Menú Portada

Una empresa en Japón triunfa al organizar viajes para peluches

Octubre 30, 2015

En el país nipón todo es posible y hay muchas personas que se evaden de la soledad compartiendo su tiempo con los muñecos

portada peluche

En Japón todo es posible. La última, la empresa Sonoe, una emprendedora japonesa que organiza viajes para los peluches. Está todo organizado para que el dueño no viaje con el peluche y tenga que seguir sus aventuras desde casa, donde se le irá manteniendo al día a través de redes sociales. ¿El coste? Apenas unos 50 euros durante tres semanas o menos dinero si se trata de un paseo organizado. Gracias a ello, el peluche podrá ‘probar’ la gastronomía japonesa o aprender japonés básico para desenvolverse.

Además, no sólo eso. Tendrá la ocasión los fines de semana de irse de cervezas con los amigos que conocerá en diversas actividades. Por ejemplo, por 15 euros, el peluche puede disfrutar de una excursión por el centro de Tokio. Irá acompañado de una guía que le grabará en vídeo y mantendrá al día a su dueño sobre sus actividades. Según recoge la revista Yorokubu, el proyecto triunfa tanto que, Sonoe dice que “los dueños de los peluches a veces acaban viajando a Japón, atraídos por la experiencia previa de sus muñecos“. Hasta la fecha ya hay más de 600 peluches que han viajado a través de esta agencia e incluso algunos repiten.

Juguetes de la infancia

Gran parte de estos viajes, dice la agencia, los contratan personas con discapacidad o movilidad reducida que disfrutan viendo otros lugares y lo que hacen sus peluches. Muchos son juguetes de la infancia a los que sus dueños quieren como si fueran parte de su familia. Incluso llegan a recibir encargos de mujeres que les envían peluches a sus maridos para darles una sorpresa. La empresa dispone de tours por Tokio, Kamakura, onsen o baños termales, Tohoku o hasta viajes misterio en los que el propietario desconoce hasta el último instante el destino de su peluche.

En España, en 2011, un joven de origen checo ofertaba excursiones para peluches en Barcelona, inspirado por la agencia de viajes para peluches ‘Toy travelling‘, que surgió de un programa de televisión en el que se premia la idea empresarial más original. Esta moda de los peluches viajeros comenzó con la película de Amelie en 2001 y con su gnomo viajero, pionero en este tipo de viajes.

Patricia E. Ferrer