Menú Portada
Zarzuela se mantiene en su quietud informativa habitual: "Si hay algo previsto no tenemos noticia de ello"

Un día de bajo perfil para el 75 cumpleaños de la reina Sofía

Octubre 31, 2013

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

 

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-style-parent:””;
line-height:115%;
font-size:11.0pt;”Calibri”,”sans-serif”;}

pq_938_Agencia-EFE.jpg

Este  sábado 2 de noviembre cumplió 75 años la reina doña Sofía, sin pena ni gloria si comparamossucesos pasados. El palacio de la Zarzuela se mantiene en su quietud informativa habitual al respecto de ese tipo de cuestiones que tocan a la intimidad de la familia real. No habrá celebración oficial alguna, y en Zarzuela nada parece denotar una particular actividad festiva a pesar de tratarse de una fecha tan señalada por su dimensión simbólica. Sabemos que para ese día no hay prevista agenda oficial ninguna para la reina,  pero se hace imposible saber si la familia real tiene previsto algún tipo de celebración de carácter íntimo especialmente en estos momentos en los que la reina es, sin duda alguna, uno de los pilares fundamentales del respeto que la opinión pública aún conserva por la corona.

Bien requeriría doña Sofía de un homenaje, pero como ya es costumbre el gabinete de prensa del palacio de la Zarzuela se mantiene en el desconocimiento total de cualquier celebración de índole privado que pudiera tener lugar. “Si hay algo previsto no tenemos noticia de ello”, nos informan, “pues se trata de asuntos que se salen de la esfera pública y oficial”. Por tanto, no es que no nos quieran informar, sino que simplemente no saben. Si sabemos, y siempre por la prensa, que días atrás doña Sofía asistió a una pequeña fiesta en casa de su cuñada la infanta Pilar. Pero se trató de un evento nada relacionado con su próximo cumpleaños, pues se bautizaba al nuevo nieto de doña Pilar, Nicolás Gómez-Acebo. Doña Sofía no estuvo presente en la ceremonia religiosa, pero si en el festejo posterior en el que coincidió con su otra cuñada la infanta doña Margarita, y quizá también con esa prima suya que vive en Madrid, la baronesa Hertha von Stengel, viuda del murciano Adolfo Ceño Clemares, que es gran amiga de doña Pilar.

Doña Sofía, ¿arropada por todos?

Por tanto no podremos saber, salvo a tiro pasado, si como sería deseable doña Sofía contará el sábado con alguna celebración singular, o si podrá tener junto a ella a aquellos miembros de su familia extendida a quienes se siente más próxima. Hace ya largo tiempo que no hay registro de la presencia a España de los miembros de la familia real griega, actualmente muy volcados en afianzar su presencia en Grecia, y por tanto dudamos de que el rey Constantino y los suyos puedan estar en Madrid el próximo sábado para asistir a ninguna celebración. Pero si será más probable que la reina este acompañada de todos sus hijos (no sabemos si doña Cristina y sus hijos se desplazarán desde Ginebra), de su hermana doña Irene, y de su querida prima la princesa Tatiana Radziwill y su esposo, el doctor Jean Fruchaud, cuya regular presencia tanto en Madrid como en el palacio de Marivent viene siendo habitual hace ya muchos años.

Los otros cumpleaños

Cinco años atrás, al cumplir los 70, La Esfera de los Libros homenajeó a la reina con un extenso álbum biográfico salido de la pluma de varios autores, y ahora es la Agencia Efe la que, desde su posición oficialista en relación con la Casa Real, ha querido editar un álbum con 75 fotografías destacadas de la vida de doña Sofía. Poca cosa para el 75 cumpleaños de la que lleva 38 años de impecable reina consorte de España.

Atrás han quedado también aquellos años en los que doña Pilar organizó una fiesta sorpresa en su casa para los 60 años de su hermano don Juan Carlos, para la cual solicitó la presencia de numerosos príncipes extranjeros, y también aquellos cumpleaños de doña Sofía en los que en estas fechas llegaban de visita a Madrid algunas de sus primas más cercanas como la princesa Maria Anna de Baden (“Mandy”), la condesa Henriette de Toerring-Jettenbach, o la archiduquesa Helena de Austria, que es hija de una princesa griega, con quienes salía a almorzar o a cenar. O aquella ocasión en la que la propia reina prefirió su cumpleaños fuera de España viajando a Siria y a Jordania en compañía de su hermana doña Irene y de su primo el príncipe Miguel de Grecia, que como gran conocedor de la historia les hizo de cicerone en los grandes lugares de interés arqueológico de ambos países.

Y mientras las puertas de la Zarzuela parecen cerradas, varios príncipes del Gotha europeo que hacen merecidos esfuerzos por no terminar cayendo en el olvido, se han dado cita en días pasados en la ciudad alemana de Leipzig para celebrar allí el bicentenario de la batalla de Leipzig que fue la mayor derrota de Napoleón en Centroeuropa. Allí estaban el madrileño gran duque Jorge de Rusia, el margrave de Sajonia y su esposa, el príncipe Michael Benedikt de Sajonia-Weimar, el archiduque Jorge de Austria (en años pretéritos “maridable” de la infanta Elena), el príncipe de Schaumburg-Lippe, el príncipe Heinrich de Hannover (primo hermano de doña Sofía), y hasta los príncipes de Sayn-Wittgenstein-Sayn que seguramente andan completa y gustosamente desentendidos de las ahora andanzas monegascas de su ex nuera la sin par Corinna.

Ricardo Mateos