Menú Portada
Está al mando del economato de la cárcel de Alcalá de Guadaira mujeres

Una presa, prima de Raquel Bollo, encargada de proteger y facilitar la vida en prisión de la Pantoja

Noviembre 13, 2014

Algunos funcionarios no dudan que Isabel podría tener un trato preferencial en Alcalá de Guadaira y auguran que será destinada al Módulo A, donde está internada la prima de la colaboradora y donde le sería concedida una celda doble de uso individual
La tonadillera, preocupada por su inminente encarcelamiento, mantuvo una conversación telefónica de dos horas con el primo de Raquel Bollo para conocer, hasta el último detalle, los intríngulis de la prisión
Este habría conseguido tranquilizar a la representante más popular de la copla española, asegurándole que puede contar con el apoyo incondicional de su hermana presa y de la complicidad de la dirección de la cárcel


El único centro penitenciario andaluz exclusivo para mujeres, situado en Alcalá de Guadaira, una localidad cercana a Sevilla, es una cárcel pequeña y relativamente cómoda en la que los propios funcionarios del presidio aseguran que Isabel Pantoja tendrá una existencia tranquila y fácil. Ese es el motivo fundamental, aparte de la cercanía a su entorno familiar, por el que la tonadillera ha optado por este presidio que no es, ni por asomo, el mejor de España. A pesar de lo que se ha asegurado en los medios, esta cárcel de mujeres no tiene piscina y el gimnasio del que algunos hablan, se limita a una explanada con dos barras y dos pesas.

La cárcel dónde Isabel Pantoja deberá dormir a la sombra al menos un tercio de su condena -al margen de la clásica y necesaria división por motivos de delitos y peligrosidad-, se divide en dos módulos principales: el módulo A, destinado para las mujeres que trabajan en la cárcel haciendo el servicio de cocina, plancha, limpieza o en el economato y por el que por estas labores reciben un pequeño sueldo y el módulo B, reservado para mujeres embarazas o con hijos. Separado de éstos por un túnel, motivo por el que se llama el interior, existen tres pequeños módulos que no comparten ni patio ni comedor con los anteriores y que se clasifican con números, atendiendo al número de reclusas que comparten cada celda.

Celda tipo suite para ella

Así, se llama módulo 1, al que dispone de celdas individuales, el más deseado, una celda tipo suite, con un aseo que permite total intimidad a sus privilegiadas habitantes; el 3, cuyas celdas disponen de tres camas y por último el 5, en el que, a pesar de ser más grande, se hacinan cinco presidiarias.

Mientras la cárcel sevillana de mujeres de Alcalá de Guadaira se prepara para la llegada de la presa más ilustre de España, familiares de las que serán sus nuevas compañeras de fatigas y algunos funcionarios, con los que se ha puesto en contacto este medio, coinciden en aventurar que Isabel Pantoja ingresará en el módulo A, dónde la mayoría de celdas es doble, aunque, la cantante podría solicitar uso individual. Nadie parece dudar que la directora de la prisión pueda conceder un beneficio que, en prisión es un auténtico privilegio, que evite a Isabel Pantoja relacionarse con el resto de inquilinas de Alcalá de Guadaira.

Pero además del supuesto y previsible favor de la directora, la cantante cuenta ya con la protección de una presa que, debido a su preponderante puesto en el economato, puede garantizar a la tonadillera una existencia en presidio confortable y privilegiada. Se trata de una prima, por parte materna, de su gran amiga Raquel Bollo, una de sus principales e incondicionales defensoras en los medios de comunicación, que ha tendido un puente familiar para facilitar la vida entre rejas de la tonadillera.

El primo de Raquel Bollo, un consejero impagable

Por ese motivo, el pasado miércoles y una vez tomada la decisión de cumplir condena en la única cárcel de mujeres que existe en Andalucía, Isabel Pantoja mantuvo una conversación de casi dos horas con el hermano de la prima de Raquel Bollo, quién se encargó de tranquilizar a la cantante y explicarle hasta el último detalle los intríngulis de la vida en prisión. El primo de Raquel Bollo, que trabaja en el Ayuntamiento de Camas, localidad sevillana dónde también reside la popular colaboradora de televisión, ha sido el encargado de explicar a Isabel todo lo relativo al día al día de la cárcel, desde nimiedades como los horarios en los que se despiertan y se acuestan las presas hasta anécdotas relativas al trato con los funcionarios y lo que más le preocupa a Isabel: la convivencia con el resto de reclusas.

En este sentido, el primo de Raquel Bollo ha conseguido tranquilizar a la representante más popular de la copla española, asegurándole que puede contar con el apoyo incondicional de su hermana presa y de la complicidad de la dirección de la cárcel, que podrían poner a su disposición un furgón de la Guardia Civil para evitar a las cámaras el día de su entrada en prisión. Y es que, más incluso que la estancia en el penal, a Isabel le preocupa que los fotógrafos puedan captar su imagen entrando en Alcalá de Guadaira.

Mientras numerosos medios de comunicación hacen guardia en la puerta del presidio y sus abogados tratan, por cauces legales, de abortar la temida imagen, y se asegura que la cantante podría acceder al centro penitenciario de madrugada, desde la cárcel niegan que pueda realizar su ingreso fuera de horario. Con la cárcel cercada por los medios, sólo hay una posibilidad para que Isabel Pantoja no sea retratada atravesando las rejas: solicitar un furgón que podría recogerla en su domicilio o lo más probable, en un punto cercano a prisión y poco transitado, en el cual la cantante realizaría el ingreso sin que éste pueda ser captado por los medios, de modo que se garantice la intimidad que reclama. 

Ángela Portero
@Porteroangela