Menú Portada
EXCLUSIVA
Según el Plan de Viabilidad del Proyecto de la nueva sede de CRTVE elaborado por Analistas Financieros Internacionales

Una de las asesorías contratadas por Luis Fernández considera factible y recomendable la participación de la SEPI en la financiación de la nueva sede

Abril 15, 2008

Si se cumpliera ese requisito, se vulneraría la normativa impuesta por la Comunidad Europea


Hoy, el Consejo de Administración de la CRTVE recibirá los estudios de viabilidad del Proyecto Nueva Sede redactados por las cuatro empresas de Asesoría contratadas por el Jefe de la Oficina Técnica, Pedro Pablo Mansilla. En nuestra edición de ayer avanzábamos parte del Documento Confidencial, fechado en abril de 2008, dirigido a la Comisión de Seguimiento y Control del Proyecto: “Nota sobre la centralización de todas las instalaciones actuales de CRTVE en la Comunidad Autónoma de Madrid en una sede única en los terrenos de Prado del Rey”. Del mismo, se podían extraer dos conclusiones: una, el proyecto no puede suponerle ningún coste al Estado y, segunda, la recalificación del uso de los terrenos de los inmuebles citados depende de dos Ayuntamientos gobernados por el Partido Popular: el de Madrid Torrespaña y Estudios Luis Buñuel) y el de Pozuelo de Alarcón (Prado del Rey). Y por ende, a la Comunidad Autónoma de Madrid, presidida por Esperanza Aguirre, más popular que nunca.

Conclusiones contundentes

Ahora, extraconfidencial.com ha tenido acceso al Plan de Viabilidad del Proyecto de la Nueva Sede de CRTVE elaborado por Analistas Financieros Internacionales (AFI), una de las cuatro asesorías contratadas. Y si el presidente de la Corporación pública, Luis Fernández, no previó la agudizada crisis inmobiliaria, tampoco las condicionantes que pondrían para la consecución de su gran sueño sus asesores.
En el Informe de AFI -escrupuloso y metódico en el análisis de las cifras-, en concreto en el Capítulo 3.1, referido a la “Estructuración de la Operación: Condicionantes y Alternativas”, se afirma:
“Consideramos factible y recomendable la participación de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales), en la financiación del proyecto”
Y por si quedaba alguna duda reproducimos textualmente las distintas apreciaciones de este apartado:
“El proyecto de construcción de la nueva sede debe poder arrancar sin necesidad de vender previamente los actuales terrenos. El potencial comprador deberá tener en cuenta en su precio los riesgos que asuma (sector inmobiliario y recalificación”
“CRTVE debe finalizar el proyecto Nueva Sede con un patrimonio equivalente al actual, pero más moderno y acorde a las necesidades actuales”
“La estructuración debe tener en cuneta la mejor gestión de los riesgos del proyecto que inciden en su viabilidad financiera: el riesgo de desviaciones en el presupuesto queda cubierto con contratos de obra cerrados; incertidumbre en el valor de los terrenos gasta que se produzca la venta de los terrenos; y, por último, el valor de los terrenos actuales depende de la recalificación que se consiga, queda cubierto con el hecho de que la edificabilidad no será inferior a la actual y que desparece con la recalificación”
Todo una quimera
Estas fueron las pautas que obligaron a los responsables de la Oficina Técnica a emitir ese Informe Confidencial y en que se aseveraba que ““la CRTVE sólo puede afrontar este proyecto con la garantía de su patrimonio inmobiliario convenientemente calificado y particularmente incluyendo en él el terreno de Prado del Rey, situado en el municipio de Pozuelo de Alarcón. Si este no figurara entre tales garantías, sería imposible siquiera que se pudiera acometer reformas parciales de los edificios actuales”.
 Todo suena ya a quimera. ¿Qué grupo inmobiliario, inversor o financiero se arriesga a desembolsar en torno a 700 millones de euros sin tener encima de la mesa la recalificación de uso de las parcelas que ha adquirido? Hoy el Consejo de Administración tiene la palabra. De momento, el estudio del proyecto Nueva Sede ansiado por Luis Fernández ya ha representado un alto coste para las arcas de la televisión pública con el pago a las cuatro asesorías. Otra vez más, se empezó la casa por el tejado.