Menú Portada

United y City se enfrentan en los octavos de la Capital One Cup en el peor momento para Mourinho y Guardiola

Octubre 26, 2016

El City sigue líder, aunque acumula cinco resultados negativos; el United deambula por la séptima plaza de la Premier

mourinho guardiola

El segundo enfrentamiento entre José Mourinho y Pep Guardiola llega en un momento delicado para ambos técnicos. El portugués mantiene una línea irregular (y, lo que es más preocupante, sin visos de mejora) desde principios de temporada. Por su parte, el de Santpedor se encuentra inmerso en una mala racha de resultados (tres empates y dos derrotas) que ha hecho que se desconfíe aún más de su intocable estilo de juego.

United y City se verán las caras en un partido incómodo para ambos, correspondiente a los octavos de la Capital One Cup (miércoles 26 de octubre, Old Trafford, 21:00 horas). La Copa de la Liga es la hermana fea de las competiciones por eliminatorias en Inglaterra (la más prestigiosa es la FA Cup), pero caer en una ronda tan temprana y ante el eterno rival podría suponer un duro revés (quién sabe si definitivo) para cualquiera de los dos reputados entrenadores.

¿Ha perdido su duende Mou?

El público esperaba expectante esta nueva aventura de José Mourinho en el Manchester United. El portugués regresaba a su campeonato predilecto -la Premier- con un potente presupuesto para fichajes (se ha gastado 185 millones de euros) a su total disposición y con el (a priori) sencillo objetivo de mejorar las sensaciones que dejó el malogrado Louis Van Gaal. Después de un par de meses, las sensaciones en Old Trafford son realmente negativas.

El United no tiene definido aún un patrón determinado de juego y, en muchas ocasiones, se limita a parapetarse en su propia mitad de campo esperando alguna acción individual de sus estrellas. El partido ante el Liverpool (0-0) fue tildado por varios analistas como el peor en mucho tiempo de los ‘red devils’. Para ellos, el United se comportó como un recién ascendido, al encerrarse atrás y no producir prácticamente nada a nivel ofensivo. Su referente en el terreno de juego es Zlatan Ibrahimovic, un veterano de guerra de 35 años que muchos no ven capacitado para liderar un proyecto de tal envergadura. El que todos pensaban iba a encabezar esta plantilla, Wayne Roonye, no ha contado con la confianza necesaria del luso para ejercer de comandante. Mourinho le protege ante los medios pero no lo coloca como titular indiscutible.

Todo esto pasaría a un segundo plano si los resultados fueran positivos. Pero lo cierto es que ese duende competitivo que acompañaba a Mourinho se está diluyendo. El United es séptimo en la Premier y ni siquiera ha sido capaz de ganar todos sus partidos en el grupo A de la Europa League (dos victorias y una derrota). El serio correctivo que recibió en su regreso a Stamford Bridge (4-0 ante el Chelsea) le deja en la peor posición imaginable para recibir a Pep. Hace años el ascendente del portugués con sus jugadores era incuestionable. Ahora no sabemos dónde está.

Guardiola: el estilo no se toca

Pep Guardiola lo ha dejado claro después de la derrota en el Camp Nou y el paupérrimo empate ante el Southampton: seguirá confiando en su estilo, pase lo que pase y pese a quien le pese. La cuestión es que le está empezando a pesar a muchos de los seguidores cityzens. Y eso puede incitar al nerviosismo en la directiva del cuadro celeste. Lo de sacar el balón jugado, formar con una línea defensiva de tres y renunciar a los delanteros está bien visto únicamente cuando se gana. Y precisamente eso es lo que ha dejado de hacer el ex del Bayern (tres empates y dos derrotas en sus últimos cinco partidos).

En este caso, el problema es, sobre todo, ese. Está claro que el City ha dado un cambio brutal desde la llegada de Pep al banquillo del Etihad Stadium. Este City poco o nada tiene que ver con el equipo de Pellegrini: su estilo de juego está muy definido (quizás demasiado). De hecho, todo lo demás está supeditado al sistema, incluidos los jugadores. Por eso el Kun Agüero no fue de la partida ante el Barcelona. Por eso algunos futbolistas poco dotados técnicamente pierden balones cerca de su área. Por eso el City se ha revelado como un equipo frágil que regala demasiado. Y por eso el equipo ha empezado a perder comba.

Aunque la gente piense que es al revés, la realidad es que Pep Guardiola se ha gastado más dinero en fichajes que su homólogo en el United (213 millones de euros). Es cierto que se han incorporado muchos jugadores y el equipo aún está en construcción, pero la poca cintura del técnico para acoplarse a sus futbolistas y a los rivales le puede terminar costando caro.

En esas se nos viene un enfrentamiento en que los dos tienen mucho que perder y poco que ganar. El primer asalto fue para Pep. Veremos ahora.

Felipe de Luis Manero

@FelipedeLuis99