Menú Portada
LAS CUENTAS DE LA FUNCIÓN PÚBLICA (I)
Entre Estado, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos el gasto supera los 96.755 millones anualmente

Un empleado público cuesta a cada español 2.150 euros al año

Junio 7, 2010

El salario medio es de 36.388 euros, más de tres veces un mileurista

Las Comunidades Autónomas ya superan los 1,4 millones de empleados, y son los mejorbpagados

Ayer, lunes siete, ya se inició una huelga encubierta en determinados departamentos públicos


Hoy, martes 8 de junio, los funcionarios están llamados a la huelga para protestar la bajada de sueldos de una media del 5%. Una jornada de protesta que ya han empezado este lunes, en Administraciones de Hacienda o Tesorerías de la Seguridad Social donde el índice de enfermos se ha disparado al igual que los descansos para el desayuno se multiplicaban ante la desesperación del español de a pie.

Sin casi 2,7 millones de funcionarios los que están llamados a la huelga, en una prueba tanto para el Ejecutivo socialista, que vive sus momentos más bajos desde la llegada de la crisis económica a España, como para los sindicatos, que de su resultado dependerá una posible huelga general si la reforma laboral al final no se firma a su gusto.

Ante ello, palabras de prudencia desde el ejecutivo, “profundo respeto” según Corbacho, que ve como su medida no es la más drástica, si la comparamos con una economía más saneada y con menor peso de la función pública como la Alemana. Y es que ayer la canciller alemana, Angela Merkel, ha anunciado un drástico plan de austeridad que contempla medidas de ajuste presupuestario que no se limitan a bajar el sueldo de los empleados públicos si no también al despido de 10.000 funcionarios. Que tomen nota los españoles, cuando ha sido Alemania uno de los países que ha impuesto al nuestro el plan de austeridad.

El agujero de las Comunidades Autónomas

Y es que en estos años, y como pueden comprobar en el cuadro adjunto las Comunidades Autónomas son el principal fuente del gasto en empleados públicos, multiplicando por más de dos al Estado, y es que, incluso los ayuntamientos tienen más personal público que la Administración Central.

Así de los funcionarios llamados hoy a no acudir a sus puestos de trabajo están repartidos entre la administración central casi el 22%, las autonómicas el 54% y las locales casi un 24%.

Así, no sólo los ministerios y las oficinas de las administraciones públicas podrían quedar paralizados. El normal funcionamiento de colegios, universidades, centros sanitarios, registros civiles y juzgados, entre otros, podría verse afectado en función del número de funcionarios que decida secundar el paro.

Todos menos los policías y militares no podrán sumarse a la huelga, al tenerlo prohibido por ley.

De todos ellos la mayoría sigue siendo funcionarios, 1,6 millones, frente a los 686.000 de personal laboral y 375.000 de otro tipo de personal. No hay que olvidar que los funcionarios también son privilegiados en la rebaja salarial, así ellos se les ha aplicado diferentes escalas según lo que ganan, a todo el personal laboral el descenso es del 5%.

Los empleados del Estado los peores pagados

Pero en esta desmesura que lastra las cuentas públicas también las Comunidades Autónomas no sólo han crecido en número si no que son los que tienen un coste más elevado, 39.849 euros de media, casi siete mil euros más que los 32.994 que cuesta un empleado municipal y muy por encima de los 31.483 euros de un trabajador estatal. La media 36.388 euros al año, más de 3.000 euros al mes. ¿Cuánto cuesta a un empresario un mileurista? ¿O un subsidiado por desempleo? Lo que no tiene duda es que a cada ciudadano, desde el bebé recien nacido, hasta el pensionista de 80 años, paga 2.150 euros al año, una familia de cuatro personas la friolera de 8.600 euros.

Esperemos que los sindicatos que tanto ahora se acuerdan de un “tipo” de empleados, los públicos, se acuerden del resto y de ese 20% de desempleados.