Menú Portada
Gil Lossada manifestó durante una cena su "hartura" de que todos los cooperantes que iban al centro quisieran realizar allí sus propios proyectos

Un demoledor informe de una doctora de Global Infantil revela diversas irregularidades y deficiencias en el orfanato de Etiopía

Diciembre 19, 2007

“Los aparatos de diagnóstico para oftalmología y otorrinolaringología sólo se utilizan por los jefes y los profesionales de la medicina no están autorizados a usarlos”
 
“Los niños no tienen suficiente atención médica. Cuando están enfermos, no les permiten ser visitados por especialistas… Cuando por casualidad han sido vistos por alguno, el Mister interfiere o cambia la gestión del tratamiento”
 
“La gente con problemas de vista está siendo tratada por Gil sin ser médico y todas las medicinas prescritas por él se las da a niños pequeños con pocos conocimientos que ayudan en la clínica”


Extraconfidencial.com revelaba ayer la incautación del pasaporte por parte de la policía etíope al presidente de la ONG catalana Global Infantil, Gil Lossada, tras las acusaciones y denuncia encabezada por los cooperantes catalanes, Tomás Jóver y Petra García. Además, desvelaba la existencia de una carta enviada por el responsable del orfanato a la Embajada de España, comunicando que se encontraba en el país africano indocumentado. Hoy publicamos el relato de una cena entre los cooperantes y el gurú, y el contenido íntegro de uno de los principales testimonios de la acusación. Se trata de un demoledor informe sobre la situación sanitaria del centro, elaborado por la doctora etíope, Wubalem Bedilu.
 

Una cena movidita con insultos y descalificaciones hacia la doctora del Centro

Según afirma la pareja de cooperantes, esta doctora se encarga de atender a los niños del orfanato de Global Infantil, siendo constantemente menospreciada y desautorizada por Gil Lossada. En su relato, Tomás y Petra aluden a una cena donde el presidente de Global “empezó a criticar a la doctora Wubalem porque había osado ir a su despacho a preguntarle por qué estaba cambiando los tratamientos que había prescrito para los niños del centro y a informarle de que Avilú había vuelto a empeorar (…) y que debía llevarla al hospital para que le hicieran unos análisis completos y estar seguros de su cuadro clínico”.
 
Sin embargo, según sus palabras, “Lossada contestó que (…) no le pasaba nada. Como era seropositiva, era normal que un resfriado o alergia se complicaran un poco (…). Nos dijo que estaba harto de esta doctora y que a los chicos no les sucedía nada, porque él los había estado cuidando durante 5 años y nunca había ocurrido nada”. (…) Volvió a contarnos que los médicos etíopes mataban mosquitos a cañonazos, creando resistencias en toda la población. Y que no iba a permitir que hicieran lo mismo con los niños del centro. De ahora en adelante sería él mismo quien se haría cargo de ellos (…) y la doctora Bedilu se encargaría sólo de atender las consultas externas”.
 
“Refiriéndose a esta facultativa -afirman los cooperantes- nos dijo literalmente que esta come-mierda no tiene que enseñarme nada. Yo he estudiado durante 24 años, 4 horas cada día, he estado con los mejores cirujanos del mundo en un montón de operaciones y esta doctora estudió medicina porque no tiene cuerpo para ser puta”, como ya reveló en exclusiva extraconfidencial.com”.
 

Cabreo de los cooperantes y abandono de la velada

“Nos parecía inverosímil escuchar esas barbaridades y Petra muy ofendida y enfadada le recordó que los niños estaban empeorando por su culpa. Se negaba a llevar a Avilú a que le hicieran análisis y Tariku, un niño que tenía sarna sobre-infectada, también estaba empeorando porque tu me prohibiste que le administrara la “eritromicina” que había prescrito la doctora y me dijiste que bien lavado y con aplicación tópica de “permetrina” sería más que suficiente. (…)”, aseguran en su escrito. “Gil Lossada intentó defenderse y mantener la compostura ante la ofensa de Petra insistiendo en que la “eritromicina” era un antibiótico muy fuerte y que antes de recurrir a él se debería administrar al niño “amoxicilina”. Petra le contestó que cada uno tiene una función diferente y que si para la infección de Tariku la médica prescribió “eritromicina” sería por algo, ya que él no había hecho la carrera de medicina y la doctora Wubalem sí”.
 
“Entonces -continúa el relato- Gil, un poco alterado, dijo que seguía los protocolos que los doctores españoles Montse Delgado y otros habían establecido para estos casos. En esos momentos Petra se levantó de la mesa contestándole que sus palabras eran indignantes y que no podía aguantar más, porque (…) no servían para nada ya que (…) él no los seguía y por eso los niños estaban así. Que ya estaba bien de tanta manipulación y mentiras”.
 
