Menú Portada

Una Jueza condena al Instituto Nacional de la Seguridad Social por perjudicar a una enferma de cáncer de mama

Enero 31, 2017
seguridad-social

La demandante, B.M.S., de 48 años de edad y limpiadora de profesión, tenía concedida desde 2014 una pensión por incapacidad permanente absoluta. Un año después, en una revisión rutinaria, la Seguridad Social rebajó esta prestación hasta incapacidad permanente total. Con esta modificación, la afectada vio disminuida su prestación y se le consideró como apta para ejercer otro tipo de trabajos distintos al de limpiadora. Tras interponer una demanda judicial, el Juzgado de lo Social n. º 19 de Barcelona ha declarado nula esta decisión y ha condenado al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), perteneciente al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social de Fátima Báñez, a restablecer a B. M. S. la incapacidad permanente absoluta, que conlleva una cuantía mayor a la incapacidad total y que la protege por no poder desarrollar ningún tipo de actividad laboral debido a sus dolencias.

La mujer había sufrido una neoplasia, cáncer de mama en el busto derecho -el cual se le tuvo que extirpar-, además de tener lesiones graves en el hombro tras el tratamiento de quimioterapia y radioterapia (que requirieron también una intervención). A su vez, se le detectó riesgo de cáncer de endometrio, en el útero. A todo ello se unía un trastorno adaptativo por estrés. No obstante, la Seguridad Social argumentó en la revisión de su situación que sólo existía una “breve limitación” por las lesiones en el hombro, que el proceso oncológico estaba bajo control y que el trastorno psicológico no tenía “limitación psicofuncional incapacitante”. Debido a esta mejoría que consideró el INSS, a B.M.S. se le retiró su prestación, ante lo que la mujer reclamó vía administrativa sin éxito.

Cambio de incapacidad sin tener en cuenta los Informes médicos

En su demanda judicial a la Seguridad Social el Centro Tribunal Médico demostró mediante informes médicos que no ha habido ninguna mejoría sino un empeoramiento de la salud. Así lo recoge la sentencia, que afirma “persiste el riesgo de recaída de la patología neoplásica y no han mejorado las secuelas físicas ni psicológicas derivadas de la misma”. Además, la Magistrada hace constar que a este cuadro de lesiones se han unido otras, que se suman también a la enfermedad padecida en el hombro y al trastorno adaptativo. La limpiadora padece, además, linfedema por hinchazón del brazo en la zona que tuvo la mastectomía o extirpación de la mama derecha, pólipos de colon -que causaron también la extirpación del mismo-, asma bronquial, lumbalgia, migrañas y desniveles agudos del colesterol y los triglicéridos. De esta manera, la Ley mantiene el derecho de la trabajadora a cobrar una prestación del 100% de su base reguladora de 947 euros, además con efectos retroactivos desde 2015.

La contradicción de el INSS era evidente ya que la incapacidad permanente absoluta se le concedió principalmente por la misma razón que después de la denegaron: el cáncer de mama, en lo que la Jueza ha estado de acuerdo. Ésta, finalmente, concluye en la sentencia que, cuando el INSS realizó la revisión, los Informes aportados entonces ponían de relieve “que la demandante no había recuperado funcionalidad suficiente para llevar a cabo actividades laborales”.

Enhorabuena B.M.S.