Menú Portada
El consejero delegado de Telecinco exige mayor información sobre los medios y su directora de comunicación no se entera

Vasile llama a capítulo a Mirta Drago

Octubre 29, 2007

Paolo Vasile, consejero delegado de Telecinco, ha roto la entente cordiale que mantenía con su directora de comunicación, Mirta Drago. El fichaje por parte de Antena 3 de dos actores de la serie de éxito Escenas de Matrimonio, publicado con gran despliegue por todos los diarios, le atragantó el desayuno al todopoderoso Vasile.

pq__paolovasile.jpg

Ni una seña, ni el resquicio del rumor, ni una brisa de información llegó al despacho de Mirta Drago con la antelación suficiente para avisar al jefe. Nada de nada. Los periodistas que llevan los asuntos de la tele en los periódicos pagaron a Mirta Drago con la moneda de la indiferencia; una moneda que Mirta ha utilizado con reiteración en su trato con los informadores.
Un fallo en la gestión de un departamento que tiene tanto de difusor como de receptor de información. Y lo peor es que la sucesión de acontecimientos ha seguido haciendo daño a Telecinco. Cuentan fuentes del canal que Mirta Drago lleva mucho tiempo asentada en el éxito ajeno –las cuotas de audiencia que consiguen casi todos los programas de Telecinco-, con lo que ha descuidado el trabajo diario. Incluso, asentada en ese cómodo escenario, Mirta Drago solicitó –y según las fuentes consultadas se le concedió- un presupuesto mensual para vestuario. La imagen, vivimos en la sociedad de la imagen.
Ahora, el fichaje de los actores Pepe Ruiz (Avelino) y Marisa Porcel (Pepa), exitosos protagonistas de la serie Escenas de Matrimonio, ha puesto al descubierto las condiciones laborales que suele aplicar José Luis Moreno en su productora Miramon Mendi, hoy propiedad en un 15% de Telecinco tras romper su relación con Antena 3 TV. Resulta que según la asociación de actores, Pepa y Avelino trabajaban a destajo y sin contrato laboral alguno. Sospechan los actores que ésta es una costumbre de José Luis Moreno y, de ahí, que le hayan enviado a la inspección de trabajo.
La cascada de noticias negativas sobre Telecinco borra de las páginas de los periódicos éxitos de programación recientes y hasta la carrera final de la Fórmula 1 en Brasil fue titulada bajo el signo de que Telecinco no había logrado batir el récord de audiencia de la pasada edición. “¡Pero, ¿quién está al frente del departamento de comunicación de esta casa?!”, preguntó asombrado y cabreado un directivo de Telecinco en la habitual reunión matinal de audiencias. Tras un silencio espeso –Mirta Drago estaba presente-, uno de los asistentes se atrevió a decir: “Nadie”.
Así las cosas, Paolo Vasile ha dicho basta. A partir de ahora quiere resultados y que Telecinco recupere el buen nombre y se arrope con los éxitos de audiencia que consigue de forma habitual.
A Mirta le han dicho con claridad y rotundidad que si no es capaz de superar a Antena 3 en la repercusión que ambos canales tienen en los periódicos, ya se puede buscar otro trabajo. Y es que vienen tiempos muy difíciles en los que ya no basta con lucir ciertos modelitos.