La velada concluyó de forma inesperada. Según Tomás “Gil se quedó mirándome atónito y me preguntó que le pasaba a Petra. Yo, intenté hacerle comprender que después de todo lo que nos había vendido en Barcelona era normal que la realidad con que nos estábamos topando nos decepcionara mucho. (…) Contestó que eso era inaguantable y que estaba harto de que todos los cooperantes que iban al centro quisieran realizar allí sus propios proyectos”. Dijo “que eso se iba a acabar y que no admitiría más voluntarios en Global Infantil. (…)”.
 

Sensibles carencias de laboratorios y equipamiento por todas partes

Tras este incidente, los cooperantes pidieron un informe a la medico etíope Wubalem Bedilu un informe sobre las irregularidades y deficiencias sanitarias del centro. Un documento fechado el 29 de julio de este año -cuyo texto íntegro extraconfidencial.com publica hoy en exclusiva- que junto al relato de Tomás, Petra y otros voluntarios, constituye una de las principales pruebas de cargo contra el Presidente de Global Infantil Gil Lossada.
 
“Reporte sobre Global Infantil e instalaciones médicas.- GI es una organización que está establecida en Kotele (Etiopía) hace más de 4 años para ayudar a los niños pobres que no tienen apoyo de su familia. Desde hace unos 3 ó 4 meses ha comenzado a funcionar una clínica para dar servicio médico gratuito a aquellas personas pobres que no se pueden permitir ser tratadas en otros sitios debido a sus limitaciones financieras. Aunque ayudar a esta gente constituye una idea maravillosa, existen algunos problemas en la clínica con la fundación. Algunos de ellos son los siguientes:
 
* La clínica carece de suficientes medios de trabajo.- No hay anestesistas, no hay laboratorio técnico. Debido a esta razón, algunas de las chicas de entre 13 y 14 años están abandonando la fundación y son obligadas a trabajar en la clínica haciendo trabajo que tanto enfermeras como farmacéuticos deberían estar haciendo. A las chicas se les ha dado la responsabilidad de aplicar y abastecer de medicación, aunque tienen unos conocimientos limitados.
 
* Falta de laboratorio.- Incluso la investigación más simple, como un análisis de orina o cualquier tipo de analítica no se puede hacer en esta clínica. Debido a esta razón los pacientes están tratados únicamente sobre la base de sus síntomas clínicos y esto lleva a repetir visitas a los parientes debido a tratamientos inadecuados.
 
* Falta de equipamiento.- La clínica carece de un equipamiento tan importante como autoclave. Muchos de los materiales que se están utilizando son esterilizados hirviéndolos. Como se sabe el SIDA es muy habitual en Etiopia y las técnicas de esterilización deberían tener prioridad absoluta. Sobre los equipos de diagnostico para oftalmología y otorrinolaringología, los aparatos disponibles sólo se utilizan por los Jefes de la Fundación y los profesionales de la medicina no están autorizados para usarlos.
 

Inadecuados tratamientos prescritos “por no profesionales”

* Tratamientos inadecuados para los chicos que viven en la organización.- Los niños que residen en el orfanato no tienen suficiente atención médica. Cuando están enfermos, los jefes no les permiten ser visitados por profesionales médicos, a no ser que sea un médico español. Así que pocas veces se les trata y cuando por alguna casualidad han sido vistos por un especialista, el Mister interfiere o cambia la gestión del tratamiento del niño a su interés aunque no sea un profesional médico. Estos niños seropositivos con SIDA, pero que a pesar de este hecho la cabeza de la organización ha dicho a los profesionales médicos que necesitan tratamiento en otro sitio, no está haciendo nada para ello, y no se les transfiere a otro tipo de instituciones. Muchos niños en la fundación sufren infecciones en la piel y esta se les cae. Las más comunes son sarna, capitis y corporis. Estas patologías se deben a unas pobres condiciones de higiene y una mala nutrición. No se les está dando tratamiento adecuado.
 
* Tratamientos por no profesionales.- La gente con problemas de vista está siendo tratada por el Sr. Gil que no es un profesional médico en absoluto y todos los medicamentos prescritos por él se los están dando a niños pequeños con pocos conocimientos que están ayudando en la clínica. Los están suministrando ellos. Además, las medicinas prescritas por él simplemente se les dan dos o tres días y ya está, lo cual hace que estos pacientes tengan que repetir las visitas con el riesgo de desarrollar resistencia a estas enfermedades en el futuro. Estos y otros muchos otros problemas se están viendo y a pesar de que estos problemas son eliminados por la organización, no están haciendo lo que se espera de ellos y está causando un daño muy grande a esta pobre gente, igual que a los niños que se benefician de ella.
 
De modo tan tajante, concluye este demoledor informe emitido por la doctora del centro Wubalem Bedilu, que constituye una de las principales pruebas de cargo (anexo cuatro de su memoria) aportadas por los cooperantes que, nuevamente hoy, extraconfidencial.com desvela en exclusiva.