Menú Portada
El negocio del cine español (II)
El Ministerio premia con mejores subvenciones las obras rodadas en "lengua española distinta al castellano"

Una película de Ventura Pons recibe 537.000 euros de Cultura, cuando apenas recaudó 128.000 en taquilla

Julio 19, 2009

El largometraje "Barcelona (un mapa)" fue rodado en catalán

Ha recibido subvenciones gracias a que Cultura redujo la recaudación mínima exigible a 120.202 euros por no filmarse en castellano

El sistema de subvención premia menos el éxito del producto que se mide por la recaudación, que el coste total de la obra


En pleno debate sobre la financiación autonómica, y el beneficio de este nuevo modelo a Cataluña, tampoco esta ajena la industria cinematográfica española aunque sea indirectamente, ya que el sistiema de Ayudas para la amortización de películas producidas en España beneficia a todos aquellos productos rodadas en una lengua oficial española distinta del castellano.

Esta ayuda se consigue gracias a dos vías, por un lado rebajando la recaudación mínima exigible hasta los 120.202 euros al no rodarse en castellano y por otro gracias a que el sistema no premia tanto el éxito o el buen hacer del producto, es decir su taquilla a la que subvenciona con un 15%, si no premia con hasta un 33%, lo que se gasta, que puede incluir desde sueldos desmesurados hasta todo tipo de escentricidades.

Así en las últimas ayudas publicadas el importe total concedido por la ayuda general (recaudación) ascendió a 7,3 millones euros, mientras que la complementaria inversión del productor subvencionable en las películas concurrentes a la convocatoria siempre que consiga la recaudación mínima se elevó hasta los 40,8 millones de euros. Gracias a ello, en esta lotería en la que juega toda la industria del cine y le “toca” a gran parte de ella a Ventura Pons le ha tocado un premio gordo, aunque consiguió la papeleta por los pelos, ya que a pesar de tener rebajado este mínimo, apenas lo superó en 8.000 euros. La recaudación poco importa, tan solo conseguirla para poder llevarse la subvención por gastos de producción que es el pez mas gordo en el estanque.

La desconida por casi todo el público en general “Barcelona (un mapa)” ha conseguido 19.255,12 euros por recaudación mientras que por gastos de producción 508.307,60 euros, y es que esta película que pasará por la historia del cine español sin pena ni gloria costó mas de 1,5 millones de euros, a pesar de que se rodó prácicamente toda en interiores.

El argumento de lo mas atractivo para el público, seis personajes, arquetipos contemporáneos de la soledad urbana, se encuentran en un viejo piso del Ensanche barcelonés. Un matrimonio anciano, el hermano de ella y tres realquilados: una mujer rubia que da clases de francés, un joven vigilante de seguridad, ex futbolista, y una muchacha sudamericana, embarazada. El anciano, antiguo portero de la ópera a quien le gusta travestirse, les reúne a todos para pedirles que se marchen, ya que va a morir y quiere estar solo en el tramo final de su vida, eso si, para contar esa anodina historia se cuenta con actores de elevado cache como Nuria Espert, Jose Maria Pou, Rosa María Sardá o Maria Botto. ¿Algún problema para encontrar un productor para esta película? Ninguno, Ventura Pons dirige, Ventura Pons produce y Ventura Pons cobra la subvención, que por supuesto se une a lo que ya le ha pagado la televisión pública catalana.

Y es que el irregular director-productor catalán reivindica un sistema más aun a su medida, así por ejemplo apuesta por un Goya a la mejor película española en habla no castellana ya que según Pons “la Academia debería reconocer la pluralidad de las distintas culturas españolas, de las distintas sensibilidades lingüísticas y culturales”. No le debe parecer poco las ventajas que consigue valorada en muchos miles de euros y que no pagan los de su misma “cultura y sensibilidad” si no todos los españoles.