Menú Portada
LAS CUENTAS DE GALICIA AL DESCUBIERTO (II)
No hay estudio económico que justifique ni condiciones ni precios del servicio

Urgencias Sanitarias de Galicia contrata servicios de ambulancia sin conocer las necesidades a cubrir

Febrero 11, 2009

El último informe de fiscalización de 2006 destaca que la contratación de los servicios de ambulancia carece de informe que justifique las necesidades a  cubrir
No justifican el procedimiento seguido para la contratación
Se determinan diferentes precios de forma arbitraria
Valoran hasta con un 30% de puntuación la solvencia del contratista, cuando no debería ni considerarse
La oferta económica sólo tiene un peso del 10% en muchos casos


Contratar servicios de ambulancias aleatoriamente, así lo ha desvelado el último informe del Consello de Contas de Galicia sobre la Fundacion Urxencias Sanitarias de Galicia 061. Según destaca el informe, destaca la ausencia del preceptivo informe de carencia de medios, requerido en todo contrato de servicios, que debe fundamentar la falta de adecuación o la conveniencia de no ampliación de los medios personales y materiales con que cuenta la fundación para cubrir las necesidades que se trata de satisfacer a través del contrato.
Pero estas no son las únicas irregularidades importantes, ya que no se justifica la elección del procedimiento seguido para la contratación, y en particular la decisión sobre la desagregación practicada, no se incorpora un estudio económico que fundamente las decisiones y justifique las condiciones económicas establecidas, con particular significación respecto del sistema de determinación del precio.
Externalización innecesaria
Las irregularidades no sólo se centran en la contratación de servicios de ambulancias, también por contratar servicios que deberían realizar el personal propio de Urgencias Sanitarias de Galicia. Así, se ha recurrido a los servicios de una asistencia técnica contratada para el análisis de la documentación presentada por las empresas cuando este trámite debería haberse acometido con medios propios.
El precio presenta una elevada variabilidad entre contratos y su sistema de determinación adopta diferentes modalidades que responden distintas tipologías:
Por un lado, el precio que se descompone en importes diferentes para cada año. Orienta un mecanismo interno de actualización con valores que alcanzan el 11% de diferencia entre la primera y segunda anualidad.
En otros casos, el precio con anualidades iguales durante la vigencia del contrato. Los importes son objeto de revisión de precios, fijándose en algunos casos sus efectos desde el 1 de enero de 2006, con lo que su aplicación tiene lugar seis meses después de la celebración del contrato, tiempo inferior al previsto en la normativa contractual que exige un mínimo de doce para su efectividad.
Falta de publicidad y criterios irregulares
Pero las irregularidades empiezan desde antes de la contratación de estos servicios, estamos hablando de servicios de importante cuantía económica, cuya  licitación no ha sido objeto de publicación en el DOCE, en consonancia con lo establecido en el artículo 203.2, apartado c) del RD Legislativo 2/2000, de 16 de junio.
El criterio de oferta económica presenta un peso muy reducido y de escasa significación en la valoración de las ofertas (10% en las ambulancias básicas y 20% en ambulancias medicalizadas). Dicha ponderación del criterio económico resulta especialmente baja desde una perspectiva racional tal como ha venido a reconocer la Ley 4/2006, de 30 de junio, de Normas reguladoras de transparencia y de buenas prácticas en la Administración pública gallega.
Entre los criterios para la contratación de ambulancias básicas se incluye la “disponibilidad de vehículo adicional para realizar servicios de apoyo” que presenta dificultades para su adecuada acreditación y cumplimiento, y que puede colisionar con la exigencia contractual de disponer de un vehículo de reserva cuyos tiempos de reposición se evalúan entre los indicadores de cumplimiento de calidad del servicio.
El criterio de “otras mejoras” con un peso del 10% no indica ni orienta el tipo de mejoras que se pretenden valorar, incorporando una indeterminación sobre su presentación y evaluación.