Menú Portada
Los tipos impositivos más altos de Europa

Una familia puede pagar por IRPF hasta 3.448 euros más en función de la CCAA

Febrero 15, 2012
pq_926_Oficina_Agencia_Tributaria.jpg

Una familia integrada por los cónyuges, una hija de cuatro años y un hijo de ocho meses, con unas rentas medias inferiores a 43.000 y una hipoteca puede llegar a pagar hasta 3.448 euros más si tributa por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) en Extremadura o Asturias, en lugar de en Castilla y León.

Según el estudio sobre fiscalidad autonómica elaborado por el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), la crisis ha traído consigo una tendencia a subir los impuestos, sobre todo el IRPF y el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, unido a la recuperación del Impuesto de Patrimonio para las rentas más altas, y la búsqueda por parte de las administraciones autonómicas y locales de nuevas tasas con el fin de conseguir dinero.

Así, el presidente del Consejo General de Colegios de Economistas, Valentí Pich, ha remarcado que tasas como la de servicios sanitarios u ocupación turística en grandes ciudades ya están encima de la mesa y darán que hablar en los próximos días.

Por su parte, el gerente del REAF, Luis del Amo, ha señalado que tras la subida estatal del IRPF aquellas comunidades autónomas que ya han incrementado sus tipos no tienen más margen de maniobra, por lo que lo único que podría pasar es que las que aún mantienen tipos inferiores a los que se aplicaban en 2010, como Madrid o La Rioja, se pongan al nivel del resto.

Las principales fuentes de recaudación impositiva en España siguen siendo el IRPF, el IVA y los Impuestos Especiales, que suman el 85% de la recaudación impositiva total, siendo el IVA el que presenta mayor capacidad para incrementar la recaudación.

Los tipos impositivos más altos de Europa

Además, el informe refleja cómo algunas comunidades autónomas españolas presentan uno de los tipos impositivos más altos de Europa para las rentas mayores de 300.000 euros, que pueden llegar a pagar hasta el 56%, siendo sólo superado por los de Suecia y Dinamarca.

Del mismo modo, recalca que el tramo final de una renta de 60.000 euros tributará al 47%, tipo de gravamen que también estaría entre los más elevados de Europa, aún teniendo en cuenta la tendencia de rebaja de los tipos en los impuestos directos.

“Hay comunidades autónomas con tipos impositivos del 56% y esto no es bueno para la toma de decisiones de inversión”, ha destacado Pich.