Menú Portada
EXCLUSIVA
Se trata de Eduardo Eraso Campuzano, el "blanqueador" de Francisco Correa

Un comisionista imputado en la Gürtel intentó comprar el Atlético de Madrid

Noviembre 2, 2009

El consorcio atlético-empresarial, en el que se encontraba el comisionista Eraso, tuvo adhesiones de financieros de relevancia.

Entre ellos están Alfredo Lafita Torres, hombre de confianza de la familia March, y José María Aguirre, familiar del presidente de Banco Guipuzcoano

La familia Camuñas era la gran propulsora de este grupo


El “blanqueador” de Francisco Correa, Eduardo Eraso Campuzano, que aparece imputado por blanqueo de dinero en la causa instruida por el juez Baltasar Garzón sobre la presunta red de corrupción vinculada al Partido Popular, intentó comprar la sociedad anónima deportiva Atlético de Madrid en el verano de 2007.

Participó activamente en la negociación con la familia Gil a través del grupo liderado por Gabriel Camuñas, uno de los políticos que colaboró en la Transición y ex diputado del PP, y en el que también figuraban un fondo de inversión americano y un grupo de ejecutivos “de primera línea”, entre los que destacaban: Enrique Pérez Plá, presidente de Fidentiis, uno de los mayores brokers de bolsa; Juan Fontán, director general en España de banca privada del banco británico Schoders; y Francisco Novela, ex consejero de Banco Urquijo.

Todo un holding empresarial para un club de fútbol
El consorcio atlético-empresarial, en el que se encontraba el comisionista Eraso, tuvo adhesiones de financieros de relevancia como Alfredo Lafita Torres, hombre de confianza de la familia March, y José María Aguirre, familiar del presidente de Banco Guipuzcoano. Según se dijo en su día, “el objetivo de estas incorporaciones es aunar esfuerzos para constituir una futura directiva del club con una demostrada capacidad de gestión y unos conocimientos del mundo financiero para sacar a la entidad deportiva de la angustiosa situación por la que atraviesa”.

La familia Camuñas era la gran propulsora de este grupo en el que también estaba Antonio Camuñas, sobrino de Gabriel, presidente de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en España. Antonio Camuñas dirige el grupo de consultoría Global Strategies, desde donde asesora a directivos como Amancio Ortega, presidente de Inditex, a Manuel Jove, accionista del BBVA y ex propietario de la inmobiliaria Fadesa, o a la familia Entrecanales.

Comisiones por blanqueo de entre el 1,50% y el 1,75%
Según la Policía, el “colchonero” Eduardo Eraso, licenciado en Derecho pero abogado no ejerciente, colaboró con Correa para crear una estructura empresarial en paraísos fiscales. Dicha red exterior se nutría de las comisiones que cobraba el jefe de la ´trama Gürtel´ en la recalificación de terrenos y del dinero negro que pagaban determinados empresarios. La función de Eraso era colocar en Suiza el dinero negro en maletines con billetes de 500 euros, un dinero que volvía en gran parte a España blanqueado a través de inversiones inmobiliarias. El modus operandi para el blanqueo de dinero era la búsqueda de empresarios suizos que quisieran invertir en España y entregarles en mano el dinero de las operaciones

Eraso cobraba comisiones del 1,5 por cien al 1,75 por cien por. Según los informes de la Policía, “el colchonero” Eraso pudo haber transferido al extranjero de forma ilegal decenas de millones de euros en pocos años. Se cree que, sólo en 2004, habría sacado de España 18 millones de euros. Ese año, recibió 270.000 euros de la trama, según figura en la ´contabilidad B´ de las empresas de Correa.

Mientras esto ocurría el Atlético de Madrid, llevado a la ruina por la familia Gil y el productor Enrique Cerezo, intentaba a marchas forzadas sacar adelante sus operaciones especulativas inmobiliarias para salir de una grave crisis financiera. En su carrera no tenía competidores, ya que la oferta del comisionista Eraso y de los Camuñas no tuvo acogida. A pesar de ser considerada por la prensa especializada “como una opción muy seria”. Curiosamente, en el grupo de Eraso el jefe de comunicación buscado para el futuro era Santiago González, que fuera responsable del gabinete de comunicación de Adolfo Suárez.