Menú Portada
Declaraciones de Rodrigo Rato

Un nuevo modelo económico requiere un nuevo modelo laboral

Octubre 18, 2009

El ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y ex vicepresidente económico del Gobierno, Rodrigo Rato, consideró hoy que es una necesidad plantearse cambios en el mercado laboral español, porque un nuevo modelo económico necesita un nuevo modelo en la asignación de los recursos humanos.

pq_876_rodrigo-rato.jpg

Rato, que pronunció una conferencia en el II Foro Científico-Social, indicó que la productividad del trabajo acaba ajustándose en todas las economías, bien por la flexibilidad en los costes laborales, como ha hecho Alemania, o bien por el desempleo y “una tasa de paro brutal”.

Por eso, en una sociedad con un nivel de vida y una protección social elevada como la española, no debe ser un tabú hablar del modelo laboral, aunque sea complicado, dijo Rato en este foro, organizado por la Fundación Canaria de Salud y Sanidad y por CajaCanarias.

Señaló que ante el elevado paro estructural de España, el riesgo de no hacer nada en el mercado laboral es que se genere un crecimiento galopante de la economía sumergida.

Insistió en que el paro estructural es un problema muy serio que hace ineludible “discutir nuestros criterios” laborales y no negarse a enfrentarse a ello.

Rodrigo Rato explicó que se está produciendo “una recuperación parcial” de la recesión económica global, empujada por un impulso del sector público “sin precedentes”.

Hay una inyección masiva de liquidez en el sistema financiero, pero sin embargo no hay una recuperación del crédito, comentó.

“Una recuperación sin crédito, sólo a base de impulsos públicos, es una recuperación compleja, por decirlo de manera diplomática”.

Por eso la reactivación de la liquidez en la economía real es un asunto que las autoridades deben tomarse muy en serio, advirtió.

La recuperación del crédito no se consigue con una norma o una orden a los bancos para que presten, dijo el ex director gerente del FMI.

Agregó que una de las vías es sanear las entidades financieras, lo que a su vez genera el debate de quién paga ese saneamiento.

Por eso se trata de “un debate difícil pero necesario” y “políticamente infernal”, pero el riesgo es acabar con “bancos zombies” y con un sector financiero lastrado por la digestión de activos y pérdidas que puede hacer peligrar el sistema económico.

Rodrigo Rato insistió en que la nueva realidad económica requiere nuevas ideas, porque “no se va a volver atrás”, no es una “crisis cíclica”, sino una transformación.

Eso requiere una sociedad capaz de cambiar y de adaptarse y de afrontar decisiones difíciles y desafíos.

La nueva realidad económica se manifiesta en múltiples aspectos, desde la necesidad de la intervención pública por la incapacidad de los mercados en la asignación de precios y en la corrección de sus excesos, hasta la constatación de que ya no son los países occidentales, sino los emergentes, los que están tirando de la economía mundial.

Eso se traduce a su vez en cambios políticos, como la transformación del G-7 en el G-20, una diferencia que supone un cambio de prioridades en las decisiones globales.

Rodrigo Rato también se mostró preocupado porque la deuda asumida por los estados para contrarrestar la crisis financiera, que puede alcanzar hasta el 110% del PIB en la OCDE, “va a tener consecuencias” para la economía mundial.