las cuentas autonómicas de 2010 que permitieron falsear el déficit”. Un informe que tiene una doble lectura y que por seguro, no quedarán aquí sus interpretaciones. Un Francisco Jorquera más descafeinado pero más firme –quizás por su indumentaria-, habló de la importancia de unos debates para los que el BNG “no puso condiciones previas y propuso una reforma de la Ley electoral para su obligatoriedad”. El candidato nacionalista realizó un llamamiento a las urnas para que “la sociedad exprese su malestar y se movilice”.
 
Economía y sectores productivos
 
“Esta crisis va de economía”, comenzó Vázquez. Propuso “poner encima de la mesa propuestas y medidas contra el paro y propuestas de nueva fiscalidad para invertir en empleo”. Vuelve a reprochar las cifras del paro a Feijóo y enumera 25.000 becas para jóvenes, financiación para PYMES y “más fiscalidad”. Jorquera -precipitado y con ansia de transmitir más de lo que realmente engloba el programa del BNG- suscribe las palabras de su oponente. “En un contexto de crisis la primera medida es generar empleo, para eso proponemos un nuevo modelo económico para Galicia y un banco público gallego”. “Que Galicia pueda vivir de su trabajo”, exige. El líder nacionalista, más aguerrido y combativo, lanza la primera piedra contra el PSOE al recordar el “modelo de restructuración económica de Zapataero y Rajoy que consistía en rescatar a la banca para después compensar ese gasto con brutales recortes a las familias. Por eso el BNG propone en Galicia una estrategia totalmente distinta. Un banco público gallego que tenga como función primordial financiar nuestra economía y evitar el expolio de nuestro pueblo”. Vázquez vuelve a coincidir alertando el peligro de “dar el dinero del banco de titularidad pública –NGB- a manos privadas” y esgrimiendo una “fiscalidad que repercuta a los ciudadanos” que va a generar “300 millones de euros para apuntalar la sociedad”. Jorquera insiste en el “modelo de financiación autonómica” y en la relevancia de “incrementar el autogobierno en Galicia. Que Galicia pueda participar directamente en Europa siempre que se trate de sus intereses”. Vázquez elogia de nuevo las políticas “muy interesantes” del BNG. Se centra ahora en el “financiamiento, palabra clave”. Propone un instituto público de crédito y finanzas ya que “si el 70% del crédito del IGAPE queda sin ejecutar algo va mal”. Jorquera augura mejores políticas para los sectores “lácteo, pesca y naval”. “Galicia era la despensa de España, ahora la mayoría de los productos vienen de fuera”.
 
En el cierre del bloque económico, Vázquez vuelve a cargar contra el PP y advierte que “las recetas de la derecha son veneno para nuestra economía”. “Reducir gasto improductivo y destinarlo a un objetivo claro, generar empleo”. “Hay futuro para este país si abandonamos esa senda que nos lleva hacia el abismo que es Portugal o que es Grecia”. Jorquera censura abiertamente “la crisis del capitalismo salvaje del modelo neoliberal” y se desentiende de las ataduras de una futurible coalición postelectoral: “la agenda de recortes la empezó Zapatero y ustedes están practicando recortes en muchas autonomías”.
 
Bienestar y servicios sociales
 
“La derecha se está aprovechando de la crisis desmontando el estado de bienestar, para recortar derechos que llevó décadas conquistar. Para el BNG los servicios públicos y las políticas sociales son una prioridad” establece Jorquera en el prólogo del segundo bloque. Los dos candidatos encontraron otro nuevo punto de consenso en la retirada de conciertos a los colegios que segregan por sexos. “No puedo estar más de acuerdo” le agasaja Vázquez. Conmigo como presidente “se garantizarían la educación y la sanidad pública, universal y gratuita”. “Hay que invertir cada año más que el año anterior” a través de medidas fiscales que reportarían 200 millones de euros. Compromete además “100 millones de euros más cada año para satisfacer las necesidades de los dependientes”.
 
Jorquera aboga por “políticas que apuesten por la creación de empleo y por los servicios sociales” y sanciona el modelo actual “enormemente descentralizado en la gestión del gasto y enormemente centralizado en la gestión de los ingresos”. Vuelve a llamar la atención al PSOE, quien votó en contra de unos impuestos que generarían “536 millones de euros más para Galicia”. Vázquez retoma el epígrafe de la educación “puerta para salir de la crisis”. “Hay que Invertir en formación y no dejar salir a los grandes cerebros de esta sociedad”. Jorquera reincide en que sin la modificación del “modelo de financiación autonómica es imposible tener una educación de calidad y una sanidad pública” y compromete un concierto económico similar al vasco. Vázquez redunda en la sintonía que los une y –de una vez por todas- acepta el envite de Jorquera estableciendo cortapisas: “dentro del marco de la constitución cualquier herramienta que mejore nuestra economía y nos de fuerza para nuestro autogobierno tendrá nuestro apoyo”. Sin embargo, no pierde la oportunidad de golpear nuevamente al PP desde un cariz de mitin electoral “en el rescate hay cláusulas”.
 
Autonomía
 
El tercer bloque encarnaba uno de los puntos básicos de la ontología nacionalista. Jorquera comenzó desde una posición didáctica “soberanía significa algo tan simple como que un pueblo debe tener plena capacidad de decisión sobre sus asuntos”. Vázquez suma y sigue: “el autogobierno es bueno para Galicia. En autogobierno ningún paso atrás” y vuelve por sus fueros “quien le hizo un daño casi irrecuperable a este país fue el señor Feijóo en referencia al Estatuto. Jorquera se vuelve a desmarcar de las críticas a Feijóo y le reitera que lo tratará mañana. “Galicia es una nación y en la siguiente legislatura se va a jugar también el futuro de Galicia. Va a tener la misma capacidad de decisión que Cataluña o el País Vasco”, asegura. Vázquez parafrasea: “Galicia jugará siempre en la liga de las nacionalidades históricas de España. Van a estar siempre en el mismo nivel de competencias”. Jorquera trae a colación el tema de las diputaciones provinciales. “Su supresión supondría 400 millones de euros más”, aduce. Vázquez evita el alambre del soberanismo antes de entrar de lleno en el tema lingüístico: “hablo gallego, siento en gallego y sueño en gallego”. Repite lo planteado ayer “voy a anular el decreto del gallego, porque me parece la mayor afrenta a nuestra lengua”. El maridaje de ideas sale a escena de nuevo en boca de Jorquera: “si soy presidente de la Xunta también derogaré ese decreto vergonzoso. Tener una lengua propia favorece el desarrollo de nuestro país porque tiene una industria cultural que se expresa en nuestro idioma”. Tras mostrar ambos aspirantes su incondicional apoyo a los trabajadores de Alcoa –compañía eléctrica gallega con problemas de viabilidad- ensalzaron el papel del autogobierno como herramienta. Vázquez apuntó también hacia una “Ley de transparencia que le permita a este país saberlo todo y que le haga sentir a esa gente que es posible recuperar confianza en la política”.
 
En su intervención final, Jorquera conminó a la sociedad ya que “está en juego nuestro bienestar”. En su alusión más directa al PP consideró tener “una doble oportunidad para poner fin al peor Gobierno de nuestra historia, el de Feijóo y para frenar los recortes de Rajoy”. Un Vázquez más reflexivo aseguró que “Galicia tiene futuro, hay alternativa”. En una estampa que recordaba al Tío Sam reclutando marines para la Armada estadounidense, comunicó al telespectador: “el voto es suyo. Usted es muy poderoso”.
 
Jesús Prieto