Menú Portada
El británico Francis Matthew es primo lejano de los reyes de España y de la mitad de los reyes de Europa

Un Romanoff busca novia en un reality de televisión

Febrero 5, 2012
pq__Francis-Matthew.jpg

Días atrás Pilar Urbano pasó por Barcelona para presentar su grueso y bien investigado libro “El precio de trono” despertando un gran interés entre la gran sociedad catalana que se dio puntual cita en el prestigioso Círculo del Liceo para escuchar sus palabras. Allí estaban una prima de doña Sofía, varios títulos nobiliarios y numerosos miembros de las familias de la gran burguesía histórica catalana, que escucharon con atención la argumentada defensa que la periodista hizo de la enorme utilidad de la figura del rey y de la propia monarquía pues, a decir de ella, Juan Carlos se ha merecido el trono sudando y viviendo, a momentos, una existencia esquizoide”. Entre tanto ya se prepara una edición portuguesa del valiente libro de Pilar Eyre, “La soledad de la reina”, que continúa generando un enorme interés fuera de España.
 
Pero la noticia que en estos días ha saltado con gran interés a muchos foros en Gran Bretaña y los Estados Unidos es la participación de un descendiente de los Romanoff, el británico Francis Matthew, en un popular reality de la televisión norteamericana asimilable al Mujeres y hombres y viceversa de Tele5. Francis Alexander Matthew, con su aspecto de chico malo provocador y seductor descendiente de los zares, busca ahora novia en el programa The Bachelor y se habla ya hasta de 16.000 candidatas (solo 26 han sido las elegidas), procedentes de Ucrania y de otros países que se manifestaron dispuestas a casarse con él, que afirma haber sido hasta ahora un desafortunado en el amor.
 
Primo lejano de los reyes de España
 
Con fama de aventurero, ha sido fotógrafo, vivió durante un año en una cabaña en las selvas del Camerún fotografiando animales salvajes, y pasó tres años en la India como fotógrafo de moda llegando a protagonizar papeles de malo en numerosas películas de Bollywood. Matthew, que nació en Londres y se educó en Escocia, tiene 33 años, ya arrastra todo un pasado de enfant terrible y es hijo de la princesa Olga Andreievna Romanoff, que es sobrina nieta de Nicolás II, el último zar, y sobrina de uno de los asesinos de aquel Rasputin tan nefasto para los zares. Su padre, Francis Matthew, fue en otro tiempo director del prestigioso diario Times y se da también la extraordinaria circunstancia que este desconocido joven es primo lejano de los reyes de España y de la mitad de los reyes de Europa.
 
Así los Romanoff, los malditos del Gotha de quienes apenas ya nadie habla y a quienes nadie parece o quiere recordar, tornan a la existencia a través de la pantalla de televisión recordando que, además de la madrileña gran duquesa María Wladimirovna, a quien vemos en todas las celebraciones de la realeza europea, siguen existiendo otros muchos descendientes de los zares, entre ellos una simpática joven residente en Barcelona.  
 
La reina Isabel II, ejemplo de cómo castigar
 
Sincrónicamente, el príncipe heredero Alejandro de Serbia, sobrino de doña Sofía, que cada día tiene un papel más reconocido en Belgrado donde él y su familia cuentan con un creciente prestigio entre la población local que es fruto de su excelente labor asistencial y de ayuda en pro de numerosos colectivos del país, se ha dirigido al presidente serbio desde su Palacio Blanco de Belgrado para solicitar de las autoridades la repatriación definitiva de los cuerpos de sus padres los reyes Pedro II y Alejandra, su abuela, la reina María, y otros varios miembros de la dinastía Karageorgevic para ser enterrados en la iglesia de San Jorge de Oplenac.
 
Y en Cetinje, la capital de la pequeña república de Montenegro el príncipe Nicolás, que continúa con sus viajes por todos los pueblos del país balcánico, dedica ahora sus esfuerzos a buscar los mecenas necesarios para financiar la reconstrucción del viejo palacio real que en otro tiempo fue propiedad de su bisabuelo, el último rey, Nicolás I. El príncipe es arquitecto y músico, y son muchos los que cada día ven más en él a un futuro rey capaz de restaurar la monarquía y atraer con esos nuevos brillos hacia Montenegro las miradas del mundo, y el interés y las necesarias divisas de los turistas.
 
Mientras, desde Londres se anuncia que la reina Isabel, dando un singular ejemplo, ha decidido retirar a Fred Goodwin, jefe ejecutivo del Royal Bank of Scotland, el título de caballero que había recibido de la corona por el turbio papel que jugó en las penosas circunstancias que casi llevaron a la entidad bancaria a la quiebra en el año 2008.
 
Ricardo Mateos