Menú Portada
COSAS DE TELEVISIÓN ESPAÑOLA (I)
Expectación por saber que hará el PSOE con las televisiones autonómicas donde gobierna

Un nuevo ERE de 1.800 trabajadores planea sobre RTVE

Mayo 10, 2009

Quieren aprovechar la crisis para “dimensionar la Corporación a una aportación pública razonable y estable, favoreciendo de paso la viabilidad del sector”
Con la reducción de personal se “amortizaría” parte del coste de la nueva sede de la televisión pública


El nuevo modelo financiero de la Corporación Radio Televisión Española nos devuelve, ya sin ningún género de dudas, al extinto Ente Público. Y con esa vuelta al pasado volverá también una deuda que cuando se creó la Corporación ascendía a 8.000 millones de euros. El nuevo modelo ya está consensuado. Un presupuesto total de 1.200 millones de euros sin soporte publicitario distribuido de la siguiente manera: las televisiones privadas aportarán 120 millones (10%); las empresas de telecomunicaciones, 288 millones (24%); de los Presupuestos Generales del Estado 540 millones (45%); de la tasa por uso del espacio radioeléctrico, 240 millones más (20%); y, por último, de la comercialización de productos propios saldrán otros 12 millones (1%). Es palabra de Ley.
De momento, quien asegura su continuidad sin ningún problema es el actual presidente de la Corporación, Luis Fernández, quien veía peligrar su privilegiado puesto de trabajo con la anterior normativa ya que en su primer año de gestión, RTVE arrojó pérdidas ya que en el primer semestre del año 2008 ingresó 100 millones de euros menos de los presupuestados en publicidad. Ya no importa. Tendremos una televisión pública sin anuncios. El nuevo proyecto de Ley aprobado en el último Consejo de Ministros extraordinario, libera 500 millones de publicidad para la competencia.
Extraconfidencial.com ya lo adelantó el pasado mes de septiembre: destacados directivos, contratados por el propio Luis Fernández, se han planteado muy seriamente prorrogar el ERE que finalizó el 31 de diciembre y aprovechar la crisis para “dimensionar la Corporación a una aportación pública razonable y estable, favoreciendo de paso la viabilidad del sector”. La crisis, una excusa más. En pocas palabras: están convencidos que el Gobierno tendrá que hacer algo con los gobiernos autonómicos para solucionar las pérdidas millonarias de las televisiones autonómicas y de paso la Corporación se desprenderá de los centros y emisoras territoriales que en definitiva duplican los servicios con las públicas autonómicas haciéndose la competencia y a partir de ahora más, dado que unas tendrían publicidad y otras no.

El otro “presupuesto” con menos personal

En los despachos de Prado del rey también hacen sus cálculos. con 1.800 empleados menos se reducirían anualmente unos 100 millones de euros. y con un ajuste riguroso del 10% en los gastos operativos: en los presupuestos de productoras, cache de presentadores, directivos de la calle, derechos de programas, derechos deportivos, derechos de cine, empresas de servicio, etc… Supondrían unos 70 millones teniendo ahora 1.095 millones de presupuesto y se quedarían en 925 millones. Sus ingresos serían la subvención directa del Estado de 555 millones, el 3 % (120 millones), de los ingresos de las privadas, 240 millones de la tasa radioeléctrica y 10millones por la comercialización de sus servicios y productos. No haría falta la tasa del 0,9 % de operadores de telecomunicación y todos tan contentos.
Por otro lado, siempre según sus cálculos, se necesitarían en torno a 8.000 metros cuadrados construidos menos en la nueva sede “con un ahorro significativo”. Nueva sede con el apoyo impagable del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y de la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI).

El futuro incierto de las autonómicas

Pero lo que puede ser razonable para unos, no interesa a otros…y será el Gobierno o el Parlamento el que tenga que contestar a muchas preguntas que quedan en el aire. ¿Qué dirá la Comunidad Europea? ¿Pueden forzar a empresas multinacionales a pagar un canon a una empresa pública española? El Consejo de Administración, convocado por la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, emitía un lacónico y escueto mensaje en el que aseguraba que De la Vega aseguró que “el sistema alternativo garantizará la viabilidad del Grupo con un presupuesto similar al actual y los puestos de trabajo de toda la plantilla”. ¿Quién les va a creer? Atrás quedan el polémico Comité de Sabios y tantas promesas incumplidas.
Al final, salvo el Gobierno, La Sexta de Jaume Roures, UGT y Comisiones Obreras, todos descontentos. Como muestra un botón. La Unión General de Trabajadores que lidera Cándido Méndez emitía el 15 de abril una nota en la que defendía la emisión de publicidad en CRTVE. Pocos días después, el 4 de mayo, informaba a sus afiliados –palabras textuales-, que “la vicepresidenta indicó que estos cambios implican nuevas necesidades de producción para cubrir las 8.200 horas anuales de emisión que venían ocupando los espacios publicitarios dejando muy claro que se trataría de producción propia interna. Además de este compromiso, nos indicó que ahora es necesario cuadrar las cuentas y pedir responsabilidades a los gestores que actúen en fraude de Ley y nos garantizó la cohesión de los territorios”.
¿A qué María Teresa Fernández de la Vega creemos?