Menú Portada
Los demandantes creen que la compensación del banco de Botin solo busca no perder clientes

Un juez de EEUU cita al Banco Santander para decidir si suspende su oferta en Madoff

Febrero 5, 2009

El Juzgado del Distrito Sur de Florida ha citado al Banco Santander el próximo 18 de febrero para escuchar sus argumentos antes de decidir si suspende cautelarmente su oferta de canjear las inversiones afectadas por el fraude de Madoff por participaciones preferentes

pq_695_Emilio-botin-789452.jpg

Esa petición se ha tramitado tras la demanda colectiva que presentaron contra la entidad dos clientes perjudicados por la estafa de Madoff, asesorados por el bufete estadounidense Labaton & Sucharow, en colaboración con el español Cremades y Calvo Sotelo.

La audiencia de petición de medidas cautelares se celebrará previsiblemente el 18 de febrero, aunque podría retrasarse un día “dependiendo de un juicio criminal que tiene pendiente el juzgado”. Los representantes del Banco Santander deberán explicar ante el juez cómo compensará la entidad a sus clientes particulares afectados por la presunta estafa piramidal de Bernard Madoff. A juicio de los demandantes, la iniciativa del Santander sólo busca evitar una pérdida de clientes, por lo que no les convence.

El Banco Santander anunció el 27 de enero que devolvía a sus clientes particulares afectados por el caso Madoff la totalidad de su inversión inicial, que asciende a 1.380 millones, y que entregará con participaciones preferentes a 10 años con un rendimiento del 2% anual.Esa decisión se conocía justo después de que los dos despachos de abogados presentaran una demanda colectiva en Estados Unidos contra la entidad y su filial Optimal, a quienes reclaman una compensación por las pérdidas sufridas debido al fraude de Madoff.

La demanda, pensada para aquellos clientes que no aceptan la oferta del banco, se interpuso inicialmente en nombre de dos clientes latinoamericanos de Chile y Argentina, aunque podrían sumarse otros del Santander que hubieran invertido en fondos domiciliados en Miami y que se hayan visto afectados por Madoff.