Menú Portada
EXCLUSIVA
El legado intelectual del amigo del Rey Juan Carlos, recientemente fallecido, fue adquirido por el ex ministro del PP, Manuel Pimentel, hoy reconvertido en editor

“Una Lealtad Real”, ¿Quién y qué se negociara con las memorias de Manuel Prado y Colón de Carvajal?

Diciembre 13, 2009

En ellas se reflejan los momentos principales de la vida del Embajador al lado del monarca español, como sus operaciones en París, Rumania, Iberoamérica y en determinados países árabes

Fueron “guillotinadas” por orden de Pimentel en febrero de 2008

Las memorias iban a ser presentadas por los periodistas José Oneto y Carlos Herrera, amigos del fallecido, quienes poseen un ejemplar

En ellas aparecen términos coloquiales como “Chiquitín”, calificativo con el que Prado conocía al Rey


El ex ministro de Trabajo del PP, Manuel Pimentel Siles, es el propietario del libro “Una Lealtad Real”, las memorias escritas por el embajador Manuel Prado y Colón de Carvajal, nacido en Quito (Ecuador) el 17 de noviembre de 1931 y fallecido el pasado 5 de diciembre de 2009. Se trata del más íntimo y antiguo amigo del Rey Juan Carlos.

La editorial Almuzara, con sede en Córdoba, propiedad de Pimentel, adquirió hace dos años los derechos de autor de este libro (que los tiene apalabrados por un período de diez años), y se disponía a presentarlo públicamente a finales del mes de febrero de 2008.

Mandar al molino para “guitollinar”

Sin embargo, días antes de que esta presentación se produjera, la editorial Almuzara decidió paralizar de golpe todo el procedimiento y “mandar al molino para guillotinar” -así se conoce en el argot editorial al hecho de mandar los libros a una gran trituradora para su eliminación-, una gran parte de los 5.000 ejemplares de los que estaba compuesta la primera edición de “Una lealtad Real” y que ya se estaban tirando.

Esta práctica, habitual para deshacerse de los libros sobrantes en los almacenes, no se produce salvo raras excepciones –caso de problemas jurídicos- antes de lanzarse un libro al mercado. El coste de cada ejemplar en tapa rustica, sólo en producción y al margen del pago de los derechos de autor, se mueve en una franja comprendida entre 2,5 y 4 euros. El libro estaba siendo elaborado por el propio grupo de empresas de Pimentel, cuya sede central radica en el Polígono Industrial Las Quemadas, situado a las afueras de la capital cordobesa.

Herrera y Oneto, presentadores fieles

Tanto Prado como Pimentel, realizaron en su día las gestiones con los libreros y se había avisado a los distribuidores que tenían ya el libro en su catálogo de ventas. Incluso, se habían pergeñado las diferentes opciones de propaganda publicitaria del libro entre el autor y los responsables de la editorial en una reunión celebrada en la casa que el embajador disponía en Sevilla, en el céntrico paseo de Las Palmeras.
El propio Manuel Prado y Colón de Carvajal había seleccionado a sus presentadores y había escogido para el lanzamiento de sus memorias dos ciudades: Madrid y Sevilla. En esta última ciudad, la presentación correría a cargo de su buen amigo el periodista Carlos Herrera, director del programa matutino de la cadena radiofónica Onda Cero, “Herrera en la Onda”. Dicho acto se iba a realizar en el Club Antares, sito en la calle Genaro Parladé nº 7, un club eminentemente empresarial nacido en la ciudad hispalense en 1986, y donde la editorial de Pimentel suele organizar las presentaciones de sus libros. Y en la capital de España, donde no se había escogido el lugar oportuno, la presentación correría a cargo del también periodista José Oneto, alto cargo directivo del Grupo Zeta.

Más de 250 páginas de vivencias sin prólogo

El grupo editorial de Pimentel se creó el 6 de marzo de 1992, aunque su relanzamiento público data del 23 de abril de 2004. El holding, además de la editorial Almuzara, está formado por las filiales: Tecnobook  (manuales tecnológicos), Editorial Berenice (literatura), Arcopress (temas de actualidad), Bookadillo (comic), Toro Mítico (literatura infantil y educación) y Books4Pocket (ediciones de bolsillo junto al grupo Urano). Fuera de España esta implantado en México (donde ha creado Almuzara México) y en Marruecos (con Almuzara Tetuán).

Aunque en un principio el libro de Prado estaba pensado sacarlo al mercado durante las Navidades de 2007 se decidió retrasar su salida al mes de febrero de 2008. Las vivencias del diplomático – no es diplomático de carrera, el título de embajador le fue otorgado a propuesta del Rey tras su paso como presidente del Instituto de Cultura Hispánica- se cuentan a lo largo de unas 250 páginas del libro, sin prólogo alguno.

Sus testimonios son, a día de hoy, un misterio aún por resolver, y en manos de, supuestamente unos pocos: Manuel Pimentel, Carlos Herrera y José Oneto. ¿O no?

 

Juan Luis Galiacho