Menú Portada

Un libro duda del papel de Cebrián en la Transición mientras el hijo de Kiko Matamoros se ríe de su operación y Roures no cumple

Noviembre 11, 2015
cebrian

El comportamiento de la edición sevillana de ABC en las fechas que anteceden y preceden al 23-F ha sido analizado por el periodista Luis Santos, que hace unos meses publicó el libro La prensa que se vendió. Fue promocionado por El País, que publicó un artículo del autor sobre el siniestro comportamiento del diario monárquico. Pero calla el diario del Grupo Prisa sobre algunos documentos que comprometen la integridad del diario progresista. Y es que La prensa que se vendió destapa un tarjetón manuscrito por Martín Prieto, subdirector por aquel entonces de El País, enviado a Josep Melía, secretario de Estado para la Información de Calvo Sotelo. En la nota se lee como Prieto le promete a Melía que tras la reunión de éste con Cebrián “nuestros editoriales serán mejores“. Blanco y en vasija.

Y el capo de Prisa sueña con desembarazarse de Cinco días

En el Grupo Prisa llevan años intentando quitarse de encima Cinco días, un periódico minoritario que acumula demasiado tiempo en números rojos. Y es que Cebrián insinúa que pronto lo venderán, pero claro, los medios especulan: que si Prisa pide entre tres y cinco millones de euros, que si hay tres interesados en el periódico salmón, que si el Grupo Heraldo quiere que sea el suplemento económico de 20 Minutos, que si el Grupo Gestiona quiere un periódico económico, etc. No está nada claro que la operación se vaya a cerrar, pero Cebrián sigue soñando con ella.

Diego Matamoros contraataca 

La resaca de la entrevista de Kiko Matamoros el pasado viernes en el Deluxe le ha dejado al colaborador de Sálvame un agudo dolor de cabeza. Sobre todo después de ver como su hijo Diego calificó la misma de “bochornosa”, ridiculizándolo además por su operación al tildarlo de “muñeco de cera”. En las mismas declaraciones, recogidas por Sálvame, Diego dice que los colaboradores temen a Kiko “porque sabe mucho de ellos”.

Roures se excusa con mala baba 

No ha gustado en Mediapro la alianza de varias Asociaciones de Consumidores para criticar su plataforma digital, Total Channel. Y es que Roures ha tenido que ver como en público se denunciaban los cortes y problemas para seguir los partidos de la Champions League.

Total Channel ha emitido un sorprendente comunicado que dice que no tiene constancia de las interrupciones y mal funcionamiento, pero está claro que Roures jugaba a una carta que creía ganadora: venderle los derechos a Movistar +, que no pasa por el aro y no le va mal. Entre septiembre de 2014 y 2015 ganó casi un millón de abonados.

Jorge Higueras