Menú Portada

Un juzgado de Barcelona reclama a Epi 1.317.522,03 euros

Septiembre 8, 2010

Demanda ganada por Fiat Auto España al ex jugador y comentarista de baloncesto

pq_922_epi.jpg

Ayer España dijo adiós al mundial de baloncesto, un desastre para La Sexta, gafada en deportes, desde un Fernando Alonso que no triunfa desde que la cadena de Roures se hizo con los derechos de la Fórmula 1 a ahora el Baloncesto, en los que a falta del malogrado Andrés Montes, Iturriaga y Epi intentan dar un toque de profesionalidad a unos comentarios que ya no acompañaran a “la roja” de Basket.

Puede que esto haga merma a los ingresos de los comentaristas, más cuando especialmente uno de ellos está pasando por malos momentos económicos, derivados de pésimas inversiones y peores socios.

Estafa a jugadores del Barcelona

Las malas compañías de Juan Antonio San Epifanio, más conocido como Epi, saltaron a la luz en 1994 cuando una estafa a jugadores del FC Barcelona salpico al ex jugador de baloncesto. Ese año, el que era futbolista del Barcelona Romario da Souza adquirió un Mercedes por valor de 19 millones de pesetas y llegó a tener el vehículo, pero no la documentación, caso parecido fue el del bulgaro Hristo Stoichkov y 20 personas, que qusieron comprar su coche a la empresa Motor Jaffa propiedad de Ahmed Jaffa Sacalaway.

Jaffa utilizaba una línea de crédito para adquirir los vehículos pero lo que en realidad hacía era quedarse con lo pagado por sus clientes sin saldar su deuda con el banco, el cual entregaba la documentación de los vehículos adquiridos cuando la concesionaria le abonaba la cantidad que el comprador había pagado, como no lo hacía, los dueños o no recibían esta o ni siquiera el vehículo.

Algunos “afortunados” consiguieron sacar el vehículo fuera pero otros no tuvieron esta suerte, para cedieron un coche en alquiler, operación en la que intervino Fiat Nova Central, de El Prat del Llobregat, empresa que junto a Jaffa y su esposa era propietario Juan Antonio San Epifanio.

Intento de cobro de avales

Epi  entonces declaró al juez que habían querido aprovecharse de su imagen y que no tuvo nada que ver con la presunta estafa. El jugador había avalado con 80 millones de pesetas a la concesionaria en la que según el no tenía poder ejecutivo. Pero entoces, ya no eran los perjudicados en la presunta estafa los únicos perjudicados, también lo era Fiat Financiera y Fiat Auto, frente a los que  Epi presentó una querella por presunto delito de estafa por el intento de estas empresas de cobrar los avales, según el abogado del jugador a cambio de “unos vehículos inexistentes”.

Revés judicial

Quince años después el resultado ha sido todo lo contrario de lo esperado por Epi y su abogado. Así el juzgado de primera instancia 33 de Barcelona, por la demanda de Fiat Auto España contra Juan Antonio San Epifanio, Ahmed Jaffa Sakalaway y su esposa Dolores Mengual ha ordenado a diferentes entidades financieras la rentención y puesta a disposicón de este Juzgado de 1.317.522,03 euros correspondientes a 959.185,84 euros de principal más 349.321,01 euros por intereses vencidos más otros 9.015,18 euros para intereses y costas. En total más de 219 millones de las antiguas pesetas, y es que desde que abandonó los cargos en Novacentral y en Epi Jaffa Import Export, no ha vuelto a tener un cargo ejecutivo en ninguna empresa, y es que algunas aventuras salen muy caras.